Inicio ASP La sanidad en el centro de un debate político nada constructivo

La sanidad en el centro de un debate político nada constructivo

sanidad-debate-político

..Juan Pablo Ramírez.
Nunca la sanidad había estado en el centro del debate político. En los últimos años, los expertos venían reclamando mayor presencia de las políticas de salud en las sesiones de investidura, en las sesiones de control al Gobierno, en los debates electorales, en los parlamentos autonómicos y en cualquier foro político. El problema es que nos encontramos en un debate poco o nada constructivo.

El clima de crispación hoy resulta agobiante. El Gobierno central y la Comunidad de Madrid personalizan este enfrentamiento, en el que nadie se ha parado a profundizar en las necesidades del sistema sanitario. La situación ha llegado a tal punto que no sabemos que va ocurrir cuando decaiga el actual estado de alarma.

Nunca la sanidad había estado en el centro del debate político, pero el clima de crispación impide que haya una discusión constructiva

El presidente del Gobierno y sus ministros han asegurado que el estado de alarma decaerá el próximo 9 de mayo. La decisión resulta difícilmente justificable sin la modificación de la Ley de Salud Pública. La transmisión del virus aún es elevada. Tenemos más de 232 casos por 100.000 habitantes y las vacunas que llegan aún no son suficientes para tener al grueso de la población vacunada. En estas circunstancias, las comunidades autónomas no van a contar con mecanismos para controlar la movilidad, como ya se demostró en los tribunales el pasado verano.

Hasta después de las elecciones de la Comunidad de Madrid el próximo 4 de mayo, no conoceremos los verdaderos planes del Gobierno. De esta manera es imposible acertar con una estrategia adecuada. En más de un año de pandemia no hemos visto reformas legislativas ni estructurales de calado en nuestro Sistema Nacional de Salud.

El Covid-19 ha puesto de manifiesto que nuestro sistema sanitario cuenta con grandes profesionales pero resulta necesario acometer un cambio de modelo. Cuestiones como la transformación digital, la implantación de la medicina personalizada de precisión, el diagnóstico molecular, las terapias avanzadas, la telemedicina, la asistencia a domicilio, la equidad, las condiciones laborales de nuestros profesionales, la humanización, la reforma de atención primaria o la potenciación de la salud pública deberían estar en el centro del debate y no esta especia de “y tú más” tan aburrido como poco fructífero.

Enlaces de interés:

Compartir