Inicio ASP Últimos datos sobre seguridad de la vacuna Covid-19 en niños y cuándo...

Últimos datos sobre seguridad de la vacuna Covid-19 en niños y cuándo vacunarlos si acaban de pasar la infección

niños-menores-12-años-incidencia-acumulada
Foto: Hospital Sant Joan de Deu

..G.M.
Es una de las dudas que con mayor frecuencia ronda estos días en las consultas de pediatría: padres y madres preguntando qué hacer con respecto a la primera dosis de la vacuna frente al Covid-19 en sus niños de cinco a 11 años si acaban de pasar o están pasando la infección ahora, en plena explosión de casos por la variante Ómicron.

La irrupción de Ómicron está coincidiendo con las citas para administrar la primera dosis de vacuna Covid-19 a los niños y algunos acaban de pasar la infección o la están pasando

La irrupción de Ómicron está coincidiendo con las citas para administrar la primera dosis de vacuna a este grupo de población. Además, puede coincidir con la segunda dosis en niños y adolescentes a partir de 12 años. Esta situación genera mucha incertidumbre en situaciones en las que los niños han tenido contacto estrecho o conviven con un positivo o si ellos mismos tienen síntomas respiratorios o dan positivo en test de autodiagnóstico justo cuando tienen cita para vacunarse, días antes o días después de haber recibido la primera dosis.

Ante estas situaciones, la Asociación Española de Pediatría (AEP), explica cómo se debe actuar en cada caso. Si el niño tiene una prueba positiva en Covid-19 o si hay claras sospechas de estar infectado, recomiendan vacunar después de entre cuatro y ocho semanas desde el diagnóstico o desde que comenzaron los síntomas si los tuvo. Aclaran que en el caso de los niños de cinco a 11 años es preferible esperar cuatro semanas.

Con prueba positiva o clara sospecha de infección, la AEP recomienda poner la vacuna del Covid-19 entre cuatro y ocho semanas después del diagnóstico o el inicio de síntomas

En situaciones en las que el niño o el adolescente es contacto estrecho de una persona con test positivo, la AEP señala que pueden recibir la vacunación siempre y cuando no tengan síntomas y haya pasado una semana de cuarentena.

La seguridad de las vacunas en niños
La AEP analiza los últimos datos disponibles de los sistemas de vigilancia y monitorización de efectos secundarios de medicamentos y vacunas en Estados Unidos. En este país ya se han vacunado casi nueve millones de niños de entre cinco y 11 años y se está aplicando la segunda dosis a los adolescentes de 12 a 17 años. Sus conjuntos de datos indican que el perfil de seguridad de la vacuna de Pfizer «es similar» al descrito en el ensayo clínico. La mayoría de los efectos secundarios de la vacuna fueron «leves y de breve duración».

En Estados Unidos casi nueve millones de niños se han puesto la vacuna del Covid-19 y el 98% de los efectos secundarios han sido leves

Los datos disponibles hasta el 19 de diciembre en el sistema de vigilancia de la FDA y los CDC estadounidenses indican que, de 8,7 millones de niños de cinco a 11 años vacunados, se validaron 4.249 notificaciones. El 97,6 % de las notificaciones se consideraron no graves. De las que fueron graves, unas 100, la mitad eran fiebre o vómitos. La AEP señala que se dieron dos muertes en niños, pero no se relacionaron con la vacunación, ya que eran niños con «patología previa compleja y grave».

El análisis de la AEP incluye información del más reciente documento del Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC, con fecha de cinco de enero. Concluyen que más del 98% de los efectos secundarios notificados hasta ahora son «leves, breves y ocurren en las primeras 48 horas».

Las notificaciones de miocarditis suponen aproximadamente 1,3 casos por millón

En el caso de las miocarditis, suelen aparecer en la primera semana después de la vacunación. Las notificaciones de este evento cardiaco son «muy bajas», aproximadamente 1,3 casos por millón y suele ser más frecuente en varones después de recibir la segunda dosis. La incidencia en niños de cinco a 11 años es 10 veces menor que en el grupo de 12 a 15 años. Esta cifra es hasta 16 veces menor que en los adolescentes de entre 16 y 17 años.

Los pediatras aclaran que los sistemas de vigilancia no permiten establecer la causalidad de la vacuna en este tipo de evento cardiaco. Desde la AEP añaden que la vacunación «sigue siendo la mejor forma de proteger a los niños de las complicaciones del Covid».

Noticias complementarias: