Inicio ASP Dr. Luis Javier Roca: “Las fracturas de cadera presentan una mortalidad del...

Dr. Luis Javier Roca: “Las fracturas de cadera presentan una mortalidad del 30% al año”

fracturas de cadera

..Victoria Guillén.
El diagnóstico precoz en osteoporosis y la intervención temprana es fundamental para mejorar la calidad de vida de los pacientes. La consecuencia clínica más grave de esta enfermedad son las fracturas por fragilidad. Actualmente se produce una fractura por fragilidad cada 3 segundos. Este tipo de fractura constituye una de las principales causas de mortalidad, morbilidad y dependencia de nuestra sociedad. “Las fracturas de cadera presentan una mortalidad del 30% al año”, ha señalado el Dr. Luis Javier Roca Ruiz, especialista en Cirugía Ortopédica y Traumatología y responsable Unidad Hombro del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, en una entrevista para iSanidad.

El Dr. Roca ha explicado que de los pacientes que sobreviven, “solo el 25% vuelven a recuperar su actividad previa y un 50% de los pacientes quedan limitados en algunas de sus áreas de actividad”. El especialista del Hospital Virgen Macarena de Sevilla participó en el webinar Fractura por fragilidad: fractura inminente en las consultas. ¿Mito o realidad?, que fue organizado por Grünenthal y Dolor.com, y que cuenta con el aval de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (Sermef).

Las fracturas de cadera presentan una mortalidad del 30% al año y constituyen una de las principales causas de morbilidad, mortalidad y dependencia, según el Dr. Roca

En relación con el título del webinar, ¿qué realidad clínica vive un cirujano en el quirófano con pacientes con fractura por fragilidad?
La realidad es que ha aumentado el paciente frágil porque ha incrementado la población mayor. Por ello, el traumatólogo dedica mucho tiempo de su actividad quirúrgica operando fracturas por fragilidad. Más del 70% de las fracturas de cadera que entran en el quirófano ya tenían previamente una fractura vertebral, reconocida o no. Además, las fracturas por fragilidad ocupan más de un 20% de las camas hospitalarias. Por otra parte, estas fracturas suponen un reto dentro del quirófano. La fragilidad ósea dificulta la fijación de los materiales. Muchas veces la mala calidad ósea hace que fracase el implante o que se rompa el hueso por debajo del implante. En muchas ocasiones lleva, también, a una reintervención por estas fatalidades.

¿Por qué las fracturas de cadera son las fracturas más peligrosas?
Porque al año fallecen el 30% de los pacientes. Sin embargo, el problema es que la población y los profesionales tenemos muy asumidas estas fracturas en conjunto con otras patologías, como puede ser el infarto o el ictus, al igual que el drama social, familiar y personal que suponen. Pero es que, de los que sobreviven, solo un 25% vuelven a recuperar su actividad previa, y un 50% de los pacientes quedan limitados en algunas de sus áreas de actividad y requiere de ayuda. Asimismo, el 25% de los pacientes que han sufrido una fractura de cadera y sobreviven, jamás vuelven a andar. Son datos muy preocupantes. Por eso, este tipo de fracturas son muy peligrosas, pero sin quitar el resto de las fracturas por fragilidad que también llevan asociada una dramática morbi-mortalidad.

Según el Dr. Roca, el 50% de los pacientes que sufren una fractura de cadera quedan limitados en algunas de sus áreas de actividad

¿Cómo es el nuevo paradigma de actuación en las fracturas por fragilidad?
El nuevo paradigma es identificar al paciente de alto riesgo. A ese paciente lo lógico sería primero reincorporarle toda la masa ósea posible y, después, mantenérsela. Por tanto, en este nuevo paradigma y en pacientes de alto riesgo, hay que utilizar un tratamiento anabólico inicial dos años como mínimo. Una vez que el paciente obtiene la suficiente masa ósea hay que mantenerla con un tratamiento antirresortivo. Sin olvidar que hay que implementar, porque no es tratamiento sino suplemento, con vitamina D, desde el principio, y con el suficiente aporte de calcio. Este aporte deberá ser en forma de dieta o sino incorporándolo de forma farmacológica.

¿Qué avances se han producido en el tratamiento de la osteoporosis? ¿Es estándar o se personaliza en función de las características del paciente?
El tratamiento ha avanzado mucho porque la industria farmacéutica ha apostado por la investigación. Existen tres líneas de investigación. Una de ellas es el tratamiento farmacológico. Ahora mismo, hay un grupo importante de fármacos antirresortivos y fármacos anabólicos. Respecto al tratamiento quirúrgico, también se ha avanzado mucho porque se ha ido adaptando el tratamiento, en cuanto al material, clavos, tornillos y prótesis a esa situación de fragilidad ósea.

Respecto al tratamiento no farmacológico también se ha avanzado. Está calando la idea de que al paciente no sólo hay que hacerle una rehabilitación postquirúrgica, sino que también necesita una rehabilitación de fisioterapia prequirúrgica. Por ejemplo, el taichi ha demostrado, con evidencia científica, que sirve como tratamiento porque aumenta el tono de la masa muscular y el paciente se cae menos. Además, podríamos hablar de la sarcopenia y de lo importante que es el músculo y el hueso para un aumento de la calidad de vida.

Dr. Roca: “Disminuir el riesgo de nueva fractura es un aporte fundamental para el paciente porque evita nuevos sufrimientos”

El tratamiento, siempre y en cualquier faceta de la medicina, sobre todo, en osteoporosis, debe ser individualizado. Hay que valorar una serie de situaciones clínicas del paciente, comentarlas con él para que se dé cuenta de cuáles son sus expectativas. Cada sociedad científica ha hecho su algoritmo y tenemos esos algoritmos que nos sirven de orientación

¿Qué beneficios aporta al paciente un tratamiento osteoformador?
Yo creo que es muy importante el tratamiento osteoformador porque el paciente que ha ido perdiendo masa ósea con este tratamiento consigue aumentarla. En muchas situaciones puede volver a recuperar la masa ósea que tenía antes disminuyendo el riesgo de nueva fractura. Disminuir el riesgo de nueva fractura es un aporte fundamental para el paciente porque le va a evitar nuevos sufrimientos.

¿Por qué es importante una adecuada prevención secundaria?
Porque una fractura por fragilidad aumenta siempre el riesgo de una nueva fractura. Es triste que ahora mismo, en la mayoría de los hospitales, cuando un paciente se trata por fractura por fragilidad se va del hospital con poco tratamiento. De hecho, solo el 20% de los pacientes que sufren una fractura por fragilidad se le instaura tratamiento para prevenir la siguiente fractura. Si un paciente con tratamiento disminuye el riesgo de fractura, será muy importante la prevención segundaria. El traumatólogo tiene, en este sentido, un papel fundamental. En muchas ocasiones, el traumatólogo es el único, el primero y el último en ver este tipo de fracturas por fragilidad.

El Dr. Roca señala que “solo el 20% de los pacientes que sufren una fractura por fragilidad se le instaura tratamiento para prevenir la siguiente fractura”

Con el aumento de la esperanza de vida, ¿cómo es el panorama que nos vamos a encontrar en cuanto a fracturas por fragilidad?
El panorama va a ser que los traumatólogos vamos a tener mucho más trabajo porque la fractura de cadera tiene una alta incidencia. Cuando un paciente se fractura tiene una incidencia del 5 al 10% de nueva fractura de cadera. Esto, habitualmente ocurre en el 50% de los casos en los tres años siguientes de haber sufrido esa fractura. Además, un dato que llama la atención y siempre es recordado por la gente, es que se produce una fractura por fragilidad cada tres segundos o una fractura de cadera cada veinte segundos. Con esto quiere decirse que las fracturas por fragilidad han aumentado y suponen un reto para el cirujano. Además, suponen un problema sociosanitario muy importante porque afectan negativamente al paciente, a su entorno y a la sociedad en la que convive. Cuanto más avanzada es una sociedad, más recursos debería dedicar a la prevención y rehabilitación.

Noticias complementarias