Inicio ASP Ni rastro de bronquiolitis en niños: «De 300 ingresos pediátricos otras temporadas...

Ni rastro de bronquiolitis en niños: «De 300 ingresos pediátricos otras temporadas a cero este año»

bronquiolitis-niños

..Gema Maldonado.
El virus respiratorio sincitial (VRS) y la gripe en niños, causantes principales de las bronquiolitis que llevan a muchos lactantes y preescolares a ingresar en los hospitales españoles cada otoño invierno, han desaparecido prácticamente del mapa de las enfermedades pediátricas este año. Hospitales como La Paz de Madrid no han registrado ni un solo ingreso por este motivo, un panorama muy diferente al de otros años en estas mismas fechas.

«Otros años tenemos alrededor de 300 niños ingresados en toda la temporada con infección respiratoria por VRS y en casa con cuadros más leves, muchos más. Este año hemos tenido cero ingresos y ningún caso de VRS positivo en los resultados de microbiología», cuenta a iSanidad la Dra. María José Mellado, jefa de Servicio de Pediatría y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario La Paz. Una consecuencia positiva, probablemente la única, del Covid-19.

Desde el inicio de la temporada solo se han identificado cinco casos de infección por VRS, que causa bronquiolitis en niños, especialmente grave en lactantes

Según indica el último Informe semanal de Vigilancia de la Gripe y otros virus respiratorios del Instituto de Salud Carlos III, desde el inicio de la temporada en la que los virus respiratorios empiezan a hacer estragos en niños, se han identificado cinco casos de infección por VRS de entre 3.349 muestras analizadas, lo que indica una tasa de positividad del 0,15%. Desde el inicio de 2021, no se ha detectado ningún caso España.

bronquiolitis-niñosUn panorama bien distinto al de hace un año. Solo en la semana del 20 al 26 de enero se notificaron 291 casos de VRS y la tasa de detección ya había bajado; el número máximo de detecciones de este virus se alcanzó la última semana de 2019, con una tasa de positivos de 37%. El descenso en la incidencia de las infecciones causadas por estos virus no se refleja en las provocadas por bacterias. Tampoco en la presencia del rinovirus, que causa la mayoría de cuadros respiratorios agudos que en estos días están diagnosticando los pediatras. «Tenemos también algún adenovirus y ahora empezaremos a ver seguramente la parainfluenza», afirma la Dra. Mellado.

Dra. Mellado: «Hasta finales de enero tampoco ha habido bronquiolitis en niños en España, excepto algún caso anecdótico. Y gripe, muy poco»

La temporada de incidencia del VRS comienza normalmente hacia principios de noviembre y se prolonga hasta la primera semana de enero, cuando empiezan a aumentar los niños que acuden a urgencias hospitalarias por gripe. Desde que comenzó la temporada de gripe este año, se han notificado seis detecciones del virus procedentes de muestras no centinela, cuatro de gripe B y dos de tipo A. En la última semana de enero, la más actualizada del boletín del ISCIII, no se notificó ningún caso a partir de muestras centinela y no centinela.

Ambos virus, con especial protagonismo del VRS, lleva cada año a tener que ingresar en unidades pediátricas por bronquiolitis a cientos de niños y, de todos ellos, en torno el 30% tiene que ingresar en unidades de cuidados intensivos pediátricos. El VRS es especialmente agresivo en lactantes. La Asociación Española de Pediatría (AEP), que preside también la Dra. Mellado, está recopilando datos de lo que está ocurriendo en otros hospitales pediátricos de España. «Aún estamos analizando los datos, pero, a finales de enero, se confirma que no ha habido bronquiolitis en niños en otras comunidades en España, excepto algún caso anecdótico; lo mismo ocurre con la gripe», afirma la doctora.

«Vamos a empezar a ver los síndromes inflamatorios multisistémicos pediátricos que aparecieron en la primera ola, después del pico de contagios en adultos»

El resultado es que los hospitales pediátricos tienen menos niños ingresados, ya que el mayor volumen de camas en esta época lo ocupan los niños aquejados del VRS y la gripe. A diferencia de lo que pasa en adultos, en los que la caída de ingresos por gripe ha sido sustituida y superada con creces por el coronavirus, «hay pocos niños ingresados por Covid-19, en ellos es menos frecuente y menos grave», señala la jefa de Pediatría de La Paz. «Ahora vamos a empezar a ver los síndromes inflamatorios multisistémicos pediátricos, que para nosotros son síndromes postcovid, y que aparecieron en la primera ola, después del pico de contagios en adultos».

bronquiolitis-niños-bebes

Se trata de la patología descrita inicialmente en Reino Unido y posteriormente en España y en otros países tras la primera ola pandémica y que es específica de los niños. Un síndrome que en un primer momento se relacionó con el síndrome Kawasaki por tener un cuadro clínico similar. En La Paz ya ingresaron en la segunda ola algunos niños con este síndrome y no descartan que puedan aparecer más, aunque esperan tener «menos volumen y gravedad que tras la primera ola. Hay que estar alerta a ver cómo se comportan las próximas dos o tres semanas». 

Los ingresos de niños en esta época han descendido porque no hay bronquiolitis e ingresan menos por Covid-19

¿Por qué han desaparecido del mapa estos virus?
La primera de las explicaciones de la desaparición de estos virus respiratorios es la eficacia de las medidas de higiene y el aumento de la distancia física, que han pasado a formar parte de la rutina de familias, guarderías y colegios. «Esto nos viene a demostrar que la educación para la salud es imprescindible», afirma la doctora, «nos enseña que la higiene de manos, la separación física, evitar aglomeraciones y el uso de mascarillas para evitar inhalar aerosoles producidos por la tos, los estornudos o simples secreciones son muy eficaces».

Los niños que más afectados se ven por el VRS acuden a las guarderías o tienen hermanos en educación infantil, donde se se suelen transmitir las infecciones respiratorias habitualmente, que también terminan «repercutiendo también en los abuelitos», recuerda la presidenta de la AEP. Pero, este año, estos contagios no están ocurriendo. Un virus como el VRS, que no se sabía cómo enfrentar, prácticamente está fuera de juego.

«Salud Pública y Educación han percibido sin duda lo que ha ocurrido este año. La investigación lleva invertidos muchísimos recursos en el desarrollo de una vacuna frente al VRS y aún no se ha conseguido»

En este sentido, la Dra. Mellado señala que «las autoridades de Salud Pública y Educación han percibido sin duda lo que ha ocurrido este año. La investigación lleva invertidos muchísimos recursos en el desarrollo de una vacuna frente al VRS y aún no se ha conseguido. Ahora mismo estamos inmersos en varios ensayos clínicos vacunando frente al VRS a las gestantes para que cuando el niño nazca tenga anticuerpos y esté protegido los primeros meses de vida, como nos enseñó la vacuna de la gripe o de la tosferina».

La segunda explicación de la inexistencia de ambos virus esta temporada, y sobre la que cada vez hay más evidencias, es la existencia de competencia entre virus. «El SARS-CoV-2 ha hecho su reinado, es la primera vez que aparece y la población no estaba inmune, por lo que tiene un grupo poblacional enorme para desarrollar la enfermedad y ha competido por el nicho biológico en el tracto respiratorio con los virus habituales».

«»El SARS-CoV-2 ha hecho su reinado, es la primera vez que aparece y la población no estaba inmune, ha competido por el nicho biológico en el tracto respiratorio con los virus habituales»

¿Qué puede pasar en las próximas semanas? Es difícil saberlo. Los datos que llegan de la mayoría de países que han pasado ya su inverno en pandemia indican que tanto la gripe como el VRS han desaparecido. Pero en algunas zonas geográficas «la epidemia de VRS en los niños se ha desplazado a la primavera. «No queremos ni imaginarnos que vaya a pasar eso», apunta la Dra. Mellado, «pero aún estamos en pleno invierno y no podemos descartar nada», concluye.

Noticias complementarias: