Inicio ASP Financiación y estrategia coordinada en la salud bucodental

Financiación y estrategia coordinada en la salud bucodental

esmalte-dental-sintético

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
La financiación de la salud bucodental tendría un coste de 5.423 millones de euros para las arcas del Estado. El cálculo pertenece a un estudio elaborado por la compañía Vitaldent en colaboración con la patronales CEOE y Fenin. Es cierto que se trata de una estimación procedente del sector privado pero sorprende que las administraciones públicas no hayan hecho un ejercicio similar.

En las últimas elecciones generales existía un consenso entre los grandes partidos sobre la necesidad de incluir la atención bucodental en el Sistema Nacional de Salud. La alianza de PSOE y Unidas Podemos lo ha asumido como un compromiso. El proceso ya ha comenzado. El pasado junio El Ministerio de Sanidad inició una consulta pública para aprobar la orden ministerial que amplíe la Cartera de Servicios. El Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria 2022-2023, aprobado en el Consejo Interterritorial, también hace referencia a la incorporación de la atención bucodental. Sin embargo, en más de dos años de legislatura, nadie se ha preguntado a cuánto asciende una inversión que recaerá especialmente sobre las comunidades autónomas.

La financiación y la estrategia de salud bucodental quizás requieran un Consejo Interterritorial específico

Los Presupuestos Generales del Estado son el ejemplo más evidente del desconocimiento desde las administraciones públicas. En los dos últimos años se han incorporado partidas específicas para salud bucodental, pero la cantidad queda muy lejos de las estimaciones del sector privado. En 2021, el Gobierno destinó 49 millones de euros y en 2022 se invertirán cinco millones menos, un total de 44. Tras dos años y en el marco de los fondos de la Unión Europea, ya se ha producido la primera rebaja de esta partida.

Resulta lógico pensar que los cálculos del sector privado y del sector público no coincidan. Pero el Gobierno, el Ministerio de Sanidad y los servicios de salud de las comunidades autónomas deben empezar a hacerse preguntas que aún no se han hecho. Si no lo hacen ya van a poner un parche en la Cartera de Servicios que no va a resolver los problemas de los ciudadanos.

Cualquier estrategia, por muy buena que sea, necesita de una dotación económica para que pueda llevarse a cabo. El Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas deben sentarse para decidir qué acciones se van a financiar y qué gasto o inversión es necesaria, sobre todo en un momento en que las tensiones presupuestarias son más que evidentes a pesar incluso de los fondos europeos. Habrá que estudiar la inclusión de copagos o la inversión en estrategias de prevención que pueden generar importantes ahorros a la larga. Llevamos dos años asistiendo a una reunión semanal del Consejo Interterritorial por la pandemia. Ahora que Ómicron parece que ofrece una tregua y que el plan de vacunación marcha a un buen ritmo, quizás sea buen momento para plantear una reunión específica sobre salud bucodental entre el Ministerio y las comunidades autónomas.

Enlaces de interés: