Inicio Actualidad Las fracturas por fragilidad en España provocaron un coste sanitario de 4.300...

Las fracturas por fragilidad en España provocaron un coste sanitario de 4.300 millones de euros en 2019

Además, por cada euro invertido en prevención secundaria de fracturas causadas por osteoporosis grave se podría estimar un retorno social de 22,15 euros, según un estudio español

fracturas-fragilidad

..Redacción.
Las fracturas por fragilidad debidas a osteoporosis grave supusieron un coste sanitario de 4.300 millones de euros en España durante 2019. Además, por cada euro invertido en medidas que permitan optimizar la prevención secundaria de las fracturas causadas por osteoporosis grave, se podría estimar un retorno social de 22,15 euros. Así lo indica el estudio Retorno social de la inversión en optimizar la prevención secundaria de las fracturas por fragilidad en mujeres con osteoporosis grave.

El estudio se presentó en el marco de la jornada Gestión sanitaria del paciente con fractura por fragilidad, organizada recientemente por Executive Forum España, en colaboración con el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), la biofarmacéutica UCB y la biotecnológica Amgen.

El coste que suponen las fracturas por fragilidad va a continuar creciendo hasta los 5.500 millones en 2030 debido al progresivo envejecimiento de la población

El documento señala que el coste que suponen las fracturas por fragilidad va a continuar creciendo hasta los 5.500 millones en 2030. El motivo de este aumento es el progresivo envejecimiento de la población, si no se mejora la prevención secundaria de fracturas por fragilidad.

En este sentido, el informe advierte de diversos puntos críticos en el proceso asistencial para la prevención secundaria de las fracturas por osteoporosis grave. Por ello se necesita implementar una serie de acciones de mejora que beneficien a los pacientes, al Sistema Nacional de Salud (SNS) y a la sociedad en su conjunto.

Unidades de Coordinación de Fracturas
Según el catedrático de Economía de la Salud en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Complutense de Madrid, el Dr. Manuel García-Goñi, es necesario utilizar el método de retorno social de la inversión (SROI). “A través de un grupo de expertos multidisciplinar hemos podido identificar medidas que podrían tomarse para optimizar la prevención secundaria de fracturas por fragilidad. Y, además, cuantificar el retorno económico para la sociedad de su implementación«, asegura el catedrático.

Dr. García-Goñi: “Hemos podido identificar medidas que podrían tomarse para optimizar la prevención secundaria de fracturas por fragilidad. Y cuantificar el retorno económico para la sociedad de su implementación»

Por otro lado, los autores del estudio destacan la importancia de crear Unidades de Coordinación de Fracturas (FLS) en todos los hospitales; así como armonizar Guías de Práctica Clínica, la adhesión a los registros de fracturas o un mayor esfuerzo en campañas de sensibilización. Estas serían las cuatro acciones más relevantes que permitirían mejorar este abordaje.

La implementación de estos cuatro puntos permitiría obtener beneficios sustanciales tanto desde la perspectiva clínica como económica; reduciéndose el número de fracturas, mejorando la calidad de vida de los pacientes y disminuyendo la mortalidad asociada. Además, desde la perspectiva económica, cualquiera de estas acciones de manera individual supone retornos de la inversión positivos”, señala el Dr. García-Goñi. En este sentido, el fomento de FLS es la acción “más eficiente y que obtendría un mayor retorno social”, llegando hasta los 28,69 euros por cada euro invertido.

El Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC), contabilizó más de 50.000 fracturas de este tipo en España entre 2017 y 2020

Otro factor determinante para una gestión eficaz y una planificación sobre la patología es la existencia de datos de calidad sobre osteoporosis y fracturas por fragilidad. Así, es fundamental que estos datos estén disponibles para poder analizarlos. De hecho, el Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC), contabilizó más de 50.000 fracturas de este tipo en España entre 2017 y 2020. Además, estas fracturas suponen la mayor carga clínica, social y económica de todos los tipos de fracturas osteoporóticas.

Según comenta la Dra. Teresa Pareja, del Servicio de Geriatría del Hospital de Guadalajara, “necesitamos optimizar la prevención de una segunda fractura por fragilidad en aquellos pacientes que, a causa de una osteoporosis grave, ya han tenido un primer episodio de fractura. Por eso, es necesario establecer un proceso asistencial que permita una mejora en el abordaje de estos pacientes con mayor riesgo a través de equipos multidisciplinares”.

Noticias complementarias