Inicio ASP Romper el círculo vicioso del dolor musculoesquelético

Romper el círculo vicioso del dolor musculoesquelético

curso-dolor-musculoesqueletico

..Redacción.
El dolor musculoesquelético afecta al 21% de las personas que padecen dolor crónico. Según los especialistas este tipo de dolor representa un problema diagnóstico y terapéutico que puede mejorar mediante un diagnóstico precoz y la constante actualización por parte de los profesionales, ya que a lo largo de los años se han acumulado nuevos hallazgos.

El dolor musculoesquelético afecta al 21% de las personas que padecen dolor crónico

La hiperalgesia forma parte de este tipo de dolor. Se trata de un círculo vicioso del dolor; la respuesta nerviosa desencadenada por el mismo hace que el dolor sea cada vez más intenso. Según el Dr. Rafael Gálvez, anestesiólogo y coordinador de la Unidad de Dolor del Hospital Virgen de las Nieves de Granada, la lumbalgia, la cervicalgia y otro tipo de dolores musculoesqueléticos provocan alteraciones nerviosas con el paso del tiempo que retroalimentan el dolor.

Así, “el sistema nervioso, por su neuroplasticidad y por la mediación de un proceso de sensibilización central, puede motivar la aparición de dos posibles tipos de hiperalgesia: una superficial, que extiende el dolor más allá de la zona muscular dolorida a otras zonas circundantes; y otra, llamada hiperalgesia profunda, que facilita la cronificación del dolor y produce mayor incapacitación del paciente”, explica el especialista.

La lumbalgia, la cervicalgia y otro tipo de dolores musculoesqueléticos provocan alteraciones nerviosas con el paso del tiempo que retroalimentan el dolor

Además, el dolor musculoesquelético puede estar motivado por cambios corticales y las disfunciones del control motor. “Las alteraciones músculo-esqueléticas que generan dolor,  con el paso del tiempo o al hacerse crónicos, pueden provocar alteraciones corticales importantes. Estas se manifiestan a nivel de la fibra muscular, por la infiltración de grasa en dicha fibra y atrofia posterior. A nivel clínico, con aumento de las contracturas y rigidez. En el caso de la lumbalgia crónica, se manifiesta no solo a nivel lumbar, sino también de la musculatura abdominal”, explica el Dr. Gálvez. Además, incide en que con frecuencia aparecen alteraciones de la estática, de la propiocepción  y del control postural, lo que conlleva una inestabilidad añadida al paciente.

Estos y otros aspectos se abordan en el curso online Dolor musculoesquelético: mecanismos e implicaciones básicos. La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés) en colaboración con Grünenthal y de su iniciativa Dolor.com, han puesto en marcha esta formación. Su programa corre a cargo del Dr. Gálvez y del Dr. Ignacio Morón Merchante, médico de familia del Centro de Salud Universitario Goya de Madrid y profesor Asociado de la Universidad Autónoma.

El dolor musculoesquelético puede estar motivado por cambios corticales y las disfunciones del control motor

El curso pretende actualizar al médico implicado en el manejo del dolor en la investigación más avanzada sobre los mecanismos neurobiológicos periféricos y centrales en el dolor musculoesquelético. Estos mecanismos son necesarios para desarrollar terapias existentes nuevas y mejoradas, desarrollar diagnósticos basados en la evidencia e implementar regímenes de tratamiento. Se enfoca a médicos de atención primaria y de unidades de dolor.

El Dr. Gálvez defiende la necesidad de intervenir lo antes posible para evitar que el dolor musculoesquelético se perpetúe y genere situaciones de rigidez y atrofia muscular. “Hay que potenciar la rehabilitación y el ejercicio reglado de los pacientes, mediante su actitud proactiva, implicándolos en su propio tratamiento. Al tiempo, hay que amortiguar los factores estresantes emocionales que potencian y cronifican el dolor musculoesquelético”, explica. “Una vez que tenemos la sospecha clínica, los esfuerzos terapéuticos deben ir orientados al tratamiento precoz y multidisciplinar de los pacientes para evitar la perpetuación en el tiempo del síndrome doloroso”, ha añadido por su parte el Dr. Morón.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor y Grünentha han puesto en marcha el curso online Dolor musculoesquelético: mecanismos e implicaciones básicos

Este último, destaca cómo “el estudio de los mecanismos de producción y transmisión del dolor musculoesquelético ha avanzado muchísimo en los últimos años, permitiendo superar las clasificaciones clásicas del dolor”. Así, este avance incide especialmente en que el conocimiento de la transmisión o amplificación del estímulo doloroso “nos va a permitir a los clínicos mejorar el tratamiento de los pacientes”. “Pero sobre todo hay que destacar la importancia de prevenir, mediante el reconocimiento precoz de estos pacientes, la cronificación del dolor musculo esquelético en forma de fenómenos de hiperalgesia o sensibilización central”.

Por último, el Dr. Morón destaca la encuesta realizada a 113 médicos españoles de atención primaria, traumatología, rehabilitación o unidades de dolor. “Con la inestimable colaboración logística de Grünenthal hemos publicado recientemente el Estudio Scenarios. Se trata de un Estudio Delphi para intentar consensuar cuáles serían las características y los criterios diagnósticos de los pacientes con sensibilización central por artrosis de rodilla”, detalló.

“Los pacientes con sensibilización central presentaban: dolor de intensidad desproporcionada al grado de lesión radiológica”

“Existió consenso en considerar que los pacientes con sensibilización central presentaban: dolor de intensidad desproporcionada al grado de lesión radiológica, pobre respuesta a los analgésicos habituales, progresión del dolor fuera del sitio original de la lesión, y ansiedad y/o depresión concomitante. Además, alcanzamos consenso significativo sobre cuáles podrían ser criterios diagnósticos de sensibilización central; la hipersensibilidad en la zona más afectada, la alodinia mecánica dinámica y la hiperalgesia somática profunda al tacto en el área de la articulación afectada”, ha indicado. El diagnóstico se convierte, por tanto, en el primer paso en firme para romper el círculo vicioso del dolor musculoesquelético.

Noticias complementarias:

Compartir