Inicio Agresiones “Tráeme el busca, pero con un zumito y desnuda” y otros comentarios...

“Tráeme el busca, pero con un zumito y desnuda” y otros comentarios machistas a doctoras

dra-laura-cabañas-weisz-comentarios-machistas-doctoras
Foto: Laura Cabañas Weisz

..Gema Maldonado.
“¿Ya habéis ido haciendo el café, no, chicas?”, “desde que os dejan ejercer la medicina a las mujeres esto parece una peluquería” o “piénsate bien si seguir adelante con la medicina y tu carrera profesional si quieres ser madre”
, son algunas de las frases, comentarios y chascarrillos machistas con los que se han encontrado muchas doctoras en su entorno laboral y que ha recogido y publicado en redes sociales la Dra. Laura Cabañas Weisz con el fin de poner sobre la mesa “ciertos comportamientos que se repiten en la profesión médica con frecuencia”. Situaciones machistas que todas ellas han vivido en su día a día como facultativas.

Con motivo del 8M Laura Cabañas Weisz ha reunido testimonios de sus compañeras doctoras sobre situaciones y comentarios machistas vividos en el entorno profesional

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la Dra. Cabañas Weisz, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva en el Hospital de Cruces (Baracaldo), empezó a preguntar a compañeras de otros servicios de su hospital y de otros centros si alguna vez se habían encontrado con comportamientos machistas. El boca a boca hizo el resto y en 24 horas “la respuesta fue masiva”, cuenta.

dra-laura-cabañas-weisz-comentarios-machistas-doctoras-2

Así que publicó un post en su cuenta de Instagram con algunas de las muchas experiencias que le enviaron sus compañeras. Todo tipo de comentarios y situaciones no solo de pacientes, sino también del colectivo médico, “de nuestros propios compañeros y compañeras”, afirma. Algunos “que rayan el acoso”.

Reproduce situaciones y frases de pacientes, pero también otros compañeros y compañeras, algunos “rayan el acoso”

Comentarios como “esto lo ha pensado una señorita disfrazada con una bata blanca”, “tráeme el busca, pero con zumito y desnuda”, “¿a qué hora sales, bonita? No te rías que la nota te la pongo yo”, “mujer, pelo largo, corta de entendederas” o “las mujeres internistas os quedáis embarazadas en verano para así rascaros las orejas en vacaciones”, se mezclan con situaciones que narran de forma anónima sus protagonistas:

“De estudiante en un quirófano, un adjunto de urología se me pegó por detrás y me dijo ‘si notas algo duro no te asustes’. Todos eran varones y se echaron a reír”.

“En algunas ocasiones le han enseñado técnicas concretas a mi compañero y a mí se me han delegado más tareas administrativas”.

“Esto lo ha pensado una señorita disfrazada con una bata blanca” o “¿a qué hora sales, bonita? No te rías que la nota te la pongo yo”, son algunos comentarios machistas que narran las doctoras

“Cuando termine la residencia mi jefe me dijo que quería que me quedase en el hospital, pero pasados unos años, a raíz de mi segundo hijo, me llamó a su despacho en mi baja por maternidad para decirme que mejor me fuese a otro hospital, que en mi situación (madre de 2 hijos y dedicada por las tardes a la crianza) no era la persona apta para ese servicio”.

En los últimos años este tipo de iniciativas de denuncia pública de comportamientos machistas han visto la luz en profesiones como el cine, con el famoso #MeToo que comenzó en Hollywood, o el periodismo. Pero nunca lo habían hecho las sanitarias. “Es difícil dar el paso de denunciar estos comentarios“, reflexiona la impulsora de la iniciativa. “Digamos que está mal visto, si lo haces, al final eres la conflictiva, la problemática, la poco profesional, o es que tienes un berrinche”.

Dra. Cabañas Weisz: “Es difícil dar el paso de denunciar estos comentarios. Digamos que está mal visto, si lo haces, al final eres la conflictiva, la problemática, la poco profesional, o es que tienes un berrinche”

Cuenta que cuando ha tratado el tema con compañeras, en un principio, “muchas me decían que no habían sentido discriminación”, para añadir, a continuación, “bueno, lo típico: nena, niña, ¿cuándo viene el médico?”. “Pero es que eso no debería ser lo típico y no deberíamos asumirlo como parte de nuestra profesión”, lamenta.

Este tipo de actitudes por parte de pacientes se repiten en las narradas por las médicas, con frases como “yo no me muevo de aquí hasta que me vea un médico hombre”, “rubia, ¿sabes cuándo me toca entrar en la consulta?”, “el otro día me vio el doctor y ayer, una chica”, “si yo tuviera otra edad…” o “en tu trabajo tienes que estar callada cuando habla el doctor (un paciente refiriéndose a un compañero hombre a mi lado)”.

Desde que la Dra. Cabañas Weisz hizo públicos estos testimonios ha recibido “muchísimo apoyo” de otras compañeras a través de redes sociales y confía en que sus compañeros “no se vean reflejados y lo tomen como una iniciativa que evidencia que existen problemas en nuestro sector”. 

Noticias complementarias: