Inicio ASP Salud Pública reclama al Gobierno una estrategia “urgente” para frenar la incidencia...

Salud Pública reclama al Gobierno una estrategia “urgente” para frenar la incidencia de coronavirus

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria considera el confinamiento una medida extrema pero no la descartan

Salud-pública

..Redacción.
Desde la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) piden al Gobierno y a las CC. AA. que se establezca una estrategia “urgente” para reducir la elevada incidencia de casos de coronavirus. Ante la diversidad de medidas, los profesionales de Salud Pública consideran importante “adoptar medidas suficientemente potentes y eficaces para la contención de la transmisión”.

Para ello, apelan al Gobierno a que ejerza su liderazgo y sus competencias en materia sanitaria, especialmente, las de legislación y coordinación. “Debe proporcionar a las comunidades autónomas las herramientas que posibiliten la toma de las medidas necesarias, sin excluir los toques de queda más tempranos”. Desde Sespas también se refieren a la posibilidad de establecer confinamientos domiciliarios, aunque “como medida más extrema, absolutamente excepcional y con condiciones concretas”.

El Consejo Interterritorial del SNS “debe establecer indicadores de referencia y criterios de valoración del riesgo para mantener una batería de actuaciones de contención”

Ante la falta de posturas comunes, creen que el Consejo Interterritorial del SNS “debe establecer indicadores de referencia y criterios de valoración del riesgo para mantener una batería de actuaciones de contención”. El objetivo es aplicar de manera uniforme en toda España las respuestas propuestas para el nivel de alerta 3 que establece el actual Estado de Alarma, “hasta que se llegue al objetivo planteado de incidencia acumulada en 14 días menor de 25 casos por cada 100.000 habitantes”.

Por otro lado, es importante adoptar medidas que disminuyan “drásticamente” la interacción social en los ámbitos públicos. Esto incluye la suspensión de gran parte de la actividad social y el cierre temporal de establecimientos donde esta interacción es más intensa. Para los profesionales de Salud Pública también sería interesante conocer en tiempo real cuánto y cómo están interactuando las personas. Además de saber si esto ha variado con las medidas aplicadas. Para ello, apuestan por impulsar y apoyar investigaciones específicas en las ciencias que estudian el comportamiento humano.

“Si no se aplican medidas más eficaces y no hay un control de su cumplimiento no se descarta un nuevo confinamiento domiciliario generalizado”, advierten desde Sespas

Si no se aplican medidas más eficaces y no hay un control de su cumplimiento no es descartable un nuevo confinamiento domiciliario generalizado. Además, las consecuencias económicas de un segundo confinamiento pueden afectar negativamente a buena parte de la población durante mucho tiempo”, advierten desde Sespas.

Acelerar el pan de vacunación
Otra necesidad no cubierta que destacan es que el proceso de vacunación frente al coronavirus sea rápido y se alcance a los grupos vulnerables cuanto antes. En este sentido, recuerdan que es importante respetar el orden de priorización que establece la Estrategia de vacunación Covid-19 en España.

Es imprescindible reforzar el número de profesionales de enfermería en atención primaria para llegar con la vacunación a la población más vulnerable no institucionalizada

Una vez administrada la primera dosis a personas mayores institucionalizadas, personal sanitario y sociosanitario y grandes dependientes, hay que llegar a la población más vulnerable no institucionalizada en el menor plazo de tiempo posible”, comentan. Para lograrlo, creen “imprescindible” reforzar el número de profesionales de enfermería en atención primaria (AP). Además de crear el número adecuado de equipos para la vacunación, sin que la campaña suponga la merma del resto de actividad ordinaria.

Refuerzo de la vigilancia en salud pública
Otra de las medidas propuestas pasa por reforzar la vigilancia de la salud pública porque sigue siendo “muy irregular” por territorios. Además de “muy escasa” en algunas zonas y alejada de criterios científicos en otros. En este sentido, en Sespas lamentan que todavía no se hacen suficientes pruebas diagnósticas de infección activa. En parte, esto se debe a la falta de recursos en AP para realizar el seguimiento de los contactos no convivientes.

Cualquier medida de limitación de la interacción social debe considerar las desigualdades sociales y la precariedad laboral como potentes vectores de la transmisión de Covid-19. Además, debe ir acompañada de un apoyo sociolaboral eficaz a los grupos con mayores dificultades para cumplir las medidas de salud pública”, concluyen desde la Sociedad.

Noticias complementarias