Inicio ASP El Mount Sinai desarrolla una vacuna contra el Covid-19 de fácil producción...

El Mount Sinai desarrolla una vacuna contra el Covid-19 de fácil producción y distribución para países de bajos ingresos

Esta vacuna podría fabricarse utilizando las mismas instalaciones de producción de vacunas contra la influenza que ya tienen muchos países, se puede almacenar a la misma temperatura que un refrigerador doméstico y su producción costaría menos de un dólar por dosis

vacuna-Covid-19-Mount-Sinai
Foto: Mount Sinai

..Pablo Malo Segura.
La Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai (Nueva York) está desarrollando una vacuna contra el Covid-19 segura, eficaz y económica que se puede producir y distribuir fácilmente en países de ingresos medios y bajos. Está basada en el virus aviar de Newcastle (NDV). Según informa el Mount Sinai, se han realizado pruebas clínicas tempranas de fase 1 en Vietnam y Tailandia que han mostrado “resultados positivos“.

La vacuna contra el Covid-19 del Mount Sinai, desarrollada por tres prestigiosos científicos (Dr. Florian Krammer, Dr. Adolfo García-Sastre y Dr. Peter Palese), está basada en el virus aviar de Newcastle (NDV)

La vacuna es una creación de tres científicos de renombre en Mount Sinai: Dr. Peter Palese, presidente del Departamento de Microbiología del Horace W. Goldsmith; Dr. Adolfo García-Sastre, director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes; y Florian Krammer, profesor de vacunología en Mount Sinai. Anteriorimente, los científicos desarrollaron una vacuna universal contra la influenza. Ahora, esperan proporcionar a los países menos ricos una vacuna Covid-19 “accesible y económica que puedan fabricar ellos mismos“.

Hasta el momento la  Organización Mundial de la Salud (OMS) ha distribuido solo 90 millones de dosis de vacunas a 131 países. Esta es una cantidad muy inferior a la necesaria para detener la propagación del SARS-CoV-2. Las variantes más contagiosas continuarán evolucionando mientras haya poblaciones que permanezcan sin vacunar. “Cuando protegemos a otros países, también nos protegemos a nosotros mismos”, asegura el Dr. Palese.

Dr. Palese: La vacuna resultante es estable, extraordinariamente inmunogénica e induce respuestas inmunitarias altamente protectoras contra el SARS-CoV-2

Por su parte, el Dr. Krammer indica que en América del Norte y Europa muchas personas se vacunan y la circulación del virus está disminuyendo. “Pero ese no es el caso en países de Asia o América Latina, por ejemplo. Sus números de casos de Covid-19 están aumentando rápidamente. Necesitan una vacuna y no tienen acceso”. Por este motivo, los tres científicos diseñaron la vacuna Covid-19 de Mount Sinai para usar el virus aviar de Newcastle (NDV) y la construyeron de manera similar a una vacuna contra el virus de la influenza, que se puede fabricar en huevos de gallina embrionados o fertilizados.

Foto: Mount Sinai

La vacuna basada en NDV está diseñada para expresar la proteína de pico del SARS-CoV-2. La construcción se inyecta en un óvulo embrionado, el virus se replica y luego se recolecta, purifica e inactiva el virus de la vacuna amplificado. Según el Dr. Palese, la vacuna resultante es estable, extraordinariamente inmunogénica e induce respuestas inmunitarias altamente protectoras contra el SARS-CoV-2. “La belleza de esta vacuna es que se puede fabricar utilizando las mismas instalaciones de producción de vacunas contra la influenza que ya tienen muchos países”, destaca el Dr. Krammer. Cada año se producen aproximadamente tres mil millones de dosis de vacuna contra la influenza utilizando huevos embrionados.

Dr. Krammer: “La belleza de esta vacuna es que se puede fabricar utilizando las mismas instalaciones de producción de vacunas contra la influenza que ya tienen muchos países”

Otra de las ventajas es que la vacuna del vector Newcastle de Mount Sinai no parece causar ningún efecto secundario, como fiebres leves, dolores de cabeza o dolor e hinchazón en el lugar de la inyección, efectos que si están asociados con las vacunas de ARNm de Moderna y Pfizer-BioNTech. Además, la vacuna también se puede almacenar a la misma temperatura que un refrigerador doméstico, mientras que ambas vacunas de ARNm requieren temperaturas muy frías que solo se encuentran en congeladores de grado comercial. El Dr. Palese indica que la vacuna del Mount Sinai, “probablemente se puede producir por menos de un dólar la dosis” y requerirá dos dosis distribuidas en 21 días. En comparación, las vacunas de ARNm, que también requieren dos dosis repartidas entre tres y cuatro semanas, cuestan aproximadamente 50 dólares por dosis.

El Dr. García-Sastre destaca que antes del Covid-19 se dieron cuenta del “potencial de las vacunas basadas en el NDV”. En este sentido, recuerda que durante varios años optimizaron este vector de vacuna para lograr una inmunogenicidad óptima del antígeno (o toxina) administrado. “Las vacunas basadas en el NDV no solo tienen el potencial de detener el Covid-19 en países que no tienen acceso a las vacunas existentes contra el SARS-CoV-2, sino que podrían adaptarse fácilmente para detener futuras pandemias causadas por nuevos patógenos“, recalca.

Dr. García-Sastre: “Las vacunas basadas en el NDV podrían adaptarse fácilmente para detener futuras pandemias causadas por nuevos patógenos”

A medida que aumentan las pruebas de fase 2 para la vacuna en Tailandia y Vietnam, se están realizando ensayos acelerados de fase 1 en México y Brasil. Los diseños de los ensayos utilizados en estos países deberían dar lugar a resultados rápidos de la fase 3. Hasta ahora, los científicos están satisfechos con los resultados de la fase 1 y con las pruebas que se han realizado en modelos animales. “Se puede decir que en los animales, la vacuna protege maravillosamente“, apunta el Dr. Krammer. “Hay datos preliminares de inmunogenicidad que sugieren que la vacuna induce muy buenos títulos de neutralización“, asegura.

Para el Dr. Krammer, aún no está claro si la vacuna actual deberá actualizarse para proteger contra nuevas variantes agresivas. “Pero si es necesario, podemos cambiar y pasar rápidamente a una vacuna variante. No sería complicado“, asegura. En cuanto a la seguridad, la máxima prioridad en un ensayo de fase 1, el Dr. Palese señala que se está pasando “brillantemente“.

Noticias complementarias

Compartir