Inicio ASP El uso de plasma convaleciente reduce en más del 50% los fallecimientos...

El uso de plasma convaleciente reduce en más del 50% los fallecimientos por Covid-19

Según una investigación del Hospital Puerta de Hierro el plasma también evita la necesidad de ventilación mecánica

Plasma-convaleciente

..Redacción.
El tratamiento con plasma convaleciente, procedente de personas que han pasado la infección por SARS-CoV-2, reduce en más del 50% la necesidad de ventilación mecánica o fallecimiento. Así lo indican los resultados de una investigación española liderada por un equipo del Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, en Madrid, que se han publicado en la revista Journal of Clinical Investigation.

La investigación, que incluyó a 350 pacientes de 27 hospitales españoles, concluye que el plasma convaleciente tiene un efecto favorable ya que evita la necesidad de ventilación mecánica y reduce el riesgo de muerte en personas ingresadas con Covid-19 en la primera semana desde el inicio de los síntomas y que no hayan desarrollado anticuerpos. Los resultados son prometedores ya que, hasta la fecha, no se había logrado identificar al grupo de personas que podría beneficiarse de este tratamiento.

El plasma convaleciente evita el empeoramiento de la enfermedad, siempre y cuando se utilice antes de que se desarrolle enfermedad grave

Así, en este subgrupo de personas, el plasma convaleciente evita el empeoramiento de la enfermedad; siempre y cuando se utilice antes de que se desarrolle enfermedad grave. De hecho, los resultados de mejora aparecen ya a los 14 días del tratamiento y alcanzan la significación estadística a los 28 días. Según el estudio, un 8,4% de pacientes del grupo plasma en las categorías de gravedad antes mencionada frente a un 17,0% en el grupo control a los 28 días redujeron el riesgo de fallecimiento o necesidad de ventilación mecánica.

Evitar el uso indiscriminado de plasma
Los autores principales de la investigación, Cristina Avendaño-Solá y Rafael Duarte, explican la importancia de estos hallazgos. Por un lado, permiten identificar el grupo de pacientes en quienes el uso precoz de plasma cambia de forma relevante el pronóstico de la enfermedad. En segundo lugar, permite dirigir de forma segura el uso de esta alternativa terapéutica, que no es efectiva ni recomendable para todas las personas infectadas.

El plasma sí podría ser beneficioso en pacientes inmunosuprimidos y con dificultades para desarrollar su propia respuesta inmunitaria tras la vacuna o la infección natural

En este sentido, los autores insisten en que no debe utilizarse el plasma convaleciente de forma indiscriminada. Especialmente cuando la probabilidad de enfermedad grave tras la infección ha descendido drásticamente tras la vacunación. Por otro lado, los datos obtenidos señalan que el plasma sí podría ser beneficioso en pacientes inmunosuprimidos y con dificultades para desarrollar su propia respuesta inmunitaria tras la vacuna o la infección natural, y que tienen un peor pronóstico.

Posible tratamiento en fases precoces
Gracias a estos resultados se pueden plantear el uso de este plasma para tratar el Covid-19 en fases precoces de la enfermedad. De hecho, la investigación científica ahora se centra en el uso de esta terapia en determinados pacientes en las fases precoces de la enfermedad. Además, para estos pacientes también se están estudiando antivirales y varios anticuerpos monoclonales específicos contra el SARS-CoV-2.

Esta posible ventaja del plasma se extiende a nuevas variantes que pudieran escaparse de la inmunidad desarrollada por la población frente a variantes previas

Por otra parte, el plasma presenta una capacidad neutralizante frente a la variante del virus causante de enfermedad en el paciente a quien se administra, si el plasma se ha obtenido de donantes que acaben de superar la enfermedad en la misma área geográfica en la que está el paciente. Esta posible ventaja del plasma se extiende a nuevas variantes que pudieran escaparse de la inmunidad desarrollada por la población frente a variantes previas, sea mediante vacunación o tras infección natural.

Por último, los autores del trabajo destacan esfuerzos de los miles de donantes que han permitido disponer del plasma utilizado en este estudio, pacientes y familias, así como los investigadores. Gracias a esto se han puesto en marcha varias iniciativas internacionales para reunir los datos generados en diferentes ensayos clínicos. El objetivo es determinar la utilidad en diversos grupos de pacientes, como personas inmunosuprimidas, con marcadores de mal pronóstico en cuanto a su propia respuesta inmunitaria y en fases precoces de la enfermedad.

Noticias complementarias