El 67% de los jóvenes considera que la pandemia ha tenido un impacto negativo en su salud mental

..Redacción.
Un 60% de los jóvenes considera que la pandemia ha tenido un gran impacto y ha producido cambios personales. Además, el 55,7% tiene la percepción de que estos cambios serán permanentes. Estas son algunas de las principales conclusiones del estudio «Jóvenes en pleno desarrollo y crisis pandémica. Cómo miran al futuro», elaborado por la Fundación Pfizer y la Fundación Fad Juventud. El objetivo de la investigación ha sido indagar sobre los efectos que la pandemia ha causado en la vida de los jóvenes, en concreto en los aspectos relacionadas con su salud, salud mental y el posible impacto sobre el devenir vital.

El objetivo de la investigación es indagar sobre los efectos que la pandemia ha causad en la vida de los jóvenes

Las conclusiones de este estudio están basadas en los datos de la encuesta realizada, a comienzos de este año 2022, a una muestra de 1.200 jóvenes de entre 15 y 29 años. Para el presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, «esta investigación nos parece una herramienta útil de trabajo de cara a mejorar el bienestar y la calidad de vida de los jóvenes, que son nuestro futuro». 

Por su parte, el presidente de la Fundación Fad Juventud, Ignacio Bayón, ha asegurado que «tenemos la obligación como sociedad de habilitar los mecanismos para que todos los jóvenes que están sufriendo y tienen problemas de malestar emocional puedan tener acceso a servicios de atención psicológica donde encontrar ayuda y que, claramente, son insuficientes en la actualidad».

Sin duda, la pandemia ha tenido un claro efecto en la vida de los jóvenes españoles. Una clara mayoría de chicas y chicos jóvenes creen que la pandemia les ha cambiado en algo. Además, son las mujeres las que aseguran un mayor impacto de la pandemia en sus vidas. Asimismo, expresan una mayor preocupación y gravedad en dicho impacto.

Siete de cada 10 encuestado declaran haber modificado sus hábitos de una u otra forma como consecuencia de la pandemia

Sin embargo, los encuestados consideran que la pandemia nos ha cambiado bastante o mucho y  la mayoría (56,2%) piensa que los cambios han sido para bien y que han salido mejores de la experiencia. Entre quienes señalan cambios a peor, destacan aspectos como el empeoramiento de hábitos, el empeoramiento de las relaciones con los y las demás o el hacerse más débil y vulnerable. Respecto a cambios concretos, se observa cierta ambivalencia o polarización, poniendo de relieve que la crisis pandémica ha supuesto una ruptura en la vida de los y las jóvenes. Así, 7 de cada 10 declaran haber modificado sus hábitos de una u otra forma como consecuencia de la pandemia. El 35,4% ha modificado sus hábitos a mejor y el 34,8% a peor, mientras que el 24,4% declara no haber cambiado sus hábitos de vida.

En cuanto a los cambios colectivos, se valora negativamente el impacto, sobre todo y de nuevo, en lo que se refiere a su capacidad económica. Además, las y los jóvenes han puesto en el centro de sus preocupaciones el empeoramiento de su salud mental.

Impacto en la salud mental
La salud mental está entre los aspectos más afectados negativamente por la pandemia, junto a la capacidad económica y el acceso al trabajo. El 66,8% de la juventud cree que la crisis del Covid-19 ha tenido un impacto negativo en la salud mental de las personas jóvenes. También, el 67,4% afirma que esta crisis ha afectado negativamente a su capacidad económica y el 63% a su acceso al trabajo.

El porcentaje total de adolescentes y jóvenes que presentan problemas psicológicos con cierta o mucha frecuencia en la actualidad es del 24%,

Una de las consecuencias más visibles de la pandemia ha sido el empeoramiento de la salud mental y una mayor tendencia a sufrir malestares de carácter psicológico: el porcentaje total de adolescentes y jóvenes que presentan problemas psicológicos con cierta o mucha frecuencia en la actualidad es del 24%, mientras que en 2021 era del 8,6% y en 2019 del 6,2%. Esto supone un aumento de la prevalencia de problemas de este tipo de casi 18 puntos.

La aparición de pensamientos negativos es, con diferencia, el indicador psicológico que más empeora. Las mujeres ocupan la peor posición en todos los indicadores de tipo psicológico. Asimismo, los jóvenes entre 20 y 24 años son los que más declaran aumento de frecuencia en pensamientos negativos. Casi 1 de cada 3 jóvenes cree que nada tiene arreglo, que todo irá a peor y cree que es un fracasado/a.  Por otra parte, 1 de cada 4 jóvenes cree que es una carga para los demás y que la vida es una carga inútil.

Casi 1 de cada 3 jóvenes cree que nada tiene arreglo, que todo irá a peor y cree que es un fracasado

Antes de la pandemia, el 40% nunca había experimentado problemas psicológicos o de salud mental, una cifra que en la actualidad se ha reducido hasta el 30,8%, casi 10 puntos menos. Una constante de todo el análisis es que las mujeres muestran peores datos, no sólo por la mayor tendencia al empeoramiento sino por la mayor frecuencia de malestares psicológicos. Parece que la pandemia, al menos en el plano de la salud mental, ha afectado más a las mujeres.

El estado de ánimo muestra un empeoramiento a nivel global: 4 de cada 10 jóvenes señala que el estado de ánimo se mantiene estable, con una cifra similar (36,7%) que asume un empeoramiento como consecuencia de la pandemia. Este empeoramiento parece ser más agudo entre las mujeres: la mitad declara que su estado de ánimo ha empeorado, cosa que sólo ocurre al 30% de chicos.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en