Inicio Actualidad La pandemia de Covid-19 provocó la interrupción de tratamientos contra la malaria...

La pandemia de Covid-19 provocó la interrupción de tratamientos contra la malaria y se produjeron 47.000 muertes adicionales

Un informe de la OMS señala que el África subsahariana es la región con mayor carga de malaria, con un 95% de los casos y un 96% de las muertes en 2020

malaria

..Redacción.
En 2020 se produjeron 241 millones de casos de malaria y 627.000 muertes, lo que representa unos 14 millones de casos más en 2020 en comparación con 2019 y 69.000 muertes más. Aproximadamente dos tercios de estas muertes adicionales (47.000) estuvieron relacionadas con las interrupciones en el suministro de prevención, diagnóstico y tratamiento de la malaria durante la pandemia de Covid-19. Así lo indica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un nuevo informe.

Sin embargo, el informe reconoce que «la situación podría haber sido mucho peor«. En los primeros días de la pandemia, la OMS había previsto que, con graves interrupciones de los servicios, las muertes por malaria en el África subsahariana podrían duplicarse en 2020. «Pero muchos países tomaron medidas urgentes para reforzar sus programas contra la malaria, evitando así el peor de los escenarios«, celebra el organismo.

El África subsahariana es la región con mayor carga de malaria, con un 95% de los casos y un 96% de las muertes en 2020. Además, alrededor del 80% de las muertes en la región se producen en niños menores de 5 años

Según el informe, el África subsahariana es la región con mayor carga de malaria, con un 95% de los casos y un 96% de las muertes en 2020. Además, alrededor del 80% de las muertes en la región se producen en niños menores de 5 años. Por otro lado, la pandemia llegó en un momento en el que el progreso mundial contra la malaria ya se había estancado. Alrededor de 2017, había indicios de que los fenomenales avances logrados desde el año 2000, incluyendo una reducción del 27% en la incidencia mundial de la malaria y una reducción de casi el 51% en la tasa de mortalidad por malaria, se estaban estancando.

OMS-test-sospechosos-Covid-19«Incluso antes de que se produjera la pandemia de Covid-19, los avances mundiales en la lucha contra la malaria se habían estabilizado. Gracias a la ardua labor de los organismos de salud pública de los países afectados por la malaria, las peores previsiones del impacto de la COVID-19 no se han cumplido. Ahora, tenemos que aprovechar esa misma energía y compromiso para revertir los retrocesos causados por la pandemia y acelerar el ritmo de los avances contra esta enfermedad«, explicó el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros Adhanom: «Incluso antes de que se produjera la pandemia de Covid-19, los avances mundiales en la lucha contra la malaria se habían estabilizado”

Desde 2015, fecha de referencia de la estrategia mundial de la OMS contra la malaria, 24 países han registrado un aumento de las muertes por esta enfermedad. Asimismo, en los once países que soportan la mayor carga de malaria en el mundo, los casos aumentaron de 150 millones en 2015 a 163 millones en 2020, y las muertes por malaria aumentaron de 390.000 a 444.600 en ese mismo periodo.

Desde la OMS defienden la necesidad de garantizar «un acceso mejor y más equitativo a todos los servicios sanitarios, incluidos la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la malaria; mediante el fortalecimiento de la atención primaria de salud y el aumento de las inversiones nacionales e internacionales«.

Asimismo, consideran que la innovación en nuevas herramientas es también «una estrategia fundamental para acelerar el progreso«, como la vacuna RTS,S/AS01 (RTS,S). Esta es la primera recomendada por la OMS contra un parásito humano. En octubre de 2021, la OMS la recomendó para los niños que viven en el África subsahariana y en otras regiones con una transmisión moderada a alta de la malaria por ‘P. falciparum’.

Algunos países, en particular con una baja carga de malaria y sistemas de salud relativamente fuertes, incluso registraron ganancias contra la malaria durante la pandemia

Atención a la malaria a pesar del Covid-19
A pesar de las dificultades impuestas por la pandemia de Covid-19, a finales de 2020 se había distribuido cerca del 72% de los mosquiteros tratados con insecticida en los países donde la malaria es endémico, según lo previsto. Además, trece países de la subregión africana del Sahel llegaron a 11,8 millones más de niños con medicamentos preventivos contra la malaria durante la temporada de lluvias de alta transmisión en 2020, en comparación con 2019.

Algunos países, en particular con una baja carga de malaria y sistemas de salud relativamente fuertes, incluso registraron ganancias contra la malaria durante la pandemia. China y El Salvador fueron certificados por la OMS como libres de malaria en 2021. Mientras que la República Islámica de Irán alcanzó tres años consecutivos de cero casos autóctonos en 2020.

El informe explica que los seis países de la subregión del Gran Mekong (Camboya, Laos, Birmania, Tailandia, Vietnam y la provincia china de Yunnan) siguen logrando «impresionantes descensos» en su número de casos de malaria. A finales de 2020, había aproximadamente 82.000 casos de malaria en esta zona, lo que supone un descenso con respecto al pico de 650.000 casos de 2012 y a los aproximadamente 100.000 casos de 2019.

Noticias complementarias