Inicio ASP Cómo actuar en urgencias y emergencias ante posibles casos de sumisión química

Cómo actuar en urgencias y emergencias ante posibles casos de sumisión química

sumision-quimica

..Redacción.
Los casos de mujeres jóvenes que denuncian haber sufrido un pinchazo o una punción en alguna parte del cuerpo en locales de ocio nocturno y fiestas ya acumulan 60 denuncias en los últimos días, según datos facilitados por el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska en TVE1. El miedo a la sumisión química que facilita las agresiones sexuales, los abusos y robos se expande. Ante esta situación el Grupo de trabajo en Toxicología Clínica de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes) ha difundido una infografía que resume el protocolo de actuación en urgencias ante la sumisión química. 

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencia ha difundido una infografía que resume el protocolo de actuación en urgencias ante la sumisión química

La administración de fármacos o drogas a una persona para cometer actos delictivos o aprovecharse del consumo voluntario para cometer estos actos, se conoce como sumisión química. El protocolo enumera los indicadores que deben hacer sospechar que una persona ha sido víctima de este delito. Sufrir amnesia total o parcial con algunos flashbacks, tener recuerdo o sensación de haber mantenido relaciones sexuales y o haber sido víctima de agresión sexual, despertarse en un lugar desconocido, desnuda o con la ropa mal puesta y la presencia de fluidos desconocidos en el cuerpo, lesiones o alteracioness en zonas genitales, son indicadores.

infografia-sumision-quimica

El protocolo indica cómo deben actuar los servicios de urgencias y emergencias ante la sospecha. Según el estado clínico de la víctima, se debe administrar anticoncepción de emergencia y profilaxis frente a patógenos que causan enfermedades de transmisión sexual, como el VIH, la gonococia, clamidia, trichomonas y sífils. También vacunas de la hepatitis B y del téntanos. Además se deben tomar muestras de sangre y orina, según establezca el instituto de medicina legal de la provincia o de la comunidad.

En el proceso, el protocolo explica que los sanitarios deben dar «apoyo a la víctima, dando veracidad a su relato y evitando que tenga que repetirlo a varios profesionales». Además, se deben seguir los protocolos de agresión sexual o de sumisión química del centro o de la comunidad autónoma.

Según el estado clínico de la víctima, se debe administrar anticoncepción de emergencia y profilaxis frente a ETS y otras enfermedades infecciosas

Desde Semes señalan que las sustancias que con más frecuencia se emplean en la sumisión química son las depresoras del sistema nervioso central, de acción rápida y de corta duración. Suelen ser sustancias solubles en medio acuoso, insipidas, incoloras e inodoras. Las más comunes son el alcohol, que representa el 75% de los casos. También destacan las benzodiacepinas, «fáciles de obtener», señalan, que producen automatismo y amnesia. Hablan de gammahidroxibutirato (GBH), sustancia que «tiene un efecto rápido y desaparece pronto del organismo», y otras sustancias como cannabinoides, escopolamina o ketamina.

Los urgenciólogos recomiendan que ante la sospecha de ser víctima de sumisión química, se pida ayuda y acudan o llamen a emergencias. La víctima debe estar acompañada en todo momento y piden que se observen los síntomas. Mareos, desvanecimiento o «sensaciones que no se corresponden a las sustancias ingeridas de manera voluntaria», son motivo de alarma. Por último, recuerdan que deben denunciar.

Noticias complementarias