Inicio ASP Y los MIR y los EIR se echaron a la calle

Y los MIR y los EIR se echaron a la calle

manifestacion-contra-adjudicacion-telematica-mir-general

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
La ministra de Sanidad, Carolina Darias, sigue sin escuchar las quejas de toda la profesión médica y enfermera y ha obligado a los MIR y a los EIR a echarse a la calle. Sindicatos, colegios, estudiantes, sociedades científicas, los decanos tanto de medicina como de enfermería… No hay un solo estamento que no haya mostrado su descontento con la orden ministerial para la elección de plazas MIR. Nunca los colectivos sanitarios habían estado tan unido. Es el único logro que se le puede atribuir a Darias.

Con su incapacidad para el diálogo, la ministra ha dado lugar a que se le juntaran más de 2.000 jóvenes médicos y enfermeros a las puertas de su Ministerio. No sabemos si escuchó las protestas de los candidatos, lo cierto es que no quiere dialogar y mantiene las malas costumbres de sus atecesores. Históricamente, este Ministerio ha destacado por su falta de capacidad de diálogo. La prueba más evidente es que la minsitra no se sentó con los candidatos al examen y con los representantes de la profesión hasta que no estuvo publicada la orden ministerial.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, sigue sin escuchar las quejas de toda la profesión médica y enfermera y ha obligado a los MIR y a los EIR a echarse a la calle

De momento, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha rechazado aplicar la suspensión cautelar del proceso de adjudicación de plazas. Aún queda recurso. Pero si esto queda así, la adjudicación de plazas no se realizará de forma transparente y justa. Es decir, después de seis años de carrera y de la preparación de un examen para poder iniciar su trayectoria profesional no van a tener capacidad para elegir con libertad. El Ministerio se ha empeñado en llamar adjudicación telemática cuando en realidad es automática.

Son muchos ya los médicos jóvenes que se marchan de España cuando termina su residencia por falta de reconocimiento, ofertas de trabajo estables y por unas retribuciones bajas en comparación con otros países occidentales. Si nuestros MIR no pueden elegir con cierta libertad y transparencia no es descartable que decidan también realizar la formación sanitaria fuera de nuestras fronteras. En un contexto marcado por el envejecimiento de las plantillas y de la próxima jubilación de un procentaje amplio de profesionales es un riesgo que no nos podemos permitir.

Enlaces de interés: