Inicio ASP Dra. Reyes Calzada (Novartis): «Las terapias CAR-T están trasformando el pronóstico de...

Dra. Reyes Calzada (Novartis): «Las terapias CAR-T están trasformando el pronóstico de neoplasias hematológicas que no tenían otras opciones terapéuticas»

Tres años de la llegada de las terapias CAR-T

terapias-CAR-T

..Redacción.
La investigación del cáncer está atravesando un momento apasionante, en plena irrupción de una revolución biomédica que está favoreciendo cada vez un mayor conocimiento de los mecanismos implicados en el desarrollo del cáncer y el desarrollo de terapias personalizadas que actúan directamente en el origen de la enfermedad. Uno de los ejemplos más paradigmáticos de esta nueva era de la medicina personalizada lo encontramos en las terapias de células T con receptores de antígenos quiméricos (CAR-T), que reprograma los linfocitos T de un paciente para que actúen contra las células tumorales.

Hace tres años que las primeras terapias CAR-T fueron autorizadas en nuestro país, aportando una alternativa eficaz para tratar enfermedades onco-hematológicas con altas tasas de recaída o que no responden a otros tratamientos, como la leucemia linfoblástica aguda en pacientes pediátricos y adultos jóvenes o determinados tipos de linfoma. Se administran en el marco del Plan de Abordaje de las Terapias Avanzadas en el Sistema Nacional de Salud y, hasta la fecha, más de 500 pacientes han sido tratados en los centros españoles.

Las terapias CAR-T aportan una alternativa eficaz para tratar enfermedades onco-hematológicas con altas tasas de recaída

Novartis ha sido la primera compañía farmacéutica en invertir en la investigación sobre terapias CAR-T, estableciendo acuerdos con centros académicos pioneros e iniciando el desarrollo de ensayos clínicos globales. La doctora Reyes Calzada, directora médica de Novartis Oncology, explica las aportaciones de estas terapias y cómo ha ido evolucionando su manejo en estos 3 años.

¿Cómo ha cambiado la investigación en cáncer en los últimos años y hacia dónde va?
En las últimas décadas, hemos asistido a una auténtica revolución científica pasando de una investigación farmacéutica basada en la química tradicional a una investigación biomédica basada en la genómica funcional. La identificación y el estudio de los genes, sus funciones, sus interacciones y sus mutaciones nos está permitiendo establecer enfoques diagnósticos y terapéuticos cada vez más precisos y personalizados. Gracias a ello, hoy encontramos totalmente integradas en la práctica clínica estrategias como el uso de biomarcadores, el diagnóstico molecular, las terapias dirigidas, la terapia celular o la inmunooncología.

Uno de los avances más significativos de los últimos años ha sido la llegada de las terapias CAR-T. ¿Cómo funcionan estas terapias?
Sin duda, uno de los grandes hitos en la investigación del cáncer ha sido la llegada de la terapia inmunocelular CAR-T, que está cambiando radicalmente el pronóstico de algunas neoplasias hematológicas que hasta su llegada no tenían otras opciones. Son tratamientos creados individualmente para cada paciente mediante un proceso de fabricación de alta complejidad: los linfocitos T son modificados genéticamente fuera del organismo para que, al ser reinfundidos en la sangre del paciente, sean capaces de reconocer y destruir las células cancerosas. Este proceso implica diferentes fases: la leucaféresis (extracción y filtrado de las células T), la reprogramación celular y la perfusión de las células una vez han sido modificadas.

Actualmente más de un 50% de los pacientes que se han sometido a este tratamiento continúa con vida

¿Qué ha aportado la llegada de este nuevo enfoque terapéutico?
Las terapias CAR-T son tratamientos potencialmente curativos y de una sola dosis que proporcionan una respuesta duradera en pacientes que no responden a otras terapias o que presentan recaídas. Podemos decir que son un tratamiento disruptivo que ha supuesto una esperanza para muchos pacientes. Si hace unos años la esperanza de vida de estos pacientes estaba en torno a un 10%, actualmente más de un 50% de los pacientes que se han sometido a este tratamiento continúa con vida.

De manera concreta, la leucemia linfoblástica aguda (LLA) supone aproximadamente un 80% de los casos de leucemia en niños, y para los pacientes que recaen con los tratamientos habituales, las perspectivas son limitadas. Los pacientes reciben múltiples tratamientos entre los que se incluyen la quimioterapia, la radioterapia, la terapia dirigida o el trasplante de progenitores hematopoyéticos. Tras el tratamiento, el 15%-20% de los niños presenta una recaída.

