El CNIO trabaja en un test de heces para detectar el cáncer de páncreas

Núria Malats, líder de la investigación del CNIO para el diagnóstico del cáncer de páncreas en muestras de heces
Fotos: CNIO / Laura M. Lombardía

..Redacción.
Es el tercer cáncer que más muertes provoca en España, aunque no es de los más numerosos, porque su diagnóstico llega tarde y porque hay muy pocas terapias para hacerle frente. La detección temprana del cáncer de páncreas podría cambiar la realidad de sus pacientes, por lo que contar con pruebas diagnósticas no invasivas y asequibles es fundamental.

Una investigación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) con el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) de Heidelberg (Alemania) han encontrado una firma molecular de 27 microorganismos en muestras de heces que podría indicar los pacientes con alto riesgo de padecer un adenocarcinoma pancreático ductal, el cáncer de páncreas más frecuente. Esperan, además, poder diagnosticar el tumo en pacientes con estadios más tempranos de la enfermedad.

Una firma genética de 27 microorganismos en heces define la población de alto riesgo del adenocarcinoma pancreático ductal, el cáncer de páncreas más frecuente

Han solicitado una patente sobre estos resultados para desarrollar un kit diagnóstico de cáncer de páncreas que detecte estos genomas microbianos en muestras de heces, de una forma rápida, no invasiva y barata. El estudio se publica esta semana en la revista científica Gut.

«Necesitamos diagnosticar la enfermedad en estadios mucho más tempranos, antes de que aparezcan los síntomas, y para ello tenemos que identificar y definir la población de riesgo y disponer de buenas pruebas de cribado para detectar el cáncer cuando todavía es curable” indican los investigadores, liderados en España por Núria Malats y en Alemania por Peer Bork.

Han solicitado una patente sobre estos resultados para desarrollar un kit diagnóstico de cáncer de páncreas. El test detectará estos genomas microbianos en heces de una forma rápida, no invasiva y barata

Equipo de investigadores del CNIO liderados por Núria Malats

Datos obtenidos recientemente sugieren que el microbioma podría tener un papel en el origen y desarrollo del cáncer de páncreas. Para estudiar en profundidad esta posible relación, los investigadores realizaron un estudio caso-control único con 136 individuos. De ellos, 57 estaban recién diagnosticados, 27 tenían pancreatitis crónica y 50 eran controles. Contaron con información epidemiológica y clínica muy detallada de ellos y les extrajeron muestras de saliva, heces y tejido pancreático para analizar su microbioma. Las pacientes procedían de los hospitales Ramón y Cajal de Madrid y Vall d’Hebron en Barcelona.

Al contrario de lo que pensaban originariamente, el microbioma fecal estaba mayormente asociado al cáncer de páncreas, no así el oral. “Análisis sofisticados a nivel bioestadístico y bioinformático nos han permitido construir una firma de 27 microbios procedentes de heces, la mayoría bacterias, que discriminan muy bien los casos con cáncer de páncreas de los controles, tanto en sus fases más avanzadas como en las más tempranas” apuntan Malats y Bork.

Según los investigadores, el alto valor predictivo de esta firma genética en heces podría servir como biomarcador para definir la población de riesgo

Esta firma genética ha sido validada en un estudio independiente llevado a cabo en dos hospitales de Alemania. También en 5.792 metagenomas fecales procedentes de 25 estudios de 18 países. Actualmente se está estudiando en población japonesa. Para evitar sesgos, y asegurarse de que los microbios identificados están asociados al cáncer de páncreas y no a la obesidad, la diabetes, etc., los autores del trabajo controlaron estas variables clínicas y demográficas en el análisis. “No hay estudios que tengan esta profundidad de información”, sostiene el equipo.

Según los investigadores, el alto valor predictivo de esta firma genética en heces podría servir como biomarcador para definir la población de riesgo. De validarse en ensayos clínicos, podría utilizarse para el diagnóstico temprano del cáncer páncreas. “Actualmente los programas de cribado están dirigidos a familias con agregación de cáncer de páncreas. Representan solamente un 10% de los pacientes con este tumor. La inclusión en estos programas de cribado de un análisis de heces para identificar esta firma microbiótica podría servir para detectar el resto de la población de riesgo”, avanzan.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en