Inicio ASP Dr. Francisco Pajuelo (Novo Nordisk): “El 80% de los adolescentes obesos lo...

Dr. Francisco Pajuelo (Novo Nordisk): “El 80% de los adolescentes obesos lo seguirán siendo de adultos”

adolescentes-obesos-adultos

..Juan Pablo Ramírez.
..Cristina Cebrián (Fotografía y vídeo). 

Un tercio de los adolescentes en España padece sobrepeso u obesidad. Se trata de un momento clave de la vida en el que hay que actuar para evitar enfermedades a corto plazo. Así lo explica el director médico de Novo Nordisk, el Dr. Francisco Pajuelo. En una entrevista con iSanidad, recomienda adoptar medidas para evitar que los adolescentes obesos pasen a la edad adulta con esta patología.

Se estima que en 2030 habrá 1.000 millones de personas obesas en todo el mundo. ¿Cuáles son los principales retos para esta enfermedad?
Los retos son muy variados. En primer lugar, la obesidad, más que una pandemia, es un problema de salud pública. Estamos hablando de que en España puede llegar a más de la mitad de la población. Un 20% presenta obesidad y alrededor de un 30% sobrepeso. Son cifras con una gran repercusión. La obesidad es una enfermedad que, a su vez, causa otras patologías y las complica.

También hay otro reto que tiene que ver con la propia percepción de la enfermedad por parte de las personas que la sufren, la sociedad y los profesionales sanitarios. Todavía la obesidad no es reconocida como una enfermedad, sino que es considerada como un mal hábito. Se percibe como un problema que es responsabilidad de la persona y que realmente es ella la que tiene que solucionarlo. No hay una conciencia de enfermedad por la que haya que luchar. El reto es multidisciplinar y complejo.

“Un 20% de los adolescentes son obesos y alrededor de un 30% presenta sobrepeso. Son cifras con una gran repercusión”

¿Qué papel juega la hormona GLP-1 a la hora de conseguir estimular una pérdida de peso?
Juega varios papeles. El primero sería más a corto plazo, más inmediato que es el enlentecimiento del vaciamiento gástrico. Es decir, esta hormona ayuda a que el contenido del estómago se vacíe más lentamente. A más largo plazo, su función es a nivel del sistema nervioso central. Es una hormona que ayuda a reducir el apetito. Las personas con obesidad tienden a reducir la ingesta y, por tanto, su balance entre ingesta y consumo calórico es más favorable.

adolescentes-obesos-adultos

¿Que supondría para médicos y pacientes adolescentes la financiación de liraglutida dentro del Sistema Nacional de Salud?
Sería un paso muy importante. Los retos para el tratamiento de la obesidad son variados y complejos. Todas las medidas que se puedan adoptar para favorecer el acceso a tratamientos para estas personas serían muy favorables. La obesidad en adolescentes es un caso muy concreto. Estamos hablando de una patología cuya prevalencia se ha duplicado a nivel mundial.

En España, aproximadamente un tercio de los adolescentes tienen sobrepeso u obesidad. Y lo que preocupa más: cuando un adolescente es obeso, las posibilidades de que siga siendo obeso en la edad adulta superan el 80%. Por tanto, cualquier acción que se pueda hacer en este colectivo para evitar que sea obeso a largo plazo y que aparezcan esas complicaciones de las que hablábamos antes son muy bienvenidas. Y una de ellas es el favorecer el acceso a estos medicamentos. Conseguir el reembolso para esta población, sin duda, sería una acción muy positiva.

“La hormona GLP-1 juega dos papeles. A corto plazo, el enlentecimiento gástrico; a largo, reduce el apetito”

¿En qué áreas de investigación sobre obesidad trabaja actualmente Novo Nordisk?
Para Novo Nordisk, la obesidad es uno de los grandes pilares sobre los que centramos nuestra investigación. Es una de las patologías más prevalentes a nivel mundial sobre las que creemos que podemos traer más beneficios para la sociedad. Además de liraglutida ya comercializado, tenemos otros análogos de GLP-1 ya en fase de registro, relativamente cerca de llegar al mercado europeo y más concretamente al español. Alguno ya está comercializado en Estados Unidos.

No es una patología en la que vayamos a apostar con una sola molécula. Contamos en nuestro programa de desarrollo con varias moléculas que esperamos que puedan completar las alternativas que tienen los médicos para tratar a estas personas a lo largo de las próximas décadas.

adolescentes-obesos-adultos

¿Cómo varía el perfil del paciente a la hora de utilizar una molécula u otra?
Varía en función de las características personales del paciente. Por ejemplo, habrá moléculas que se puedan administrar de forma oral y otras por vía parenteral. Unas lograrán una mayor pérdida de peso. Al final, habrá que adaptar las características personales del paciente, su nivel de riesgo, de obesidad, de complicaciones…

Nos permitirá adaptar todas esas alternativas terapéuticas a los distintos perfiles del paciente, de forma que el tratamiento sea lo más individualizado, útil y, sobre todo, que el paciente llegue a completarlo.

“Conseguir el reembolso de liraglutida para la población adolescente, sin duda, sería una acción muy positiva”

Según el estudio Action Teens, el 87% de los sanitarios que tratan a adolescentes con obesidad no habían recibido formación específica. ¿Hace falta más educación para el abordaje de esta patología en adolescentes?
Sin ninguna duda. Hace falta más formación para el tratamiento de la obesidad a todos los niveles. Muchos profesionales sanitarios todavía colocan la responsabilidad, incluso la culpa, en la persona con diabetes.

En el campo de los adolescentes esto es probablemente todavía más relevante. Un tercio de ellos no se ve capaz de hablar con sus padres de estos problemas y necesitamos saber cómo dirigirnos, cómo crear ese entorno de confianza en el que ellos puedan compartir los temas que les preocupan. Como decía antes, el 80% de los adolescentes obesos lo seguirán siendo de adultos. Por lo tanto, actuar a ese nivel es importantísimo ya desde un punto de vista social.

Para entender la obesidad ¿qué importancia tiene también comprender científicamente lo que ocurre en el cerebro de estas personas?
Es importantísimo. Nos falta mucho por conocer sobre cómo funciona de forma detallada el mecanismo de control de la ingesta, del apetito, de la satisfacción, y, por tanto, de todo lo que está relacionado con la ingesta de alimentos. Pero cuanto más conocemos, más posibilidades tenemos de actuar sobre esos tratamientos, sobre esas vías. Por lo tanto, seguir investigando mecanismos será lo que nos permita tener un abordaje lo más completa, sostenible y beneficioso posible para estas personas.

Noticias complementarias