Inicio ASP IDIS considera imprescindible una reforma legislativa para una gestión eficiente de los...

IDIS considera imprescindible una reforma legislativa para una gestión eficiente de los recursos públicos contando con el sector privado

La Fundación IDIS valora positivamente el mantenimiento de las fórmulas diferentes al modelo de gestión sanitaria directa, aunque considera "un error" la preferencia de gestión sanitaria pública directa en la futura Ley de Equidad

gestión-eficiente-recursos-públicos

..Redacción.
«Es imprescindible una reforma legislativa que asegure una gestión eficiente de los recursos públicos, garantizando el acceso, la equidad y la cohesión de nuestro sistema sanitario, contando con todos los recursos públicos y privados disponibles en el mismo». Así lo ha asegurado el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS) en un comunicado publicado una vez conocido el ‘Anteproyecto de la Ley de Equidad, Universalidad y Cohesión del Sistema Nacional de Salud’.

En este sentido, han valorado «positivamente el mantenimiento de las fórmulas diferentes al modelo de gestión sanitaria directa, en beneficio de un sistema sanitario lo mejor posible para todos». Según han explicado, aunque se deroga la Ley 15/1997 sobre nuevas fórmulas de gestión, incorpora su contenido íntegro al artículo 47 de la Ley General de Sanidad del año 1986, «lo cual refuerza su conveniencia».

No obstante, han recalcado que se añade la preferencia de gestión sanitaria pública directa para las entidades sanitarias y sociosanitarias del Sistema Nacional de Salud. Para la Fundación IDIS se trata de un error, dada la «falta de flexibilidad y demostrada ineficiencia, según múltiples estudios contrastados, del modelo de gestión directa (administrativa) frente otras fórmulas de gestión pública de la sanidad o a los modelos de gestión privada».

IDIS: «La gestión pública directa es lo más inadecuado para impulsar el dinamismo y la competitividad que requiere un sector tan complejo como el sanitario»

En este momento, debido a la crisis de recursos a la que se enfrenta el sistema sanitario público tras la pandemia, han asegurado que «es imprescindible la implantación de sistemas que sean eficientes, flexibles y transparentes. La gestión pública directa es lo más inadecuado para impulsar el dinamismo y la competitividad que requiere un sector tan complejo como el sanitario». En caso de que se proponga extenderla al modelo sociosanitario, desde IDIS han calificado la propuesta como «especialmente grave y fuera de contexto».

Con respecto al aumento de la universalidad y la supresión de los copagos, para IDIS son «razonables». No obstante, matizan que siempre que sean asumibles y entendiendo que los mismos no tienen por qué garantizar la equidad. «Será necesario proponer herramientas para identificar las desigualdades existentes en el sistema y tomar medidas para corregirlas», han apuntado.

Por otro lado, han mostrado satisfacción por el incremento de participación de agentes del sector en el comité consultivo del Consejo Interterritorial. Especialmente con la participación de los pacientes. Sin embargo, han resaltado que «sería importante la incorporación también de los profesionales sanitarios».

Para IDIS sería importante la incorporación también de los profesionales sanitarios al comité consultivo del Consejo Interterritorial

Finalmente, han señalado la falta de mención expresa en la Ley al papel y la aportación a los recursos sanitarios privados. En concreto, tanto a nivel de provisión hospitalaria como de aseguramiento. La pandemia ha demostrado que «el sector sanitario privado es imprescindible para garantizar la calidad de la asistencia sanitaria y el acceso a esta». En este sentido, han recordado que el sector sanitario privado dispone de una dotación de 441 hospitales en España y 50.960 camas de hospitalización.

Por ello, han insistido en que es prioritario que se mencione de forma expresa la aportación del sector privado y, «aprovechando las posibilidades que otorga la digitalización y la interoperabilidad, que se garantice, con la autorización expresa de los pacientes, la continuidad asistencial entre el sistema público y el privado para evitar ineficiencias y duplicidades».

Noticias complementarias