Por otro lado, el linfoma difuso de células B grandes es la forma más común de linfoma no Hodgkin, que representa hasta un 40% del total. Aproximadamente, un tercio de los pacientes con esta enfermedad recaen después de recibir tratamiento de primera línea. De los pacientes diagnosticados con esta enfermedad, alrededor del 10% presentan enfermedad refractaria y alrededor del 50% de los pacientes con recaídas o refractarios no son candidatos a trasplante. En este sentido, este tipo de terapias ofrecen un valor para los pacientes, la sociedad y también para los sistemas sanitarios como opción individualizada de tratamiento transformador.

Este tipo de terapias ofrecen un valor para los pacientes, la sociedad y también para los sistemas sanitarios como opción individualizada de tratamiento transformador

¿Cómo han sido estos tres años de terapias CAR-T en la práctica clínica?
Un aspecto clave en estos tres años ha sido la colaboración. Desde Novartis hemos trabajado de la mano con las autoridades sanitarias, sociedades científicas, hospitales, profesionales sanitarios y pacientes de nuestro país para consolidar este nuevo estándar en la práctica clínica y favorecer una introducción eficiente y equitativa dentro del sistema sanitario. Todo ello con el fin último de lograr que todos los pacientes que lo necesiten puedan acceder al potencial terapéutico de las terapias CAR-T.

En este periodo, hemos acompañado a los profesionales sanitarios en la formación y entrenamiento práctico en el uso y administración de esta terapia para garantizar la máxima seguridad y los mejores resultados en la salud de los pacientes. También hemos puesto el foco en el proceso de derivación de los pacientes desde los diferentes puntos de España a los centros certificados para administrar CAR-T, proporcionando herramientas para apoyar a los profesionales a lo largo de todo el proceso: desde la identificación del paciente candidato hasta la monitorización tras la infusión.

TOK Medicine es una plataforma que facilita la comunicación entre profesionales para que puedan compartir información en el manejo de CAR-T

A este respecto, hemos puesto a disposición de los hematólogos el canal TOK Medicine, una plataforma en la que Novartis simplemente facilita la comunicación entre profesionales para que puedan compartir información en el manejo de CAR-T, con privacidad total respecto a la compañía. Otro aspecto fundamental para Novartis ha sido ayudar a los pacientes y sus familiares a comprender este nuevo paradigma de tratamiento y a hacer frente a las implicaciones del proceso. A este respecto, nuestro programa ExpliCAR-T ofrece herramientas y materiales para apoyar a los profesionales sanitarios a la hora de explicar el funcionamiento de la terapia CAR-T, como cuentos, comics, infografías e incluso unas gafas de realidad virtual.

 ¿Cómo ha ido evolucionando el manejo de estas terapias?
Durante este periodo se ha avanzado considerablemente en su manejo y los profesionales cada vez cuentan con mayor conocimiento y experiencia. Un punto fundamental es el trabajo que se está realizando en cuanto a la formación práctica y la anticipación en el manejo de los posibles acontecimientos adversos, lo que está favoreciendo unos resultados de seguridad más favorables, incluso, que en los ensayos pivotales. Esta mayor seguridad nos está permitiendo plantear la posible introducción de algunas fórmulas encaminadas a optimizar el proceso y la calidad de vida de los pacientes, como la monitorización domiciliaria tras la administración de la terapia.

Desde Novartis estamos trabajando en el desarrollo de una nueva generación de terapias CAR-T con el potencial de alcanzar más de una proteína en las células

¿Cómo está trabajando Novartis para seguir impulsando el desarrollo de las terapias CAR-T?
Las terapias avanzadas, como las terapias génicas y las terapias celulares, son actualmente uno de nuestros grandes focos de investigación, y actualmente más del 10% de nuestro portfolio está formado por este tipo de tratamientos. Nuestro objetivo es ampliar el impacto de la terapia celular en oncología profundizando en las neoplasias de células B y llegando a pacientes con otros cánceres hematológicos y tumores sólidos. También estamos trabajando en el desarrollo de una nueva generación de terapias CAR-T con el potencial de alcanzar más de una proteína en las células.

Noticias complementarias: