Inicio ASP La protonterapia para tratar el cáncer de próstata aumenta la posibilidad de...

La protonterapia para tratar el cáncer de próstata aumenta la posibilidad de establecer un control local del tumor

Cáncer-de-próstata-protonterapia

..Cristina Cebrián.
El cáncer de próstata es el más frecuente en varones, no solo en España sino en el resto del mundo occidental. Además, presenta una elevada incidencia de aproximadamente 150 casos por cada 100.000 habitantes. Esta cifra representa un 22% del total de cánceres diagnosticados en el varón. Y, según datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), para este 2020 se diagnosticarán unos 35.000 casos de cáncer de próstata.

Aunque las cifras son destacables, en los últimos años se han producido importantes avances sobre los diferentes tratamientos que han mejorado la supervivencia de los pacientes. De hecho, en España la supervivencia a cinco años actualmente es de más del 90%.

Dr. Miralbell: “La mayor exactitud y precisión del tratamiento con haces de protones aumenta la posibilidad de control local tumoral”

Miralbell-Forbes-protonterapia-cáncer-infantilEntre los tratamientos más significativos se encuentra la protonterapia, una técnica exacta y precisa de radioterapia que utiliza haces de protones para tratar tumores minimizando la irradiación de tejidos sanos. Según indica el director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud, el Dr. Raymond Miralbell,la mayor exactitud y precisión del tratamiento con haces de protones aumenta la posibilidad de control local tumoral. En particular en tumores radio-resistentes y/o ubicados a proximidad de órganos sanos radiosensibles que limitan la dosis tolerable”.

De esta forma, al reducir la dosis de tratamiento en los tejidos sanos, puede producirse una disminución de los efectos indeseables de los tratamientos de radioterapia y una mejora en la calidad de vida tras el tratamiento. Todo ello respecto a técnicas con fotones.

“Se perfila un futuro extremadamente prometedor en el campo del tratamiento curativo, no invasivo, del cáncer de próstata con protonterapia”

Por otro lado, tal y como explica el Dr. Miralbell, en los últimos años se ha producido un cambio de paradigma por el que se recomiendan tratamientos de hipofraccionamiento extremo para la irradiación de la próstata, de los nódulos tumorales en su interior o para la irradiación selectiva de las regiones ganglionares adyacentes. “Se perfila un futuro extremadamente prometedor en el campo del tratamiento curativo, no invasivo, del cáncer de próstata con protones. Podremos administrar dosis superiores que con rayos X y con mejor focalización”, destaca el Dr. Miralbell.

Otras indicaciones de la protonterapia
El uso de la protonterapia también puede resultar beneficioso para tratar otro tipo de tumores, demás del de próstata. Así, “todo paciente para el que una reducción de la dosis a los órganos críticos circundantes sea prioritaria es potencialmente candidato a un tratamiento con protones”, detalla el especialista.

Los tumores situados en la base del cráneo, cerca del agujero occipital son otra de las indicaciones de la protonterapia, al ser difíciles de extirpar y resistentes a las dosis administrables con radioterapia convencional

Por otra parte, el Dr. Miralbell recuerda que una de las primeras indicaciones de la terapia de protones fueron los tumores intraoculares, para evitar la enucleación ocular. En concreto, “los melanomas coroideos precisan de altas dosis para su curación. Pero, al estar rodeados de órganos sanos muy sensibles y críticos, como el cristalino, la glándula lacrimal, la coroides y la retina, comprometen las posibilidades de un tratamiento eficaz y seguro por medios convencionales”.

Los tumores situados en la base del cráneo, cerca del agujero occipital son otra de las indicaciones de la protonterapia, al ser difíciles de extirpar y resistentes a las dosis administrables con radioterapia convencional. Por último, el Dr. Miralbell destaca el uso de la terapia de protones en tumores pediátricos. “Por su elevado nivel de curación (80% a 5 años), es prioritario reducir a toda costa los efectos secundarios inducidos por las radiaciones en los órganos en crecimiento, desarrollo integral y la inducción de cánceres radioinducidos en la vida adulta”, concluye el especialista.

Noticias complementarias