Javier Urzay (Farmaindustria): «Tenemos la oportunidad de convertir a España en una potencia en investigación farmacéutica»

España-investigación-farmacéutica

..P.M.S.
La recuperación económica tras la pandemia se asentará sobre tres grandes ejes: digitalización, sostenibilidad y salud. De esta forma, la salud y la industria farmacéutica son sectores de oportunidad para España. Así lo pusieron de manifiesto Javier Urzay, subdirector general de Farmaindustria, y Diego Vizcaíno, socio director del área de economía aplicada de AFI, durante el ‘XVII Seminario Industria Farmacéutica y Medios de Comunicación‘. La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha mostrado la dependencia exterior en el acceso a material y ciertos equipamientos y productos. «Tenemos la oportunidad de convertir a España en una potencia en investigación farmacéutica», afirmó el subdirector general de Farmaindustria.

«Se deben incrementar los recursos dedicados a la investigación farmacéutica y aumentar el atractivo internacional de España como inversión», señaló el subdirector general de Farmaindustria

Para llevarlo a cabo, apuntó que «se deben incrementar los recursos dedicados a la investigación farmacéutica y aumentar el atractivo internacional de España como inversión». Además, hay que retener, retornar y atraer el talento en investigación para convertir a España en uno de los líderes mundiales en investigación clínica. Por último, es necesario definir un marco de colaboración público-privado para conseguir los objetivos a nivel país. «Tenemos la oportunidad de consolidar las capacidades industriales estratégicas que garanticen la seguridad nacional», añadió.

Plan estratégico de la industria farmacéutica
«El plan estratégico de la industria farmacéutica en España contribuirá a a cuatro objetivos clave de nuestro país», destacó Javier Urzay. En primer lugar, un sistema nacional de salud que proporcione la mejor asistencia sanitaria para los ciudadanos de forma sostenible. En segundo, un país referente internacional en investigación biomédica, explotando todas las capacidades de sus sistemas científico y sanitario. El tercero será un país con capacidades industriales estratégicas locales en bienes esenciales para la salud de los ciudadanos y la seguridad nacional como son los medicamentos. En cuarto lugar, una industria comprometida y alineada con los ODS 2030 y «España Puede» y que aporta al país toda su capacidad de generar valor económico y conocimiento.

Javier Urzay (Farmaindustria): «El plan estratégico de la industria farmacéutica en España contribuirá a a cuatro objetivos clave de nuestro país»

En su opinión, hay cuatro claves para el «éxito» del plan estratégico: desarrollar el plan con una sólida arquitectura, cimentar una colaboración público-privado, fijar objetivos realistas pero ambicioso y establecer un horizonte temporal amplio. Según se afirmó debe ser «un plan estratégico en el que se sientan identificados el Gobierno y las compañías«.

Para contribuir a estos objetivos se plantean tres pilares sobre los que desarrollar el plan estratégico: acceso y sostenibilidad, I+D y desarrollo industrial y empleo. El primero se refiere a la importancia de «asegurar que todos los pacientes puedan acceder rápidamente a los mejores tratamientos disponibles y que el sistema sanitario pueda financiarlos». El segundo, a potenciar la investigación farmacéutica contribuyendo al desarrollo de un I+D biomédico español puntero. Por su parte, el tercero aboga por reforzar el tejido industrial farmacéutico asegurando capacidades estratégicas de interés nacional.

El sector sanitario, un instrumento eficaz para acercarnos a la igualdad real de oportunidades
Según indicó Vizcaíno, la OCDE señala que el sector sanitario es un instrumento eficaz para redistribuir la renta y acercarnos a la igualdad real de oportunidades. «El sistema de salud contribuye a disminuir la desigualdad». Por ello, subrayó la «necesidad de aumentar los recursos sanitarios, realizar reformas que nos permitan mejorar la eficiencia y coordinación del SNS, prestar más atención a la atención primaria y el refuerzo de la capacidad industrial y tecnológica vinculada a la salud».

Javier Vizcaíno (AFI): «El sistema de salud contribuye a disminuir la desigualdad»

Asimismo, resaltó que aumentar el gasto público en sanidad genera un crecimiento del PIB. Por ello, insistió en que la inversión en sanidad es fundamental para el crecimiento económico. «Nos parece una decisión razonable el incremento de la inversión en sanidad como vía no para mantener un gasto, sino para generar más crecimiento», concluyó.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en