Inicio ASP Dr. Íñigo Pomposo: “La cirugía en áreas elocuentes con el paciente despierto...

Dr. Íñigo Pomposo: “La cirugía en áreas elocuentes con el paciente despierto representa un paradigma de innovación tecnológica”

cirugia-paciente-despierto-tecnologias-dr-pomposo

..Redacción.
El proyecto Neurodegeneración, daño cerebral y envejecimiento saludable de Osakidetza-Servicio Vasco de Salud y Basque Centre On Cognition, Brain and Language (BCBL) es uno de los reconocidos por la Fundación Tecnología y Salud de Fenin con el premio a la Innovación Tecnológica en Salud impulsada por una Comunidad Autónoma 2019. Uno de sus responsables y jefe del Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Cruces, el Dr. Íñigo Pomposo, explica a iSanidad la importancia del proyecto, que ha desarrollado un procedimiento quirúrgico “muy singular” con el paciente despierto y en el que intervienen diversas tecnologías.

¿Qué es el proyecto Neurodegeneración, daño cerebral y envejecimiento saludable y qué líneas de investigación tiene abiertas?
En Osakidetza-Servicio Vasco de Salud hemos desarrollado dentro del capítulo Neurodegeneración, daño cerebral y envejecimiento saludable, con la colaboración del Basque Centre On Cognition, Brain and Language (BCBL), el proyecto de Cirugía en Áreas Elocuentes con Paciente Despierto como plan de mejora de la supervivencia y calidad de vida de los pacientes con gliomas de bajo grado y con epilepsia refractaria. Este proyecto también es una nueva herramienta para la investigación de las conexiones cerebrales.

Es un plan de mejora de la supervivencia y la calidad de vida del paciente y una nueva herramienta de investigación de las conexiones cerebrales

¿Cómo aplica este proyecto la innovación tecnológica en su investigación?
El concepto de tecnología sanitaria fue definida inicialmente por la Office for Technology Assessment (OTA) en 1974. Lo definen como el conjunto de instrumentos y equipos, procedimientos médicos y quirúrgicos, fármacos y sistemas de organización y soporte que impulsan el desarrollo y la innovación de los servicios sanitarios.

En nuestro proyecto de investigación nos hemos centrado en un procedimiento quirúrgico muy singular con el objetivo de minimizar el daño cerebral. Representa un paradigma multidisciplinar de innovación tecnológica. Se basa en la colaboración clínico-científica entre investigadores con bagajes disciplinarios muy diversos: anestesistas, neurólogos, neuropsicólogos, neurocirujanos, oncólogos, anatomo-patológos, ingenieros, rehabilitadores, radiólogos e informáticos.

¿Qué tipo de herramientas tecnológicas están desarrollando para su aplicación en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades neurodegenerativas?
En el caso de la tecnología aplicada a la salud tendemos a asociarla inmediatamente con la robótica, con ordenadores con potentes aplicaciones informáticas sofisticadas, o con quirófanos integrados repletos de máquinas y monitores. Este concepto se corresponde con las tecnologías “duras” o tangibles.

Las tecnologías nos permiten hacer la intervención mediante Electroestimulación Directa Intraoperatoria (EDI) con el paciente despierto

Pero existe otro grupo de avances tecnológicos con un componente más intangible, tecnologías “blandas”. También suponen avances científicos que nos ayudan en nuestro quehacer diario. Pueden ser las TICs, Internet de las cosas o procedimientos organizativos o de validación.

cirugia-paciente-despierto-tecnologias

En nuestro proyecto, centrado en neurooncología, hemos implementado tecnologías de las denominadas “duras”. Entre ellas, la RMN funcional, la tractografía y muy especialmente la magnetoencefalografía (MEG) que nos permiten explorar la conectividad cerebral para planificar la intervención quirúrgica. La intervención se realiza mediante Electroestimulación Directa Intraoperatoria (EDI) con el paciente despierto. Los avances de la anestesia junto con la ausencia de receptores del dolor en el parénquima cerebral permiten que el paciente esté despierto y pueda interactuar con el equipo médico.

Fruto de la colaboración con el BCBL hemos desarrollado una serie de baterías o test neuropsicológicos con el fin de obtener la máxima resección que preserve funciones cognitivas y evitando, al mismo tiempo, secuelas neurológicas. La memoria, la capacidad de concentración, el cálculo numérico y por supuesto el lenguaje, son funciones absolutamente prioritarias a proteger en nuestros pacientes, con el objetivo no sólo de preservar su salud y calidad de vida, sino también de permitirle reincorporarse a su actividad laboral. Este tipo de test corresponden al subgrupo de tecnologías “blandas”.

El ámbito sanitario es un ejemplo de las posibilidades del big data, la inteligencia artificial o la supercomputación

Tecnologías como el big data, la inteligencia artificial o la supercomputación, ¿tendrán un papel importante en el conocimiento de las enfermedades neurodegenerativas?
El ámbito sanitario es un excelente ejemplo de las posibilidades del big data, la inteligencia artificial o la supercomputación debido a la enorme cantidad de datos e información que generamos en nuestra actividad asistencial. Pero un aspecto importante es el desarrollo de la historia clínica electrónica. Es la herramienta previa para la recogida sistemática de la información para su posterior explotación y obtención de evidencias clínicas.

Y no debemos olvidar otro campo de las tecnología sanitarias. Son aquellas con base en la química y en la biología, como son los estudios genéticos o en biología molecular. Son fundamentales en la investigación de las enfermedades neurodegenerativas.

¿Puede la tecnología marcar un antes y un después en la neurociencia cognitiva? Ciertamente ha marcado un punto de inflexión importante. La aparición de las técnicas de neuroimagen como la resonancia magnética funcional, o la magnetoencefalografía, por citar algunas, nos ha permitido observar el cerebro de pacientes y de personas sanas en funcionamiento mientras realizan tareas. Este ha sido un avance importante para entender cómo funcionan los circuitos cerebrales.

La tecnología nos ha permitido observar el cerebro de pacientes y de personas sanas en funcionamiento mientras realizan tareas

¿En qué mejorará el tratamiento de enfermedades como el Alzheimer y el Parkinson identificar componentes del lenguaje que son susceptibles de degenerar con más facilidad?
Nos permitirá concentrar los esfuerzos de rehabilitación en aquellos componentes del lenguaje que tienen más opciones de mejorar la calidad de vida de los pacientes.

¿Creen que el hecho de ser bilingüe o aprender un segundo idioma podría ayudar a disminuir el deterioro de componentes del lenguaje y otras habilidades cognitivas?
La evidencia científica de que ser bilingüe o aprender un segundo idioma ayuda o retrasa el deterioro no es unánime, por no decir que es escasa y en muchas ocasiones algunas de esas pretendidas ventajas no vienen del bilingüismo sino de otros factores. De hecho, ya hay muchos estudios que ponen en cuestión esa relación.

La evidencia científica de que ser bilingüe o aprender un segundo idioma ayuda o retrasa el deterioro no es unánime, por no decir que es escasa

¿Qué significa un premio como este para el proyecto y para el propio Basque Centre On Cognition, Brain and Language?
Tanto para Osakidetza como para el BCBL es indudable que este reconocimiento de la Fundación Tecnología y Salud, entregado a nuestra consejera de Salud, Nekane Murga, por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, supone un importante impulso para que este procedimiento lo consolidemos en su vertiente asistencial y avancemos y continuemos desarrollando su vertiente de investigación.

Noticias relacionadas: