Inicio ASP Norditropin Nordiflex asegura un tratamiento flexible y preciso para los más pequeños...

Norditropin Nordiflex asegura un tratamiento flexible y preciso para los más pequeños con somatropina

Norditropin-Nordiflex

..Redacción.
El dispositivo lanzado por Novo Nordisk, Norditropin Nordiflex, cumple un año de experiencia en la práctica clínica de España. Se trata de un nuevo dispositivo con una pluma precargada para el tratamiento con somatropina (hormona del crecimiento) del retraso del crecimiento en niños que cumplen la indicación por déficit de hormona de crecimiento (DGH); niños nacidos pequeños para la edad gestacional; síndrome de Turner; insuficiencia renal crónica y Síndrome de Noonan. También sirve para adultos con DGH de inicio en la infancia o en la edad adulta.

En este sentido, el Dr. José María Gómez, endocrinólogo pediátrico del Hospital Universitario Clínico San Cecilio de Granada, ha destacado «su flexibilidad, precisión y facilidad de uso para los pacientes pediátricos con los consiguientes beneficios pronósticos que esto conlleva. La satisfacción de las familias que reciben el tratamiento favorece la adherencia al mismo, lo que, unido a la flexibilidad de su dosificación, se traduce en mejores resultados».

«Las distintas plumas de 5mg/1,5ml, 10mg/1,5ml y 15mg/1,5ml permiten dosificaciones en intervalos de 0,025, 0,05 y 0,075 mg, respectivamente, lo que permite adaptar las dosis a niños de muy distinto peso, evitando infra o sobredosificaciones«, ha aseverado el Dr. Jesús Pozo, jefe de Sección del Servicio de Endocrinología Pediátrica en el Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid. Es decir, tiene una amplia disponibilidad con «especial relevancia» en el caso de niños muy pequeños, incluso recién nacidos, con deficiencia congénita de hormona de crecimiento. Su escaso peso puede suponer un problema importante a la hora de dosificar la hormona.

En España, se estima que en torno al 3-5% de la población menor de 15 años presenta talla baja que puede estar relacionada con algún trastorno del crecimiento

Mayor adherencia vs mejores resultados
Debido a que la amplia mayoría de pacientes son niños y la terapia suele comenzar de forma temprana, entre los cuatro y cinco años, lograr una buena adherencia al tratamiento es muy complicado. Según el Dr. Pozo, «cuando unos padres se ven en la necesidad de administrar a su hijo un producto inyectable a diario, lo que esperan es eficacia, sencillez, seguridad en su empleo y generar el menor dolor posible a su hijo». Por ello, el experto asegura que «Norditropin Nordiflex ha supuesto, en todos estos aspectos, un considerable avance tecnológico, lo que favorece un mejor cumplimiento terapéutico».

La forma de administrar esta hormona suele ser en inyecciones diarias, lo que supone un reto añadido a los tratamientos en la infancia. Sara Pozas, enfermera del Hospital Marqués de Valdecilla de Santander, ha comentado que este nuevo dispositivo «admite el acoplamiento con PenMate que elimina esa angustia del pinchazo ya que contiene un ocultador de agujas con método de autoinyección automático. Por tanto, es más cómodo y sencillo”.

Dr. Pozo: «Norditropin Nordiflex ha supuesto un considerable avance tecnológico, lo que favorece un mejor cumplimiento terapéutico».

Autonomía y versatilidad
Otro aspecto importante que resaltan los expertos tras un año usándolo es la preparación del producto a administrar, «con Norditropin Nordiflex damos un importante paso hacia adelante ya que el dispositivo viene preparado con la hormona de crecimiento dentro, es decir, listo para su uso, sin requerir montaje», afirma Pozas.

«Se ha facilitado mucho el aprendizaje. La información que dar se ha reducido y tanto los padres como el niño están menos abrumados el día de la formación. Es todo mucho más rápido y sencillo. Asimismo, este dispositivo es más ligero, pequeño y manejable y, por lo tanto, más cómodo y fácil de utilizar y de que el paciente lo integre en su tratamiento diario”, apunta la enfermera». Además, señala que se trata de un dispositivo de fácil transporte y puede conservarse durante 21 días a una temperatura ambiente de hasta 25º C. «Con ello, no solo favorece la autonomía del niño, sino que es mayor la tranquilidad de los padres o familiares que están a su cuidado”, concluye Pozas.

Noticias complementarias: