Inicio ASP Se buscan médicos que quieran ser astronautas en “la mayor aventura de...

Se buscan médicos que quieran ser astronautas en “la mayor aventura de la humanidad”

medicos-astronautas-convocatoria-esa-dr-vaquer-3
Fotos: Cedidas por la Agencia Espacial Europea (ESA)

..Gema Maldonado.
Con una pandemia que ha dado una, dos y hasta tres vueltas de tuerca al desempeño de la profesión médica en el último año, muchos médicos se han planteado abandonar, aunque pocos habrán pensado que podrían iniciar una carrera como astronautas. Pero lo cierto es que es posible. Por primera vez en más de una década, la Agencia Espacial Europea (ESA) busca candidatos para convertirse en astronautasque se unan a la mayor aventura de la humanidad“, que incluye misiones a la Luna y, en un futuro, a Marte. Uno de los requisitos es tener capacidad para mantener la calma bajo presión. De eso saben bastante los médicos desde que el SARS-CoV-2 irrumpiera como un tsunami en España hace 12 meses.

La ESA abre una convocatoria de nuevos astronautas de diferentes perfiles, también médicos. Tendrán misiones en la Estación Espacial Internacional, la Luna y, en un futuro, Marte

La convocatoria estará abierta desde el 31 de marzo hasta el 28 de mayo y, además de perfiles de ingeniería, matemáticas, informática y ciencias naturales, se buscan médicos “dispuestos a participar en experimentos de ciencias de la vida”, entre otras muchas tareas, ya sea en estancias en la Estación Espacial Internacional, o en otras misiones de exploración espacial.

astronauta paseo espacial

Aquí, da igual si la nota del examen MIR fue suficiente para la especialidad soñada. “Eso no importa, los astronautas que son médicos fueron seleccionados por su madurez académica y porque fueron bueno en otras cosas. Fíjese que los astronautas tienen que que hacer de técnicos, especialistas, científicos, comunicadores y pilotos”, cuenta en conversación telefónica desde Colonia (Alemania) Sergi Vaquer Araujo, médico aeroespacial y coordinador de operaciones médicas en la agencia para vuelos tripulados, desarrollo de sistemas médicos de exploración y entrenamiento médico de astronautas.

Dr. Vaquer: “Los astronautas que son médicos fueron seleccionados por su madurez académica y porque fueron bueno en otras cosas”

Tener un máster, tres años de experiencia, buen dominio del inglés y menos de 50 años son requisitos para poder presentarse a estas pruebas de selección que durarán un año y medio. De ellas, saldrán entre cuatro y seis astronautas y otros 20 que quedarán en la reserva. Además, por primera vez hay una convocatoria de parastronautas, dirigida a personas con alguna discapacidad.

sergi-vaquer-medico-aeroespacial
Sergi Vaquer, médico aeroespacial

¿Por qué le podría interesar a un médico embarcarse en un proyecto así? “Por lo mismo que le resultaría interesante a cualquiera que haya soñado siempre con ser astronauta: por la aventura, por el esfuerzo que representa y por la sensación de pertenencia a una misión mayor que uno mismo, el descubrimiento del espacio”, cuenta el Dr. Vaquer, especialista en medicina intensiva que ya desde la facultad y durante el MIR colaboraba con la ESA en algunas actividades y proyectos en remoto. ¿La retribución puede ser una motivación? “El sueldo está bien, pero no se van a convertir en millonarios”, reconoce el médico español, que no duda, entre risas, “estar absolutamente convencido” de que la cirugía estética da más dinero que explorar el espacio.

“El sueldo está bien, pero no se van a convertir en millonarios en absoluto”

Pero “tampoco es un trabajo exento de riesgos y sacrificios”, reconoce. “Son muchas horas, días y meses lejos de casa y de la familia. Una misión puede suponer irte seis meses a una estación cerrada sin contacto con nadie más, solo con tus compañeros”.

Una vez superado el largo proceso de selección, los elegidos se someterán a un periodo de hasta cinco años de entrenamiento. El primero de ellos, en el Centro Europeo de Astronautas en Colonia donde, entre otras cosas, se formarán en ingeniería y otras ciencias, sistemas espaciales y vehículos, habilidades de supervivencia e idioma ruso. Después, durante aproximadamente tres años en diferentes puntos de la tierra, recibirán formación en resolución de operaciones de datos, robótica, navegación o mantenimiento de las instalaciones espaciales. Por último, durante los dos últimos años, se les prepara para la misión asignada y para llevar a cabo experimentos en en el espacio.

médicos-astronautas“Se les explica los procesos fisiológicos que van a tener lugar en el espacio y por qué; los motivos por los qué pierden masa ósea y músculo y qué haremos para evitarlo”

En todo este proceso también reciben entrenamiento y formación sanitaria, incluidos los médicos de profesión, que coordina el Dr. Vaquer. “Se les explica los procesos fisiológicos que van a tener lugar en el espacio y por qué; los motivos por los qué pierden masa ósea y músculo y qué haremos para evitarlo”, explica, “así entienden y se toman en serio la necesidad de ejercitarse en el espacio”. De hecho, para evitar estos problemas los astronautas deben hacer dos horas diarias de ejercicio.

Además, se les enseña a utilizar los kits de equipamiento médico que hay en la Estación Espacial Internacional y, posteriormente, “hacemos el entrenamiento médico de campo: los llevamos a un hospital y les exponemos a la realidad médica. Que vean situaciones que les preparen psicológicamente para que puedan y sepan responder a una emergencia médica”, explica el especialista aeroespacial.

Son muchos los estudios científicos y experimentos sobre fisiología humana que se llevan a cabo en la ESA y en las misiones espaciales

¿Cómo puede el conocimiento del espacio tener aplicaciones en la práctica clínica? Quizá es una pregunta que muchas personas se hacen y para la que Vaquer asegura “tener muy buenas respuestas“. La ESA cuenta con un departamento específico “con un buen presupuesto”, apunta, que desarrolla investigación sobre ciencias y fisiología humanas. Se llevan a cabo estudios cardiovasculares y neurológicos con resultados que se publican en revistas científicas.

astronauta en experimientos de investigacion

“También se trabaja en secuenciación de ADN y ARN de bacterias, sobre todo de cara a futuras misiones de exploración. Cada humano que llega a la Estación va cargadito de bacterias que acaban allí. Y eso hay que limpiarlo. Es importantísimo controlar las bacterias: caracterizarlas, saber de qué tipo son y si generan algún tipo de resistencia a antibióticos o en virulencia”, cuenta el Dr. Vaquer.

Todos estos trabajos se traducen en información útil para la investigación biomédica. Pero una de las principales ventajas que ofrece el conocimiento que generan las misiones espaciales de la ESA es la transferencia tecnológica que facilita para su aplicación en la práctica clínica. Desde los secuenciadores de ADN que la Agencia está validando, “extremadamente optimizados en cuanto a cantidad de recursos que necesita, autonomía, tamaño y fiabilidad”, hasta un sistema médico para exploraciones en el espacio que coordina actualmente el Dr. Vaquer.

Muchos desarrollos tecnológicos especiales para el espacio “después se pueden traducir en productos comerciales” que llegan al día a día de un hospital

“Un sistema que puedes meter en la mochila y que puede hacer diagnóstico de la mayor parte de enfermedades y situaciones de emergencia”, explica. El sistema se ha probado con estudiantes de ingeniería “que no tienen ni idea de medicina” y que han podido “hacer una revisión de todos los sistemas vitales de un paciente”. Todos estos desarrollos tecnológicos especiales para las misiones “después se pueden traducir en productos comerciales” que llegan al día a día de un hospital o de una zona en la que hay falta de médicos, como el caso del sistema en el que trabaja Vaquer.

Por último, el facultativo español, que antes de conseguir una de las cinco plazas de médico aeroespacial de la ESA, trabajó cuatro años en las operaciones de aterrizaje, atendiendo a los astronautas a su llegada de las misiones espaciales, recomienda a sus colegas interesados “tener mucha paciencia”. Las opciones para descubrir qué hay más allá de nuestra órbita están abiertas.

Noticias complementarias: