Inicio Actualidad Aumentan un 20% los ingresos por trastornos de alimentación en el Hospital...

Aumentan un 20% los ingresos por trastornos de alimentación en el Hospital Niño Jesús durante la pandemia

Niño-Jesús

..Redacción.
La pandemia de Covid-19 tiene otras consecuencias indirectas y poco conocidas que se ha dejado ver en el Hospital Infantil Niño Jesús de Madrid, donde en 2020 han registrado un 20% más de ingresos por trastornos de la conducta alimentaria (TCA), principalmente, por anorexia nerviosa. Los especialistas creen que el confinamiento prolongado, el aislamiento social y el cierre de las escuelas han podido afectar al bienestar físico y mental de los niños y adolescentes. Incluso, han podido precipitar y agravar algunos problemas mentales previos.

Los ingresos por trastornos de la conducta alimentaria durante la pandemia se incrementaron especialmente en pacientes con anorexia nerviosa

Son algunos de los hallazgos que se han dado a conocer en la reciente Jornada de Avances en Trastornos de Alimentación, en la que los especialistas han analizado cómo el Covid-19 ha cambiado el abordaje de los TCA y la obesidad. Desde el Niño Jesús explican que durante la pandemia, con los confinamientos y las restricciones de movilidad posteriores, se han dado varios factores de riesgo específicos para el inicio o el agravamiento de los trastornos de alimentación.

Hablan de la modificación de las actividades o rutinas de la vida diaria como la alimentación, la actividad física o las horas de sueño; del incremento y el mal uso de redes sociales y de una mayor incertidumbre y miedo como efecto emocional negativo de la pandemia.

Con los confinamientos, las restricciones de movilidad y el cierre de las escuelas se han dado factores de riesgo para el inicio o agravamiento de trastornos de alimentación

Al mismo tiempo factores considerados “protectores” como el apoyo social entre compañeros y familiares se han visto reducidos. «Todo esto ha provocado en personas vulnerables una hipervigilancia al estado físico y un posible comienzo de conductas alimentarias anómalas», señalan los expertos.

En esta Jornada se ha abordado también uno de los principales problemas provocados por la pandemia: la accesibilidad a los tratamientos presenciales. Uno de los mayores retos terapéuticos son los pacientes con TCA graves que precisan de programas intensivos como Hospitales de día. En el caso de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Niño Jesús se ha ido adaptando progresivamente el tratamiento con el establecimiento de un programa de teleterapia combinada mediante videoconferencia, teléfono y consultas presenciales. Según indica el hospital, la eficacia de esta forma de atención está siendo evaluada.

Uno de los principales problemas provocados por la pandemia ha sido la accesibilidad a los tratamientos presenciales para pacientes con trastornos de alimentación

Así, la pandemia también ha sido el momento en el que se ha puesto en marcha la hospitalización a domicilio para estos pacientes. Es un programa innovador, en el que el tratamiento se desarrolla en el medio familiar en vez de ingresar al paciente. Los especialistas señalan ventajas para el paciente, que ve menos alterada su vida social y académica. Los cambios terapéuticos se realizan en su entorno familiar habitual y se evita el impacto que tiene la hospitalización psiquiátrica en la vida de los niños y sus familias.

Noticias complementarias: