Inicio ASP La Fundación Sandra Ibarra lleva un proyecto de cuidados paliativos al Hospital...

La Fundación Sandra Ibarra lleva un proyecto de cuidados paliativos al Hospital São João de Oporto

Colabora en el área área de oncología pediátrica de este centro portugués

Fundación-Sandra-Ibarra

..Redacción.
La Fundación Sandra Ibarra impulsa el proyecto No hay lugar como el hogar, en el Hospital São João de Oporto, en Portugal. La iniciativa se centra en mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer en fase avanzada de la enfermedad que necesitan tratamientos paliativos.

Los fondos proceden de la donación que el laboratorio Bristol-Myers Squibb realizó a la Fundación Sandra Ibarra a través de la iniciativa Country 2 Country 4 Cancer 2019. Esta es una carrera ciclista solidaria en la que los empleados del laboratorio en España y Portugal pedalearon frente al cáncer desde Girona hasta la ciudad francesa de Toulouse. Así, lograron recaudar fondos destinados a sumar esfuerzos frente al cáncer.

La Fundación Sandra Ibarra financiará durante todo un año el proyecto del hospital portugués No hay lugar como el hogar

Ese dinero se destinó en parte a la Escuela de Vida de la Fundación Sandra Ibarra, la primera escuela de pacientes y supervivientes de cáncer. Nace con el objetivo de registrar a todos los supervivientes de cáncer de España. Además de identificar y dar respuesta a todas las necesidades físicas, emocionales y sociales de los mismos. La otra parte financiará durante todo un año el proyecto del hospital portugués No hay lugar como el hogar. La idea es mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer y sus familias mediante la atención domiciliaria.

El Departamento de Oncología Pediátrica del Hospital de São João presta atención domiciliaria a niños y adolescentes con cáncer mediante la Unidad de Atención Pediátrica a Domicilio. Esta se implementó hace casi nueve años bajo la filosofía de llevar el hospital a casa.

Esta integración de la atención sanitaria, que tiene en cuenta todas las dimensiones del contexto del niño, ha demostrado ser especialmente beneficiosa para los pacientes oncológicos pediátricos. En concreto, para aquellos con necesidades paliativas específicas en fase avanzada de la enfermedad. De hecho, les permite estar con sus familiares en el lugar en el que se sienten más cómodos, manteniendo el mismo control que en el hospital.

Noticias complementarias