Inicio ASP Expertos advierten del bajo uso de tratamientos cardioprotectores en pacientes con diabetes...

Expertos advierten del bajo uso de tratamientos cardioprotectores en pacientes con diabetes pese a que el 25% tiene enfermedad cardiovascular

coloquio-diabetes-tipo-2-tratamientos-cardioprotectores

..Redacción.
Según los últimos estudios epidemiológicos en España, la diabetes tipo II afecta a cerca del 14% de la población y su presencia duplica el riesgo cardiovascular, hasta el punto de que entre el 20% y el 25% de los pacientes con este tipo de diabetes tiene enfermedad cardiovascular, un porcentaje que aumenta hasta el 60% en aquellos con una diabetes avanzada. Son algunos de los datos que han aportado tres expertos endocrinos que han abordado la diabetes y el riesgo cardiovascular en el coloquio online organizado por iSanidad en colaboración con Novo Nordisk. Los tres han advertido de que, pese a estas cifras y a la existencia de tratamientos para la diabetes que han demostrado efectos cardioprotectores, su prescripción y uso en España está entre el 8% y el 15%.

La diabetes tipo II afecta a cerca del 14% de la población y su presencia duplica el riesgo cardiovascular

Los médicos han ahondado en la necesidad de un tratamiento precoz, que vaya más allá del control de la glucemia y que frene el avance de la enfermedad cardiovascular atendiendo a sus factores de riesgo. “La mitad de los pacientes que tienen diabetes tipo II en España no lo saben”, ha afirmado el Dr. Josep Vidal, endocrinólogo del Hospital Clínic de Barcelona y director del Instituto de Enfermedades Digestivas y Metabólicas de este hospital. Cuando se diagnostica, puede que la enfermedad esté presente desde hace tiempo, lo que, según el Dr. Vidal, “se traduce en que, incluso en pacientes con enfermedad de debut, la presencia de la enfermedad cardiovascular preclínica es relativamente elevada”. 

Esta capacidad de la diabetes de pasar inadvertida es lo que la convierte en algo “tan peligroso”, señala el Dr. Javier Escalada, director del Departamento de Endocrinología y Nutrición en la Clínica Universidad de Navarra y presidente de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Por eso incide en la existencia de evidencia científica sobre lo adecuado de realizar desde el principio un “tratamiento intensivo de la glucemia” en estos pacientes. El resultado positivo del análisis coste-efectividad de llevar a cabo estos tratamientos está “claramente demostrado en pacientes con menos recorrido de la enfermedad”, aseguró, citando un reciente estudio publicado en la revista Diabetes Care.

Los endocrinos creen que hay que hacer “tratamiento intensivo de la glucemia” en pacientes diabéticos desde el inicio para evitar la enfermedad cardiovascular

En este sentido, el factor coste efectividad de tratar intensivamente a estos pacientes viene marcado por su capacidad para reducir la incidencia de complicaciones crónicas. La Dra. Amparo Marco, endocrinóloga del Complejo Hospitalario Universitario de Toledo y de Hospital Quirónsalud Pozuelo, afirma que “tenemos que tener claro que el coste de la diabetes es el coste de las complicaciones”, que va mucho más allá del coste de los fármacos. “Hay que evitar ingresos hospitalarios, eventos cardiovasculares, días de baja laboral y muertes; la muerte de una persona es irreparable”.

Una de esas complicaciones crónicas graves, que se ha convertido en la primera causa de muerte en España, es la enfermedad cardiovascular. Dentro del arsenal terapéutico para la diabetes tipo II, los endocrinos señalan a la familia de los análogos del receptor de GLP1 y los inhibidores de SGLT2 como aquellos que aportan un valor añadido en la reducción del riesgo cardiovascular. “Son fármacos con una evidencia potente más allá del control metabólico“, apunta el Dr. Vidal, quien añade que ejercen un “beneficio intrínseco” ligado a “factores de riesgo clásicos sobre la aparición de enfermedad cardiovascular”.

Señalan la existencia de tratamientos cardioprotectores en pacientes con diabetes tipo II, como los análogos del receptor de GLP1, entre otros

Entre las ventajas que cita el especialista e investigador del Clínic sobre estos fármacos, señala el factor de cardioprotección que ha demostrado en diversos estudios”. Por otra parte, han confirmado que “añaden una mejoría en el peso corporal”, factor clave en la diabetes y al que se asocian otros riesgos como la hipertensión arterial o la dislipemia, “además de lo que la propia obesidad, especialmente cuando es abdominal, puede estar contribuyendo al riesgo cardiovascular que tienen estos pacientes”. Además, el buen control glucémico llega al 75 y el 80% de los pacientes tratados con estas familias de medicamentos, unos datos que son “espectacularmente altos”.

Sin embargo, los endocrinos hablan de un uso bajo de los análogos del receptor de GLP1. “En los últimos años han aparecido datos de protección en pacientes sin enfermedad cardiovascular pero con riesgo de tenerla, con lo cual, deberíamos estar utilizando alguna de las dos familias en los pacientes con diabetes tipo II. Pero en la práctica clínica esto no es así”, explica el Dr. Escalada.

Los análogos del receptor GLP1 se utilizan aproximadamente un 8% en pacientes con diabetes pese a tratarse de tratamientos cardioprotectores 

Según un estudio citado por la Dra. Marcos, presentado en el Congreso Europeo de Endocrinología, los análogos del receptor GLP1 se utilizan aproximadamente un 8% y los inhibidores de SGLT2 alrededor del 15%. “Estamos utilizándolos poco y, desde mi punto de vista, de forma tardía”, opina la endocrina. Añade, además, que “el mensaje no ha calado todavía en la práctica clínica habitual en el contexto de la atención primaria ni de la atención especializada”.

Sin embargo, los expertos señalan cierto “cambio de paradigma” en las sociedades científicas de endocrinología, diabetes, nefrología y cardiovascular. “Se está abandonado el concepto de tratar solamente la glucemia. Vamos a tratar la glucemia y los factores de riesgo”, apunta la Dra. Marco. Y, en este sentido, cree que es necesario utilizar los análogos del receptor GLP1 “de forma mucho más temprana”. En la misma línea, el Dr. Escalada afirma que “la dinámica está cambiando entre los endocrinos”. Pero aún hay que “trasladar el mensaje a los compañeros de medicina de familia, donde están la mayoría de pacientes”.

La presión sobre el gasto a corto plazo, el visado obligatorio y la inercia terapéutica influyen en que se prescriban poco los tratamientos cardioprotectores a pacientes con diabetes

Para los expertos, son varios los factores que influyen en el bajo uso de estos fármacos. El Dr. Vidal habla de la presión sobre el gasto a corto plazo, que influye en la prescripción y se mezcla con un tema más cultural, el de la inercia terapéutica. Por su parte, el presidente de la SEEN señala como “problema fundamental” el visado obligatorio para prescribir estas terapias. “Hay un porcentaje importante de pacientes que si no tienen un índice corporal por encima de 30 no se pueden beneficiar de la financiación del fármaco”, lamenta.

Más allá de los tratamientos farmacológicos, los endocrinos apuestan por otras estrategias preventivas frente a la diabetes y el riesgo cardiovascular. “Lo ideal, muy probablemente, es la prevención de la obesidad, que nos permitiría evitar la aparición del contínuum cardiovascular”, apunta el Dr. Escalada. “Tener una visión más holística del paciente con diabetes tipo II” y “tomar medidas terapéuticas y preventivas que ya deberíamos estar tomando frente a la obesidad infantil”, son clave para el Dr. Vidal.

La concienciación de la sociedad con campañas educativas “son muy importantes”, añade la Dra. Marco, pero “no sirven de nada”, apunta, “si nosotros, los médicos, no nos concienciamos también de la importancia del control de los pacientes con diabetes con las herramientas que tenemos”.

Noticias complementarias: