Inicio ASP José Luis Cobos (CGE): “En dos años de pandemia hemos detectado un...

José Luis Cobos (CGE): “En dos años de pandemia hemos detectado un aumento de las agresiones a enfermeras”

Vicepresidente del Consejo General de Enfermería (CGE)

Agresiones-enfermeras

..Cristina Cebrián.
La sobrecarga de trabajo en los centros de salud de nuestro país está siendo muy evidente en las últimas semanas. Además del aumento de casos de Covid-19 que hay que atender, los centros de atención primaria no dan a basto con la vacunación y la realización de test de cribado de coronavirus. A todo esto, se suman las situaciones de estrés y agresiones que viven las enfermeras.

Hace unos días, vimos como enfermeras del centro de salud de Mejostilla, en Cáceres, terminaron su jornada laboral escoltadas por la policía, ante la avalancha de personas para realizarse un test. Y la situación no parece mejorar. En lo que llevamos de pandemia, el número de agresiones a enfermeras ha aumentado, tal y como asegura a iSanidad José Luis Cobos, vicepresidente del Consejo General de Enfermería (CGE). Para Cobos, es fundamental cuidar la salud mental de los sanitarios, que están realizando un gran esfuerzo durante toda esta pandemia.

¿Cómo está afectando al personal enfermero la situación actual de sobrecarga en los centros de atención primaria?
El personal enfermero está bastante agotado de esta situación. Estamos viendo que este tipo de olas están ralentizando mucho la atención normal y colapsando las consultas. Ahora se realizan muchos test de Covid-19, continúa la vacunación y se están realizando muchas consultas relacionadas con el Covid-19.

El número de enfermeras en España en atención primaria es muy limitado y es uno de las ratios más bajas de nuestro entorno europeo. Por tanto, pedimos que se aumenten esas ratios 

¿Qué piden a las autoridades para mejorar la situación?
Desde hace tiempo venimos avisando de que hay determinadas cuestiones relativas a la gestión que son fundamentales. El tener mucho trabajo o no es relativamente normal. De hecho, hay determinadas épocas, como la de la gripe, en las que se viven situaciones más agobiantes, con mayor carga de trabajo.

Sin embargo, desde el punto de vista estructural, hay un déficit de profesionales de enfermería. El número de enfermeras en España en atención primaria es muy limitado y es uno de las ratios más bajas de nuestro entorno europeo. Por tanto, pedimos que se aumenten esas ratios de enfermeras y que estas tengan más capacidad de gestión. Se ha demostrado que, cuando una enfermera tiene esa capacidad de dirigir y gestionar, de llevar centros de salud, mejora la eficiencia de los centros. 

Las enfermeras han sido, en mayor medida, las que se han encargado de organizar todo lo relativo a la vacunación contra el Covid-19. Y ya hemos visto que estamos superando los 80 millones de dosis administradas. Por lo que todo ha funcionado perfectamente en vacunódromos, centros de salud y hospitales.

No hace falta saturar los centros de salud ni las urgencias de los hospitales. En estas situaciones de crisis, donde hay mucha afluencia, hay que habilitar otros circuitos de atención para aliviar esas consultas 

El hecho de que las farmacias estén facilitando estos días test de antígenos a la población, ¿alivia de alguna manera la carga de trabajo en los centros de salud?
Este es un arma de doble filo porque es cierto que puede aliviar la situación de los centros de salud cuando se hacen test de autodiagnóstico. Pero también pueden dar una falsa sensación de seguridad, ya que no sabemos si se han realizado correctamente. También sabemos que la fiabilidad de estas pruebas no es del 100% y, aunque el resultado sea negativo, hay que seguir manteniendo las medidas de seguridad, como la mascarilla, el lavado de manos y la distancia social.

Por tanto, en algunas ocasiones este hecho ha provocado el efecto contrario. Una persona se realiza un test con resultado positivo y acude al centro de salud con síntomas. En un porcentaje muy alto es posible que sea positivo. No hace falta saturar los centros de salud ni las urgencias de los hospitales. En estas situaciones de crisis, donde hay mucha afluencia, hay que habilitar otros circuitos de atención para aliviar esas consultas.

¿Qué le parece que se realicen PCR a los acompañantes de los pacientes para evitar más brotes en los centros sanitarios? ¿Esto supondría más carga de trabajo?
Primero hay que tener en cuenta qué pacientes necesitan realmente un acompañante, por ejemplo, aquellos en situación de dependencia. Después, hay que ver si se trata de una persona totalmente vacunada y sin síntomas. En este caso, manteniendo las medidas de seguridad, no sería necesario realizar una PCR porque estaríamos de nuevo colapsando los centros. Eso si, en el momento en que haya cualquier indicio de síntomas o contacto estrecho con un positivo, lo recomendable sería no acompañar al paciente.

En estos dos años de pandemia hemos observado un aumento de las agresiones a los profesionales sanitarios, tanto médicos y enfermeras, como técnicos y auxiliares

¿Qué está ocurriendo con toda la asistencia sanitaria no Covid-19, se están aplazando citas?
Así es, se ha detectado un retraso en las consultas, sobre todo de pacientes crónicos que necesitan un seguimiento. También se ha visto que, en otras patologías que no son agudas, se está dejando pasar el tiempo y cuando el paciente acude a consulta ha pasado demasiado tiempo para detectar la enfermedad. Esto ocurre por ejemplo con algunos tipos de cáncer, como el digestivo. En general, toda la asistencia no Covid-19 está sufriendo retrasos.

Hace unos días, enfermeras de un centro de salud de Cáceres terminaron su jornada laboral escoltadas por la policía, ante la avalancha de personas para realizarse un test. ¿Cree que esta situación de colapso puede aumentar el número de agresiones a estos profesionales sanitarios?
La población tiene cierto estrés acumulado y esto repercute en la atención sanitaria. Al mínimo roce con los profesionales sanitarios, se pueden producir este tipo de agresiones, tanto verbales como físicas. En estos dos años de pandemia hemos observado un aumento de las agresiones a los profesionales sanitarios, tanto médicos y enfermeras, como técnicos y auxiliares. Especialmente, en las urgencias hospitalarias y en centros de salud donde se acumulan los pacientes. Lo ocurrido en Cáceres es un hecho puntual por un cribado masivo que se estaba realizando. Las enfermeras realizaron un gran esfuerzo, incluso fuera de su horario.

¿Cómo está afectando la pandemia a la salud mental de las enfermeras?
Estamos en una situación bastante delicada y lo llevamos avisando desde hace más de un año. Incluso firmamos un acuerdo con el Consejo General de Psicólogos para tener una atención sanitaria desde el punto de vista de la salud mental para todos los profesionales sanitarios. Se puso en marcha, junto al Ministerio de Sanidad, un mecanismo para que aquellos sanitarios que lo necesitaran pudieran tener atención psicológica.

Desde el Consejo Internacional de Enfermeras, se han emitido informes en los que se advierte de una repercusión en la salud mental de los sanitarios en los próximos meses y años

A nivel mundial, desde el Consejo Internacional de Enfermeras, se han emitido informes en los que se advierte de una repercusión en la salud mental de los sanitarios en los próximos meses y años. Además, se está produciendo un gran abandono en este sentido. En España todavía no es muy evidente, pero estamos viendo ciertas reticencias.

Por ejemplo, algunos enfermeros tenían decidido abandonar la profesión más a medio plazo y ahora, con la pandemia, están adelantando esa decisión. Esto está provocando una falta de personal, no solo por ser positivos en Covid-19, sino también por el abandono de la profesión. En nuestro país ya existía un déficit de enfermeras y ahora se está agravando por esta situación.

Por otro lado, no hay que olvidar que los problemas de salud mental en el ámbito enfermero están provocando suicidios. En España no ha sido algo llamativo, pero si se han dado casos de suicidio de enfermeras en Italia. En concreto, seis compañeras se quitaron la vida.

No hay que olvidar que los problemas de salud mental en el ámbito enfermero están provocando suicidios. En Italia se han producido seis casos

Estas situaciones destacan la importancia de cuidar la salud de los profesionales sanitarios, ¿qué queda por hacer en este sentido?
Siempre hemos dicho que hay que cuidar a quien nos cuida. Si no, el barco se va a pique. Es fundamental que tengamos una buena salud de nuestros profesionales sanitarios, desde todos los puntos de vista. El sistema está muy debilitado, no solo en número sino también desde el punto de vista cualitativo.

Noticias complementarias