Inicio ASP Estudio global: La resistencia antimicrobiana ya mata más que el sida, con...

Estudio global: La resistencia antimicrobiana ya mata más que el sida, con 1,27 millones de muertes directas en 2019

resistencia-antimicrobiana

..Gema Maldonado.
La pandemia de Covid-19 han invisibilizado otras amenazas para la salud mundial que deberían ocupar el centro de las preocupaciones de todas las autoridades sanitarias: la resistencia antimicrobiana, un problema que solo en 2019 causó de manera directa la muerte de 1,27 millones de personas, más que el sida y la malaria, responsables de 860.000 y 640.000 muertes ese mismo año. Además, la resistencia a los antibióticos se asoció a casi cinco millones de fallecimientos. Son los datos del primer estudio sistemático sobre la carga de la resistencia antimicrobiana que analiza y estima sus consecuencias sobre 204 países y que ha publicado la revista científica The Lancet.

La resistencia antimicrobiana se asoció a casi cinco millones de muertes en 2019 y fue causa directa de 1,27 millones de fallecimientos

El estudio, en el que participan casi 150 investigadores, ofrece estimaciones sobre el estudio de 23 patógenos y 88 combinaciones de fármacos y patógenos resistentes. Hallaron que el mayor impacto de la resistencia bacteriana a los antibióticos se da en África Subsahariana y otras regiones de países con ingresos bajos o medios. Pero los estados más ricos no se libran de afrontar niveles muy altos de resistencias antimicrobiana.

Gráfico con muertes por 100.000 habitantes debido a la resistencia antimicrobiana por regiones del mundo

Las infecciones respiratorias seguidas de las infecciones en la sangre son las que más muertes causan debido a la resistencia bacteriana a los antibióticos. Más de 400.000 muertes se produjeron por infecciones de las vías respiratorias inferiores que antes eran tratables, pero ahora las bacterias que las causan se han hecho resistentes al tratamiento disponible, y 1,5 millones de muertes se asocian con esas bacterias resistentes.

Las infecciones respiratorias seguidas de las infecciones en la sangre son las que más muertes causan debido a la resistencia bacteriana a los antibióticos

La resistencia a los fármacos para tratar infecciones en el torrente sanguíneo causó 370.000 muertes y se asoció con casi 1,5 millones de muertes. Las infecciones intraabdominales, habitualmente causadas por apendicitis, provocaron 210.000 muertes directas y se asociaron a 800.000 fallecimientos al no responder a los antibióticos.

Los investigadores señalan a los patógenos responsables de estas muertes que muestran mayor resistencia antimicrobiana. Son la Escherichia coli, seguida de Staphylococcus aureus, Klebsiella pneumoniae, Streptococcus pneumoniae, Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa. Estas bacterias causaron casi un millón de muertes directas y 3,57 millones de fallecimientos asociados a la resistencia en 2019.

Los investigadores señalan a los seis patógenos responsables de estas muertes que muestran mayor resistencia antimicrobiana

El estudio muestra que la S. aureus, resistente a la meticilina provocó más de 100.000 muertes en 2019 y otras seis combinaciones de patógenos resistentes a fármacos concretos causaron entre 50.000 y 100.000 muertes directas. Entre ellas, la E. coli resistente a las cefalosporinas de tercera generación y a las fluoroquinolonas o la A. baumannii resistente a los antibióticos carbapenem.

Los investigadores advierten de la importancia de contar con datos y análisis sobre patógenos resistentes en todos los países. En la elaboración del estudio se han encontrado con «serias brechas» de datos «en muchos entornos de bajos ingresos». Por eso piden expandir la capacidad de los laboratorios de microbiología y de los sistemas de recopilación de la información.

Los investigadores advierten de la importancia de contar con datos y análisis sobre patógenos resistentes en todos los países

Explican que solo comprendiendo la carga de la resistencia antimicrobiana y las principales combinaciónes entre esas bacterias y fármacos que aumentan esa resistencia, se podrán tomar «decisiones políticas informadas» para desarrollar programas de control y prevención de infecciones, así como programas de acceso a antibióticos esenciales y proyectos de investigación y desarrollo de nuevos antibióticos y vacunas.

Noticias complementarias: