Inicio ASP Camellos, nanoanticuerpos y una enfermedad hematológica muy rara: el último avance en...

Camellos, nanoanticuerpos y una enfermedad hematológica muy rara: el último avance en biofármacos ya se aplica en España

nanoanticuerpos-ptt-caplacizumab

..Gema Maldonado.
¿Qué tienen que ver camellos y llamas con la que se considera una nueva generación de biofármacos que ya se ha materializado en una terapia diseñada para combatir la púrpura trombocitopénica trombótica (PTT)? Con estos elementos sugerentes se ha presentado este jueves caplacizumab, el primer fármaco del mundo basado en nanoanticuerpos que se ha diseñado y desarrollado específicamente para tratar la PTT, una enfermedad hematológica muy rara que provoca trombosis en vasos sanguíneos de muy pequeño tamaño generando episodios potencialmente mortales para quien la sufre.

Desde el pasado uno de agosto el SNS financia caplacizumab, un medicamento de nanoanticuerpos para la púrpura trombocitopénica trombótica (PTT)

Desde el pasado uno de agosto se comercializa en España financiado por el Sistema Nacional de Salud. Aunque varios hospitales españoles ya lo administran desde hace tiempo a través de su participación en los ensayos clínicos del fármaco y como medicamento de uso hospitalario. Su tecnología supone una nueva forma de crear fármacos. «Estamos ante la revolución nano», han asegurado sus creadores.

¿Qué son los nanoanticuerpos de caplacizumab?
Caplacizumab es un tipo de anticuerpo que producen los camélidos, de ahí la importancia de camellos y llamas en esta terapia. «Producen dos tipos de anticuerpo, uno de cadenas ligera y pesada y otros solo de cadena pesada. Los nanoanticuerpos son proteínas terapéuticas derivadas del dominio variable de los anticuerpos de una única cadena pesada. Su tamaño es 10 veces menor que un anticuerpo convencional que, junto con su alta estabilidad y su capacidad de unión entre ellos, hace que podamos tener estos fármacos”, ha relatado la Dra. Soledad Matas, responsable médica de Sanofi Genzyme Iberia, la farmacéutica que lo ha desarrollado y que lo comercializa bajo el nombre de Cablivi.

Dra. Matas: «Su tamaño es 10 veces menor que un anticuerpo convencional que, junto con su alta estabilidad y su capacidad de unión entre ellos, hace que podamos tener estos fármacos”

Este fármaco “revolución”, como lo ha calificado, es un nanoanticuerpo humanizado bivalente, ya que está formado por dos de estos extra diminutos anticuerpos que se producen mediante ingeniería recombinante. “Su versatilidad hace que podamos unir varios nanoanticuerpos dirigidos a una sola diana, [como este caso], o dirigidos a diferentes dianas”, explica. Además, su tamaño y su naturaleza estable hacen que el fármaco se pueda administrar por vía intravenosa o subcutánea.

nanoanticuerpos-ptt-caplacizumab-dra-matas

“Es un hito en la tecnología farmacéutica y ya hay varias líneas de investigación clínica con nanoanticuerpos dirigidos a cardiología vascular, enfermedades respiratorias y oncología”. Toda una nueva generación que promete “salvar vidas, curar enfermedades y mejorar la calidad de vida de los pacientes”, añade la Dr. Matas. Por el momento, Sanofi ha anunciado que caplacizumab es el primero de varios medicamentos con esta tecnología que tienen previsto lanzar en los próximos cuatro años. Todos dirigidos a enfermedades raras hematológicas y lisosomales.

“Es un hito en la tecnología farmacéutica y ya hay varias líneas de investigación clínica con nanoanticuerpos dirigidos a cardiología vascular, enfermedades respiratorias y oncología”

La actuación de los nanoaticuerpos en los pacientes con PTT
El Dr. Javier de la Rubia es jefe del Servicio de Heematología y Hemoterapia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe de Valencia. Es uno de los que ha trabajado con estos nanoanticuerpos y conoce bien la PTT, que hasta ahora se trataba con otras terapias no específicas para esta enfermedad. Por eso destaca que estamos ante “el primer y único tratamiento específicamente diseñado y desarrollado para esta enfermedad tan poco frecuente”.

La púrpura trombocitopénica trombrótica forma parte del grupo de enfermedades raras denominadas microangiopatías trombóticas que provocan la oclusión de los vasos sanguíneos de pequeño calibre, lo que genera una isquemia tisular y falta de riego sanguíneo en los tejidos. “La particularidad de la PTT es que su origen es autoinmune. Los vasos sanguíneos se obstruyen por la aparición de anticuerpos de origen desconocido, esta es una gran laguna en el conocimiento de la enfermedad”, explica el Dr. De la Rubia. Estos anticuerpos generan una hiperagregación de plaquetas y se forman trombos en cualquier órgano. “Sus síntomas habitualmente son muy graves”, lamenta el hematólogo. Su mortalidad en episodios agudos puede llegar al 90%.

La PTT es una enfermedad de origen autoinmune en la que anticuerpos provocan la obstrucción de pequeños vasos sanguíneos. Es muy grave y potencialmente mortal

Los nanoanticuerpos de caplacizumab tienen la capacidad de bloquear la acción de los anticuerpos que provocan la hiperagregación de plaquetas. “Impide que los anticuerpos actúen, es un bloqueo inmediato tras la administración del medicamento. Y si el anticuerpo no funciona, no se agregan las plaquetas, no se produce la obstrucción ni las trombosis de los pequeños vasos sanguíneos”, apunta el médico.

Que su actuación sea inmediata supone una gran novedad para tratar a estos pacientes y “cubre la necesidad no cubierta hasta ahora”. Y es que el manejo habitual de la PTT ante un episodio agudo se realizaba con la combinación de tres terapias cuyo efecto no es inmediato. Por una parte, se eliminaba el anticuerpo mediante corticoides y el recambio de plasma del paciente en el hospital. Además, se aplica un fármaco inmunosupresor para que el anticuerpo no reaparezca.

nanoanticuerpos-ptt-caplacizumab-dr-de-la-rubiaDr. De la Rubia: «Los nanoanticuerpos de caplacizumab impide que los anticuerpos actúen, es un bloqueo inmediato tras la administración del medicamento»

“El problema es que estos tratamientos necesitan entre dos y cuatro días para actuar y estos son los días críticos, el periodo de tiempo en el que se producen las principales complicaciones. El paciente puede fallecer por la trombosis y por la caída de plaquetas que, paradójicamente, comporta un riesgo hemorrágico”, aclara el Dr. De la Rubia. Con la aplicación de los nanoanticuerpos de forma precoz “conseguimos reducir de manera muy significativa la mortalidad”. Por eso, añade que el diagnóstico precoz de esta enfermedad “es fundamental” y permite actuar cuanto antes.

¿Qué resultados está ofreciendo?
Este fármaco de nanoanticuerpos ha pasado por ensayos clínicos pivotales de fase 2 y 3 en los que demostró una probabilidad 1,55 veces superior de recuperación de plaquetas en pacientes tratados con caplacizumab más la combinación terapéutica habitual frente al grupo de control que no recibió el nuevo medicamento. Además, redujo en un 67% el número de nuevos episodios o recurrencias. “Los pacientes sufrían menos refractariedad al tratamiento y no murió ninguno en el grupo de caplacizumab frente a tres que fallecieron en el grupo de control”, refiere la Dra. Matas. Los efectos secundarios observados vienen por el aumento del riesgo de desarrollar complicaciones hemorrágicas, «pero son complicaciones habitualmente leves», añade De la Rubia.

En España aún se están analizando los datos de su uso en vida real para su próxima publicación, pero “la recuperación de plaquetas es significativa cuando se utiliza caplacizumab”

En España aún se están analizando los datos de su uso en vida real para su próxima publicación. Pero la Dra. Cristina Cristina Pascual, responsable de la Unidad de Hemostasia y Trombósis del madrileño hospital Gregorio Marañón, avanza que entre los 70 a 80 pacientes tratados con este fármaco “la recuperación de plaquetas es significativa cuando se utiliza caplacizumab”.

Otros datos que ya están disponibles sobre su uso en otros países van en la misma línea. En el caso francés, cuyo estudio en vida real incluye 90 pacientes tratados con los nanoanticuerpos frente a 180 que venían tratándose con la combinación de terapias tradicional, han detectado menos refractariedad 2,2% frente al 12,2% en la cohorte histórica; una recuperación de plaquetas dos veces superior y un 3,4% de recaídas frente al 4,4%.

Noticias complementarias: