Inicio ASP Dr. Vicente Matas: “Aumentar la inversión en atención primaria permitiría sumar 6.000...

Dr. Vicente Matas: “Aumentar la inversión en atención primaria permitiría sumar 6.000 médicos de familia y pediatras”

Coordinador del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada y ex representante nacional de Atención Primaria Urbana en el Cgcom

Inversión-atención-primaria

..Redacción.
El Dr. Vicente Matas es una referencia en atención primaria (AP). Es coordinador del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada y ex representante nacional de Atención Primaria Urbana en el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom). Desde hace tiempo defiende que la calidad de la asistencia se mantiene por el esfuerzo tremendo que hacen los profesionales. Para él los esfuerzos no pueden ser infinitos, tal y como explica a iSanidad. Además, sugiere que incrementar la inversión para este nivel asistencial supondría una mejora de la plantilla y, por tanto, de los centros de AP.

Pilar Aparicio, la directora general de Salud Pública de Sanidad ha reconocido que la atención primaria es el “problema más grave” de la sanidad española. Además, desde muchos ámbitos llevan años denunciando la mala situación de la atención primaria y la ministra de Sanidad, Carolina Darias lo reafirmó en el Consejo General de Colegios de Médicos.

¿Qué opinión le merece que el Ministerio sea consciente de la situación?
Ya era hora, llevamos años y años advirtiendo del deterioro continuo que está sufriendo AP por la falta de inversión, de plantilla y de tiempo para los pacientes. La crisis afectó mucho más a AP, se recortó mucho más que la media en el presupuesto sanitario público, que entre el año 2009 y 2014 se recortó el 12,2% y en Primaria el 16,1%.

En el año 2019 se destinaba a AP solo el 14,8% del presupuesto sanitario público total, cuando sería necesario llegar, lo antes posible al 20% y superarlo con el objetivo de llegar al 25%

También ha recuperado mucho menos que en la sanidad en general y que otros sectores de la misma. En concreto, desde el año 2009 hasta el 2019 el presupuesto sanitario publico se ha aumentado en un 6,3% mientras que la inflación fue del 15% y en el caso de atención primaria el incremento quedó en un escaso 2,9%.

En el año 2019 se destinaba a AP solo el 14,8% del presupuesto sanitario público total, cuando sería necesario llegar, lo antes posible al 20% y superarlo con el objetivo de llegar al 25%. Recordemos que a comienzos de los años ochenta superaba el 20%, con una cartera de servicios mucho más reducida.

Con el incremento de inversión en AP se podría ampliar la plantilla en unos 6.000 médicos de familia y pediatras, que con un coste de unos 360 millones de euros supondría una gran mejora en los centros saturados. Además, los pacientes tendrían menos esperas, más tiempo con su médico y el ejercicio de la profesión mejoraría mucho, a la vez que mejoraría el atractivo para los nuevos especialistas.

Esta temporalidad y la rotación de contratos es especialmente perjudicial para los pacientes en AP, se rompe la longitudinalidad, provocando retrasos en diagnósticos y derivaciones evitables

El Ministerio de Sanidad también es consciente, porque lo ha dicho Pilar Aparicio, de que lo peor es la precariedad de los profesionales, ¿cuál es la situación real ahora mismo?
La situación es lamentable, el porcentaje de contratados temporales en la sanidad pública es escandaloso, muy cercano al 50% o incluso lo supera en muchos centros. Esta temporalidad y la rotación de contratos es especialmente perjudicial para los pacientes en AP, se rompe la longitudinalidad, provocando retrasos en diagnósticos, derivaciones evitables, visitas a urgencias tanto de AP como del hospital que podrían evitarse.

En definitiva, puede provocar ineficiencia y perjudicar la salud del ciudadano al cambiar de médico de familia o pediatra varias veces al año por falta de estabilidad en las plazas. Es un problema muy grave.

atención-primaria-europeaEn muy pocos días comenzará el proceso de elección de plazas MIR, ¿por qué le recomendaría atención primaria a un residente?
Medicina de familia y pediatría en AP, aunque en estos momentos tienen grandes dificultades por falta de presupuestos, plantillas, estabilidad y tiempo para los pacientes, como especialidades que abarcan tanto a la persona como la familia y la comunidad son de las más completas e integradoras de la persona. Atienden a las mismas personas desde su nacimiento hasta su muerte, esta longitudinalidad es fundamental. Por eso se necesita que las plantillas sean estables en lo posible y no sufran los abusos de temporalidad actuales, que llevamos sufriendo demasiado tiempo.

Esa permanencia de las personas, sumada a la estabilidad de los médicos que llegan hasta el hogar de los pacientes, es lo que puede hacer más eficiente, eficaz y efectivo a nuestro Sistema Nacional de Salud

Los médicos de AP están en más de 13.000 centros de salud y consultorios garantizando la asistencia sanitaria y la equidad hasta el hogar más alejado del municipio más aislado y pequeño. Atienden consultas ordinarias en el centro y el domicilio del paciente, consultas programadas, educación sanitaria, salud escolar, urgencias, etc. Es la forma de ejercer de forma totalmente completa la profesión, muy cerca del ciudadano, de su familia, su domicilio y la comunidad.

