MIR 2022: ¿Por qué elegir anestesiología y reanimación? Un residente de segundo año da las claves

Dr. Álvaro Mingote, residente de anestesiología y reanimación y miebro de Sedar

..Gema Maldonado.
Se examinaron el 29 de enero del examen MIR y hace poco más de una semana muchos comprobaron con alivio que podían aspirar a una de las 8.188 plazas de formación sanitaria que oferta el Ministerio de Sanidad este año. Son los futuros médicos internos residentes (MIR) que ahora atraviesan otra fase decisiva en el largo camino de su formación: elegir en qué especialidad médica harán el periodo de residencia en los próximos cuatro o cinco años.

No es fácil. Habrá quien lo tenga claro desde el minuto uno y haya conseguido un puesto en el examen MIR que le permite hacerse con la plaza deseada. Otros, estarán en duda o se plantean nuevas opciones tras comprobar que el examen no salió como esperaban. Cada cual con su circunstancia, tienen que cumplimentar la especialidad o especialidades preferidas de un listado de 45 posibles.

La revelación de la convocatoria del año pasado fue anestesiología y reanimación, una especialidad que ha ido ganando adeptos

La revelación de la convocatoria del año pasado fue anestesiología y reanimación, una especialidad que ha ido ganando adeptos, pero que muchos graduados en Medicina no conocen al salir de la facultad. Para resolver dudas y acercar a los futuros residentes la especialidad antes de tomar su decisión, el Grupo Joven de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (Sedar) organiza este año, por primera vez, una jornada postmir el próximo 15 de marzo. ¿Por qué un R0 debería ir a por una de las 395 plazas disponibles para se anestesista? El Dr. Álvaro Mingote, residente de segundo año en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid y coordinador de la jornada, cuenta a iSanidad las claves de la especialidad.

Es la primera jornada dirigida a los nuevos residentes que organiza SEDAR. ¿Por qué ahora?
Por una parte, desde hace un par de años nuestra sociedad ha ido cambiando y estamos incorporando a los residentes, yo mismo soy residente. Por otro lado, cada vez va teniendo más popularidad la especialidad de anestesiología. Es verdad que es muy desconocida entre los médicos recién graduados. Por eso hemos tenido la idea de darla a conocer de la mejor forma posible: que los propios residentes cuenten a los futuros residentes cómo es la especialidad y la residencia.

«El año pasado fue una auténtica bomba. Creo que el Covid-19 ha tenido algo que ver, se ha visto que el anestesiólogo llevamos pacientes Covid-19 en la UCI»

Además, lo haremos desde distintos puntos de vista de residentes en diferentes zonas, porque no es lo mismo hacer la residencia en Madrid, que en Granada o en Galicia. Seguro que muchos aspirantes tienen esas dudas y no han conseguido un contacto para preguntar a residentes de esas ciudades. Tenemos abierto el correo sedarjoven@sedar.es para recibir dudas que responderemos, junto con las que nos lleguen en directo.

Pese a ser desconocida, el año pasado anestesiología y reanimación agotó sus plazas al inicio de la segunda semana de elección.
El año pasado fue una auténtica bomba. Creo que el Covid-19 ha tenido algo que ver, porque se ha empezado a ver que el anestesiólogo ha llevado muchos pacientes Covid en la UCI y se empieza a ver que atendemos los cuidados intensivos postquirúrgicos. Los graduados en medicina no conocían esta faceta de la anestesiología, porque no está en el grado como una asignatura.

Creo que esa visibilidad debido al Covid está llevando a popularizar la especialidad. El año pasado fue la convocatoria con más plazas ofertadas para futuros especialistas y se siguen acabando cada vez más pronto. Eso es una señal de que interesa.

«La realidad es que la anestesia no está en el programa formativo obligatorio. Es una especialidad muy desconocida entre los médicos recién graduados»

¿Por qué es tan desconocida la especialidad incluso entre los nuevos médicos?
La realidad es que, a pesar de que la carrera de medicina es muy larga y tiene muchos puntos de vista, el de la anestesia no está en el programa formativo obligatorio. En algunas universidades está como asignatura optativa. En otras, se comparte con cirugía. Pero el estudiante no ve toda la anestesiología y todo lo que hacemos.

Yo mismo, hasta sexto de medicina, no la conocí. Hice una rotación optativa por el servicio de anestesiología cambié completamente mi decisión de especialidad. Me impresionó. Cada vez se pide más una rotación voluntaria por el servicio de anestesiología, imagino que pasará a nivel nacional. Cuando llegan se dan cuenta que no saben o no sabían a qué se dedicaba el anestesiólogo, pensaban que era una persona que ponía epidurales  y se dan cuenta de que no es así.

«Hice una rotación optativa por el servicio de anestesiología cambié completamente mi decisión de especialidad»

¿Por qué puede ser interesante para un recién graduado en medicina formarse como anestesista?
Sin tratar de convencer a nadie, porque lo importante es que cada uno se forme bien en la especialidad que baraja, creo que tiene muchas ventajas. En primer lugar es una especialidad muy dinámica, se resuelven problemas en el momento, en el día a día. En segundo lugar se utilizan los conocimientos que se estudian desde primero de Medicina, desde la fisiología más básica, hasta los que adquieres al final del grado. Y esto es algo muy singular de esta especialidad que a mí me convenció para escogerla.

Por otra parte es muy versátil con tres grandes áreas de trabajo. Una es el quirófano, que todo el mundo la conoce. Pero las otras dos no son tan conocidas y cuando los estudiantes se enteran de que existen, les puede cambiar su punto de vista. Una de ellas es la unidad de cuidados intensivos (UCI), cada vez más los anestesistas llevan pacientes de UCI, sobre todo después de operaciones complejas con los cuidados intensivos postquirúrgicos. La otra es el dolor crónico. Hablamos de pacientes que llevan con dolor semanas, meses e incluso años, con fármacos que no les permiten controlar ese dolor que les limita mucho la vida, y que van a la consulta de dolor crónico y, mediantes técnicas especiales, consiguen controlarlo. Es un área que los pacientes agradecen muchísimo.

«Anestesiología es muy versátil con tres grandes áreas de trabajo: el quirófano, la UCI y el tratamiento del dolor crónico»

¿Y cuál es la parte menos bonita de la especialidad?
Es una especialidad con paro cero, siempre vas a encontrar trabajo, y esto es bueno, pero es verdad que, como van faltando anestesistas, también hay mucha carga de trabajo. Para mí, la parte más intensa, sobre todo durante la residencia, son las cirugías muy largas y los trasplantes. Son cirugías muy bonitas desde el punto de vista fisiopatológico pero, a veces, ocurren a horas que no son las ordinarias, durante la noche.

Es una especialidad que tiene guardias con los mismos horarios que el resto de especialidades. Si la guardia es buena o mala, si es más o menos intensa, va a estar influida por el entorno. En un hospital de referencia es más probable que las guardias sean muy intensas frente a un hospital más pequeño.

«Es una especialidad con paro cero, pero también tiene mucha carga de trabajo» 

En el aspecto económico, que es algo que los residentes preguntan mucho, no es especialmente atractiva. Pero también es cierto que en anestesia puedes trabajar todo lo que uno quiera porque hay mucho trabajo y un déficit importante de anestesiólogos. Por tanto, cuanto más trabajas, más dinero ganas porque más horas empleas.

Como residente de segundo año, ¿qué es lo que más le está sorprendiendo de la especialidad?
Me quedo con dos cosas que, además, siempre le digo a los estudiantes que vienen a rotar al servicio. Una es el sentimiento del paciente hacia nosotros; son personas que se van a operar, que tienen mucho miedo al sufrimiento. Cuando hacemos nuestro trabajo y nos dicen que no han sufrido nada, es muy reconfortante. Es verdad que si todo ha salido bien, no se acuerdan del anestesista, pero en otras áreas, como en paritorios o con pacientes de trasplante que ingresan en UCI, se llevan un muy buen recuerdo nuestro. Por otro lado, me llama mucho la amplitud de opciones que tenemos, son muchas áreas de trabajo y es posible cambiar de una a otra después de especializarte.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en