Inicio ASP Dra. Fernández de Bobadilla (HLA): “La detección de menos casos supondrá que...

Dra. Fernández de Bobadilla (HLA): “La detección de menos casos supondrá que encontremos tumores de peor pronóstico”

Dra. Lourdes Fernández de Bobadilla, coordinadora Unidad de Mama del Hospital HLA Universitario Moncloa (Madrid)

tumores-peor-pronóstico

..J.P.R.
La detección precoz del cáncer de mama ha sido una de las claves de los éxitos cosechados en la lucha contra esta enfermedad. La pandemia ha supuesto una traba para el diagnóstico temprano. “La estadística siempre se cumple y el que se hayan detectado menos casos supondrá que algunos diagnósticos serán más tardíos y que en algunas ocasiones nos encontraremos con tumores de mayor tamaño, estadios más avanzados y consecuentemente con peor pronóstico”, explica en una entrevista la Dra. Lourdes Fernández de Bobadilla, coordinadora de la Unidad de Mama del Hospital HLA Universitario Moncloa.

Gracias el cribado, hemos mejorado de forma importante la detección precoz del cáncer de mama, ¿cómo se pueden acortar los tiempos entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento?
La mejor forma de acortar los tiempos es ponerse en manos de una unidad multidisciplinar, donde son los distintos especialistas los que se reúnen y valoran de forma individualizada a cada paciente, ofreciendo así la máxima calidad y eficacia.

“La mejor forma de acortar los tiempos para recibir tratamiento en cáncer de mama es ponerse en manos de una unidad multidisciplinar”

¿Cómo ha afectado la pandemia al diagnóstico precoz de esta enfermedad?
Desde luego, una de las partes más afectadas por la pandemia es el screening. Es decir, la paciente con un cáncer diagnosticado ha seguido su proceso, en algunos momentos con algunas variaciones en el tratamiento, pero sin embargo muchas mujeres no han acudido a las consultas ni se han realizado sus estudios radiológicos de rutina, porque las consultas estaban cerradas, por miedo a infectarse o porque parece que no va a pasar nada por saltarse una revisión, dificultando todo ello un diagnóstico más precoz.

En caso de que se hayan detectado menos casos, ¿cómo afectará a estas pacientes?
Desgraciadamente la estadística siempre se cumple y el que se hayan detectado menos casos supondrá que algunos diagnósticos serán más tardíos y que en algunas ocasiones nos encontraremos con tumores de mayor tamaño, estadios más avanzados y consecuentemente con peor pronóstico

Existe una clasificación hoy clara de los diferentes tipos de tumores en mama que ha permitido avanzar en la individualización del tratamiento, ¿qué pasos son necesarios para una medicina más personalizada?
La personalización del tratamiento no solo se refiere a tratar a cada tumor con las pautas de quimioterapia, radioterapia o cirugía correspondientes, sino también que se cubran todas sus necesidades como paciente. Ellas deben ser el centro, deben entender y aceptar su enfermedad y deben tomar sus propias decisiones, siempre asesorada y acompañada por sus médicos. Por todo esto, desde mi punto de vista, la personalización del tratamiento empieza siempre en la consulta, donde debemos tener el tiempo suficiente para poder escuchar y hablar detenidamente con cada mujer.

“Muchas mujeres no se han realizado sus estudios radiológicos de rutina, porque las consultas estaban cerradas o por miedo a infectarse” 

Diferentes especialistas trabajan hoy en el abordaje del cáncer de mama, ¿qué importancia tiene el abordaje multidisciplinar?
Para mí, el cáncer de mama es el ejemplo más claro de la necesidad de un abordaje multidisciplinar. Pocas patologías creo que requieren un mayor número de especialistas implicados y cada uno de estos especialistas se integran para ayudar a tratar las múltiples facetas de esta enfermedad y lo que es más importante, todos los aspectos de la paciente, no solo el tratamiento del tumor, sino de esa esfera física y psicológica que son vitales a la hora de enfrentarnos a la enfermedad.

En los últimos años ha crecido de manera significativa el número de personas curadas y largos supervivientes, ¿cómo es el seguimiento de estas pacientes y qué papel juega la Escuela de Pacientes Oncológicos?
Tenemos la suerte de poder decir que el cáncer de mama es curable en muchas ocasiones, pero para todas las pacientes es imprescindible el seguimiento en consulta del especialista correspondiente. En alguna medida este seguimiento también debe ser personalizado, adaptado a las características de la paciente y al estadio de su tumor. Según los casos y las circunstancias unas especialidades pueden tener más sentido que otras en el seguimiento. Se trata de ayudarlas en el control de su enfermedad y no de multiplicar consultas repetitivas y poco eficaces. En este sentido la Covid ha puesto en primer plano el significado de las nuevas tecnologías en este campo.

“La estadística siempre se cumple y el que se hayan detectado menos casos supondrá consecuentemente tumores con peor pronóstico”

La Escuela de Pacientes, que en concreto la de mama, no la hemos podido poner en marcha por la Covid. Realmente no juega un papel en el seguimiento, sino que es más bien un apoyo que se ofrece en el momento del diagnóstico y del tratamiento. Los distintos especialistas intentan aclarar conceptos sobre su especialidad, lo que va a ayudar a las pacientes a estar preparadas en las distintas fases del tratamiento. Además, estos grupos comparten muchas vivencias, por lo que, sin querer, ayudan mucho más de lo que uno pueda imaginar. Las aportaciones de los especialistas no son casi nada al lado de lo que el propio grupo ofrece.

¿Qué recomendaciones no farmacológicas se pueden hacer a estas pacientes para mejorar su calidad de vida?
Esta pregunta quizás sea la más compleja, pues cada paciente puede necesitar una cosa o la contraria según su momento vital. Las recomendaciones fáciles son que se alimenten de forma adecuada, que no olviden el ejercicio, que descansen, que intenten sentirse bien con ellas mismas, con maquillaje o sin él, con turbante o sin él, y que no se encierren en sí mismas, abriéndose en la medida de lo posible a sus vidas cotidianas.

La difícil sería animarlas a que lograran ser resilientes, aunque soy consciente de que sobre todo al principio puede ser difícil de llevar a cabo; y que busquen a su alrededor todo lo que sume alejándose de lo dañino. Sin duda, todos estos consejos buscan al final el bienestar tanto físico como psicológico.

Noticias complementarias:

Compartir