Las estrategias para eliminar la Hepatitis C aún tienen que llegar a los más vulnerables y hacerles seguimiento

retos-eliminar-hepatitis-c-europa

..Gema Maldonado.
Conseguir llegar a la población más vulnerable, en la que se registra una mayor prevalencia de infección por Hepatitis C, y mantenerla en seguimiento y bajo tratamiento son los dos desafíos que afronta Europa para alcanzar el objetivo de eliminar esta enfermedad, según pusieron de manifiesto los ponentes de la sesión que abordó los avances conseguidos hasta ahora en este ámbito en Escocia y Georgia, dentro del curso Retos en Salud Pública para la enfermedad hepática en 2020 de la programación de los cursos de verano de la Universidad Complutense en El Escorial.

La población más vulnerable registra una mayor prevalencia de infección por Hepatitis C y es más difícil llegar a ella para poder eliminar la enfermedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene como objetivo reducir la incidencia de las hepatitis víricas en un 90% para 2030, un compromiso adquirido por la Unión Europea. En este contexto, cada país trabaja en sus propias estrategias y, dos de ellas, fueron objeto de análisis durante la sesión moderada por el Dr. José Luis Calleja, jefe del Servicio de Digestivo del Hospital Puerta de Hierro de Madrid y director del curso.

Uno de los países del continente europeo que presentaban una alta prevalencia de infección por Hepatitis C es Georgia, cuyo programa para la eliminación de esta enfermedad comenzó hace cinco años. «En Georgia viven unos cuatro millones de personas y, hasta abril de 2020, se había cribado a casi la mitad de la población», explicó el Dr. Francisco Averho, del Centro para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC).

Dr. Averho: «En Georgia viven unos cuatro millones de personas y, hasta abril de 2020, se había cribado a casi la mitad de la población»

Este organismo ofrece apoyo técnico al país, que ha conseguido aplicar todo lo aprendido en estos años con respecto a la prevención y manejo de esta infección a la actual pandemia de Covid-19. «Es una lección muy importante de cómo la eliminación de la Hepatitis C puede tener beneficios colaterales para eliminar otras enfermedades víricas», señaló el Dr. Averho.

En Georgia, se contabilizaron 150.000 infectados crónicos, 90.000 de ellos con la infección activa. Los elegibles para recibir tratamiento se cifraron en 62.000 personas. La proporción de quienes finalmente iniciaban el tratamiento era muy alta. Pero después de pruebas de respuesta virológica sostenida (RVS), los que eran positivos no se mantenían en el sistema. «Iban saliendo, con lo cual hay que prestar mucha atención a la caída de la cascada de cuidados», explicó el experto.

La «caída de la cascada de cuidados» es uno de los problemas a los que se enfrentan las estrategias para eliminar la infección por Hepatitis C

Pese a este desafío, el programa de Georgia está obteniendo resultados. Los test han crecido exponencialmente desde 2015, con lo que según el Dr. Averho, «no solo logra evitar el virus, sino que trata a más personas, y el tratamiento, es un modo de prevención». El 99,8% de los pacientes tratados, se han curado.

Escocia y la estrategia de acercamiento en las farmacias
El problema de la caída en el seguimiento dentro de lo que los expertos llaman la cascada de cuidados, unido a la dificultad de llegar a grupos muy vulnerables como las personas que consumen drogas inyectadas, son dos aspectos que trata de afrontar la estrategia puesta en marcha en Escocia.

Dr. Dillon: «Hay que recoger datos, hay que tener pruebas diagnósticas e itinerarios fáciles para el paciente, que sean lo menos complicada posible»

El Dr. John Dillon, hepatólogo clínico e investigador en la Universidad de Dundee (Escocia), dio a conocer en su ponencia el programa de eliminación de la Hepatitis C de este país, lanzada en 2019. Hasta el momento se había apostado por una estrategia de control. Con cinco millones de habitantes, la prevalencia de la enfermedad se situó en el 0,75. El 85% de los infectados adquirieron la enfermedad por drogas inyectadas.

«Vimos los números de fallecimientos por fracaso hepático y asumimos que teníamos que hacer un cambio de enfoque de las políticas», explicó, «mostramos al Gobierno que podríamos salvar vidas y ahorrar dinero».  Para ello, trabajan en diferentes vías para afrontar la caída en la cascada de cuidados. Comenzaron por abordar el estigma social que tiene parte de esta población, la falta de recursos para llegar al sistema y trataron de facilitar el camino.

Dr. Dillon: «En Escocia formamos a los farmacéuticos en la realización de pruebas y en la monitorización del tratamiento para que el paciente pueda hacerlo todo en su farmacia»

«Hay que recoger datos, hay que tener pruebas diagnósticas e itinerarios fáciles para el paciente, que sean lo menos complicada posible», señaló el doctor. Una de las vías más exitosas ha sido facilitar que estas personas puedan hacerse test rápidos de diagnóstico en las farmacias. «Formamos a los farmacéuticos en la realización de pruebas y en la monitorización del tratamiento para que el paciente pueda hacerlo todo en su farmacia».

La clave es la búsqueda activa de la infección para prevenir. «Si conseguimos romper la cadena de transmisión al principio, tratar a quienes van a compartir jeringuillas antes de que empiecen a hacerlo, reducimos los contagios en toda su red de contactos», señaló. En esta línea tiene previsto seguir trabajando Escocia en los próximos cuatro años para alcanzar los objetivos comprometidos.

Noticias complementarias: 

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en