Inicio ASP La nutrición clínica, esencial para el tratamiento del cáncer: falta formación, acceso...

La nutrición clínica, esencial para el tratamiento del cáncer: falta formación, acceso equitativo de los pacientes y sistemas de cribado

El Grupo de Expertos en Nutrición del Paciente Oncológico (Genpo), con la colaboración de la Alianza + Nutridos, destaca la importancia de mantener un adecuado estado nutricional del paciente oncológico y su valor a nivel hospitalario y domiciliario

nutrición-clínica-cáncer

..Redacción.
La evaluación nutricional del paciente con cáncer debería convertirse, junto a la temperatura, presión arterial y frecuencia cardíaca, en la cuarta constante vital, pues influye decisivamente en la tolerancia y eficacia de los tratamientos del cáncer, que sigue constituyendo una de las principales causas de morbimortalidad del mundo. Esta fue una de las conclusiones del Foro de Nutrición Clínica en el Paciente Oncológico que, liderado por el Grupo de Expertos del Paciente Oncológico (Genpo) y la colaboración de la Alianza +Nutridos, sirvió para incidir en la necesidad de que la nutrición clínica sea parte transversal del tratamiento del cáncer y esté presente en todo el proceso asistencial del paciente oncológico.

El I Foro de Nutrición Clínica en el Paciente Oncológico ha recalcado la importancia de la evaluación nutricional del paciente con cáncer

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) estima que el número de cánceres diagnosticados en España en 2021 alcanzará los 276.239 casos. De ellos, entre un 15 y un 40%, en función del tipo de cáncer, presentan pérdida de peso. El reconocimiento temprano del riesgo de desnutrición, mediante screening nutricional periódico, en pacientes oncológicos puede estabilizar o revertir la pérdida de peso desde un 50% a un 88% de los casos.

El encuentro multidisciplinar puso de manifiesto que el abordaje de esta problemática comienza por la elaboración de sistemas de cribado capaces de detectar de manera precoz la desnutrición en los pacientes oncológicos, clave para la eficiencia de su tratamiento. El Dr. Alfredo Carrato, del Servicio de Oncología Médica del Hospital U. Ramón y Cajal e integrante de Genpo, señaló que los pacientes con cáncer tienen un mayor riesgo de padecer desnutrición. Esto se debe tanto a las manifestaciones del tumor en sí mismo, como a las consecuencias del tratamiento con cirugía, quimio o radioterapia.

El reconocimiento temprano del riesgo de desnutrición en pacientes oncológicos puede estabilizar o revertir la pérdida de peso desde un 50% a un 88% de los casos

Para el Dr. Juan Antonio Virizuela, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Virgen Macarena de Sevilla, el tratamiento nutricional debería ir encaminado en primer lugar a realizar un adecuado consejo dietético. Este debe incluir también aspectos del estilo de vida, como la realización de ejercicio físico adaptado a la situación del paciente.

En pacientes que no alcancen el 60% de sus requerimientos nutricionales durante una o dos semanas se debe añadir tratamiento médico nutricional, generalmente en forma de suplementos nutricionales orales al comienzo. La nutrición enteral por sonda es la forma de nutrición preferida cuando la vía oral no es posible. La nutrición parenteral (NP) se debe prescribir en los casos en los que no es posible utilizar la vía digestiva“, detalló. Por otro lado, apuntó que el uso de la NP total (NPT) o complementaria (NPC) puede realizarse en aquellos pacientes que no alcanzan el 60% de sus requerimientos por vía oral/enteral. El fin es mejorar su estado nutricional y la calidad de vida del paciente, sopesando su indicación y el riesgo/beneficio de esta intervención.

El Dr. Miguel León, presidente de la Alianza +Nutridos, recalcó la necesidad de realizar un diagnóstico y tratamiento precoz de carácter transversal para la desnutrición clínica. Además, destacó que la desnutrición es un problema común a todas las especialidades clínicas y su prevención y corrección beneficia a los pacientes con cáncer con independencia de la especialidad médica o quirúrgica que se encargue de sus cuidados a lo largo de cada una de las fases de la enfermedad.

El presidente de la Alianza +Nutridos recalcó la necesidad de realizar un diagnóstico y tratamiento precoz de carácter transversal para la desnutrición clínica

Durante la primera mesa redonda se presentaron los puntos más relevantes de un documento realizado por Genpo, que emite recomendaciones para mejorar el abordaje de la nutrición clínica en el paciente oncológico. La Dra. Carmina Wanden Berghe, coordinadora del Grupo de Trabajo en Nutrición Artificial Domiciliaria y Ambulatoria (Nadya) y la Dra. Cristina de la Cuerda, médico adjunto de la Unidad de Nutrición del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, destacaron que un adecuado estado nutricional en el paciente con cáncer mejora la calidad de vida y la tolerancia a los tratamientos contra el tumor. Además, puede disminuir las complicaciones y la mortalidad.

Un adecuado estado nutricional en el paciente con cáncer mejora la calidad de vida y la tolerancia a los tratamientos contra el tumor

José Luis Baquero, director y coordinador científico del Foro Español de Pacientes y Begoña Barragán, presidenta del Grupo Español de Pacientes con Cáncer, resaltaron la importancia de la toma compartida de decisiones con los pacientes. “Es necesario que los pacientes entiendan bien la situación, aportarles información, convenir objetivos, implicarse en la toma compartida de decisiones y analizar su experiencia (PROMs y PREMs)”.

El encuentro también puso de manifiesto que la desnutrición repercute en la estancia hospitalaria y en los costes. En concreto, con un aumento medio de la estancia de 3-4 días de los pacientes desnutridos en comparación con los bien nutridos. Así como un incremento de los costes asociados a la hospitalización de un 20-25%. “Instaurar este sistema de detección precoz que incluya una herramienta de fácil aplicación para profesionales, conseguiría ahorro de costes que podría alcanzar hasta 48 millones en un hospital de más de 1.000 camas“. Así lo resaltó David Cantarero, profesor titular en Economía aplicada de la Universidad de Cantabria.

Finalmente, se concluyó que es clave que la nutrición clínica forma parte integral del tratamiento del cáncer y se logre sensibilizar a profesionales y gestores, mejorar la formación de sanitarios y pacientes, optimizar la organización de equipos multidisciplinares y racionalizar los recursos terapéuticos en aras de la eficiencia y los resultados en salud. Para ello, ya existe un borrador de estrategia consensuada entre Ministerio y las CCAA. Su puesta en marcha e implementación permitiría hacer frente a la inequidad actual.

“La nutrición es parte integral de cualquier tratamiento oncológico”, subrayó Bernard Gaspar

En el debate también se incidió en la importancia del papel fundamental de la enfermería y la necesidad de humanizar el cuidado. Según se resaltó se trata de una responsabilidad inherente a la función enfermera, en su compromiso con los pacientes. “La nutrición es parte integral de cualquier tratamiento oncológico”, subrayó Bernard Gaspar, presidente de la Asociación Española de Afectados por el Cáncer de Pulmón.

Noticias complementarias

Compartir