Inicio ASP Patient Journey Partner, una nueva posición que apoya la transformación de la...

Patient Journey Partner, una nueva posición que apoya la transformación de la industria farmacéutica

Patient-Journey-Partner

..J.P.R.
Una figura emerge de la transformación de la industria farmacéutica. Algunas de las principales compañías del sector, como es el caso de Roche Farma, han emprendido el camino para ir más allá de su labor de investigar, desarrollar, fabricar y comercializar nuevos medicamentos con el fin de responder de manera integral a las demandas de los profesionales, los pacientes y el sistema sanitario. La nueva figura del Patient Journey Partner (PJP) da sentido a esta evolución. Su función es “identificar las necesidades que tienen los médicos y los pacientes y trasladarlas al resto de la organización en Roche”, subraya Mariano Torres, People & Culture Head de Roche Farma España, durante un coloquio organizado por iSanidad.

El PJP debe convertirse en una referencia para el médico, lo que se denomina primary point of contact. “Debe tener la capacidad de movilizar recursos, de conectar a la organización con los médicos y los pacientes para ser capaces de co-crear soluciones que den respuesta a sus necesidades”, destaca Torres.

Dr. Pedro Serrano: “Yo provengo de una época en la que la relación con la industria farmacéutica era absolutamente diferente”

Roche ha comenzado a trabajar con un enfoque denominado beyond the pill (más allá del producto), en el que el PJP y las nuevas posiciones que han ido surgiendo en la industria farmacéutica deben aunar soluciones en diagnóstico de precisión, terapias avanzadas y nuevas herramientas que permitan el manejo de las ingentes cantidades de datos que genera el paciente en su proceso asistencial. Se trata de co-crear proyectos que aporten valor y supongan una mejora en la calidad de vida de los pacientes junto a los diferentes actores del sistema sanitario, como los profesionales, gestores, administraciones, y pacientes empoderados, entre otros.

Para el desempeño de su función, el PJP debe contar con una serie de “capacidades como visión estratégica, liderazgo, influencia y movilización de recursos”, explica Javier Álvarez, Regional HealthCare Solutions Leader para la Zona Norte de Roche Farma. Una de las fortalezas que aporta una compañía como Roche al sistema sanitario es el conocimiento. Por tanto, el PJP “debe ser capaz de movilizar ese conocimiento para ponerlo al servicio de la sociedad y del paciente”, añade Álvarez. Este profesional debe contar, por un lado, con una visión de las necesidades del paciente desde el diagnóstico; y, por otro, una visión completa de su área terapéutica.

Javier Álvarez: “La pandemia ha hecho que aprendamos muy rápidamente cómo podemos ser más eficientes en la puesta en marcha y desarrollo de los ensayos clínicos para poder poner cuanto antes nuevas y más eficientes herramientas terapéuticas al servicio de los pacientes”

Este cambio de relación comienza a percibirse en los hospitales. En esta etapa antigua el contacto con el médico lo ejercía el delegado farmacéutico. “Yo provengo de una época en la que la relación con la industria farmacéutica era absolutamente diferente. Estamos en una sociedad que tiene unas necesidades especiales, al igual que los médicos. Esa relación antigua que era básicamente comercial ahora se ha transformado en una relación de mutua ayuda”, destaca el Dr. Pedro Serrano, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Regional Universitario de Málaga. Esta nueva figura “impacta en los realmente importante, en los médicos y en los profesionales sanitarios. En el último extremo, es un vértice que se dirige al paciente”, añade el Dr. Serrano.

Esta transformación a la que hace referencia el Dr. Serrano se ha materializado en proyectos concretos. En el caso del Hospital Regional de Málaga se ha puesto en marcha una estrategia de identificación, implementación e investigación de nuevos biomarcadores en Alzhéimer, esclerosis múltiple, Párkinson y enfermedades del Sistema Nervioso Central mediadas por anticuerpos. “Conseguimos trazar una ruta que ha culminado en un proyecto de colaboración público-privada y de co-creación, que creemos que va a transformar la realidad de nuestro entorno y de nuestros pacientes evidentemente”, apunta el neurólogo.

La compañía ha puesto en marcha proyectos similares en otros hospitales del Sistema Nacional de Salud. “Cada vez tenemos más ejemplos de proyectos de co-creación en cada de una de las regiones”, afirma Álvarez. En este camino, existen oportunidades de mejora.

Torres: “El Patient Journey Partner debe tener la capacidad de movilizar recursos, de conectar a la organización con los médicos y los pacientes para ser capaces de co-crear soluciones que den respuesta a sus necesidades”

Esta transformación que han iniciado compañías como Roche comienza antes de la irrupción del Covid-19. El coronavirus y el fenómeno de la digitalización han resultado claves en la aceleración del proceso. “La pandemia nos ha ayudado a conocer la complejidad de la situación en la que estamos viviendo y también la importancia de tener estas posiciones que sean referente para identificar esas necesidades”, incide Torres.

La pandemia ha impactado en el proceso de la investigación, el desarrollo y la innovación. La rápida respuesta de la industria con el lanzamiento de vacunas y antivirales ha sido el mejor ejemplo. “La pandemia ha hecho que aprendamos muy rápidamente cómo podemos ser más eficientes en la puesta en marcha y desarrollo de los ensayos clínicos para poder poner cuanto antes nuevas y más eficientes herramientas terapéuticas al servicio de los pacientes”, relata Álvarez.

Noticias complementarias