En los hospitales, las enfermedades permanecen y las personas van y vienen; en atención primaria, las personas son las que permanecen y las enfermedades van y vienen…”. Esta frase de Iona Heath define perfectamente la diferencia entre el hospital y AP. Precisamente esa permanencia de las personas, sumada a la estabilidad de los médicos que llegan hasta el hogar de los pacientes, es lo que puede hacer más eficiente, eficaz y efectivo a nuestro Sistema Nacional de Salud. También esa permanencia tiene un potencial tremendo a la hora de investigar en salud pública, enfermedades crónicas, control de epidemias y pandemias y vacunación.

El propio Jesús Aguirre, consejero de Sanidad de Andalucía, ha asegurado que los años más duros en AP serán entre 2026 y 2028. ¿Comparte la opinión de que lo peor está por llegar?
Tiene razón e incluso ya son muy duros. Llevamos más de una década advirtiendo de un problema puntual de nuestro SNS que se acentúa en AP, como es la gran proporción de médicos que se jubilarán en estos años. Las soluciones hay que tomarlas con suficiente tiempo, pues formar a un médico de familia o pediatra requiere un tremendo esfuerzo y muchos años, en concreto once años como mínimo (seis de facultad, uno para el MIR y cuatro de formación especializada).

Año tras año, muchos médicos de familia y pediatras que podrían ejercer la profesión en AP prefieren trabajar en las urgencias hospitalarias, en la sanidad privada o en países de nuestro entorno

jubilación-médico-pensiónEn 2010 ya lo pusimos de manifiesto y las administraciones no nos hicieron caso. Al contrario, disminuyeron mucho las plazas de formación MIR en los años 2014 y siguientes; con lo que consiguieron que el incremento de plazas en las facultades de medicina no llegara a suponer un aumento necesario de nuevos especialistas en estos años.

A esto hay que sumar las muy mejorables condiciones laborales, retributivas y de ejercicio de la profesión, que se agravan especialmente en AP. Hacen que, año tras año, muchos médicos de familia y pediatras que podrían ejercer la profesión en AP prefieran trabajar en las urgencias hospitalarias, en la sanidad privada o en países de nuestro entorno que les ofrecen estabilidad, mejores condiciones de ejercicio de la profesión y retribuciones que, en muchos casos, son el doble o el triple de las que se les ofrecen en España.

Dentro de 15 años ya no se jubilarán entre 7.000 y 8.000 médicos cada año, como ahora. En los próximos años, las jubilaciones estarán en torno a las 4.000 o 5.000 por año

Esperemos que el próximo mes de mayo a los nuevos especialistas les ofrezcan contratos de larga duración y se convoquen oposiciones con todas las plazas vacantes. Además de resolverlas en meses y no en años y años como estamos acostumbrados. Hay que tener en cuenta que, con 29 o 30 años con los que terminan su formación, nuestros jóvenes médicos necesitan estabilidad para poder emprender su proyecto de vida. Con un contrato temporal tienen dificultades para conseguir una hipoteca o un simple alquiler.

¿Cómo piensa que será la atención primaria dentro de 15 años? ¿Qué cambios se producirán con toda seguridad?
Si ahora las comunidades autónomas y el Gobierno de España no ponen presupuesto para conseguir unas plantillas adecuadas y tiempo para los pacientes, dentro de 15 años tendremos posiblemente una AP muy parecida a la que había antes de 1986. Esto es, tipo ambulatorio/beneficencia de aquellos años con consultas muchos más masificadas; muy poco atractiva para los médicos, con mucha burocracia, muchos pacientes con pólizas de seguros privados, las urgencias saturadas a diario. Y con listas de espera en los hospitales mucho peores de las que ahora hay, que son muy mejorables.

Necesitamos una buena planificación, a medio y largo plazo, de las necesidades de médicos especialistas y por especialidad para afrontar los retos futuros

Dentro de 15 años, ya no tendremos el problema de muchas jubilaciones, pues en esos años ya no se jubilarán entre 7.000 y 8.000 médicos cada año, como ahora. En los próximos años, las jubilaciones estarán en torno a las 4.000 o 5.000 por año. Sin embargo, si seguimos con un número similar de egresados de las facultades y si se convocan plazas MIR para que se puedan especializar la mayoría, de nuevo tendremos miles de médicos parados todo el año para trabajar un mes o dos en verano y unos días en Navidad y Semana Santa. Además, seguro que otros muchos habrán emigrado buscando estabilidad y mejores condiciones laborales, profesionales y retributivas.

Por todo esto necesitamos una buena planificación, a medio y largo plazo, de las necesidades de médicos especialistas y por especialidad para afrontar los retos futuros. De nada serviría esta planificación sin una nueva política de contratación y fidelización que garantice estabilidad y buenas condiciones a los nuevos especialistas. Si encuentran buenos contratos, condiciones laborales, profesionales y retributivas competitivas con los países de nuestro entorno que los buscan por todos los medios, se marcharán y es muy complicado que vuelvan.

Noticias complementarias