Inicio ASP Francesc Abella (AEDE): «La tecnología va un paso por delante, y al...

Francesc Abella (AEDE): «La tecnología va un paso por delante, y al clínico le cuesta un tiempo creer que se puede hacer mejor»

Precongreso-AEDE

..Redacción.
Francesc Abella es responsable del Curso Precongreso del 42º Congreso Nacional de Endodoncia, organizado por la Asociación Española de Endodoncia (AEDE). En una entrevista con iSanidad Abella ha explicado cuáles son las principales aportaciones realizan las tecnologías CAD/CAM en el campo de la endodoncia. En este sentido, Francesc Abella ha señalado que «la tecnología va un paso por delante, y al clínico le cuesta un tiempo creer que se puede hacer mejor. Sin embargo, el potencial es muy grande y hay que estar preparados y dispuestos para aprenderlo».

El 42 Congreso AEDE arranca este año con el Curso precongreso sobre endodoncia digital que imparte. ¿A qué tipo de profesionales está dirigida esta sesión?
El curso está dirigido a cualquier perfil de odontólogo que tenga inquietud en mejorar y/o hacer más predecibles sus tratamientos endodónticos mediante un flujo digital completo. El principal objetivo del Curso precongreso es proporcionar las herramientas necesarias para que el odontólogo pueda iniciarse en la planificación digital ante diferentes escenarios de forma sencilla y práctica.

El curso precongreso AEDE tiene como objetivo es proporcionar las herramientas necesarias para que el odontólogo pueda iniciarse en la planificación digital ante diferentes escenarios 

¿Qué pueden aportar las tecnologías CAD/CAM en el campo de la endodoncia, tanto quirúrgica como no quirúrgica?
Actualmente, las principales aplicaciones CAD/CAM en el campo de la endodoncia son el diseño y la fabricación de férulas guiadas para conductos calcificados y cirugía apical, así como diferentes herramientas para el autotrasplante dental. Sin embargo, cabe destacar que cada año salen nuevas aplicaciones o diseños ante los diferentes retos endodónticos.

Según mi opinión, el punto clave pasa por saber dominar un software de planificación y conocer sus límites. No obstante, este punto nunca puede disociarse de realizar un buen diagnóstico y tener un amplio conocimiento del entorno pulpo-periapical. Sin biología, el flujo digital tiende a perder todo su sentido.

El Curso precongreso se complementa con un Taller Práctico de Endodoncia Digital. ¿Qué temas se van a tratar durante el taller?
Estoy muy emocionado de poder realizar este tipo de taller en un Congreso tan especial como el presente. El taller pretende enseñar paso a paso el diseño de una guía para un conducto calcificado, una guía para una cirugía apical (osteotomía y resección radicular guiada) así como la segmentación de un diente. Para ello vamos a contar con un grupo muy reducido de asistentes con el objetivo que nadie se quede atrás. Lo que nos haría más felices es que todos los inscritos cuando lleguen a sus consultas el siguiente lunes puedan realizar un diseño sin ningún tipo de problema.

«Tanto clínicos como investigadores, lo que buscamos es una mayor supervivencia del diente y  la mejor endodoncia es la que no se hace», asegura 

¿Cómo cree que evolucionará el campo de la endodoncia en los próximos años?
¡Pregunta del millón! Es difícil poder hacer un pronóstico de cómo va a evolucionar nuestra especialidad en el futuro; sin embargo, hay varios temas en los que creo que tenemos que poner el foco. Algunos ejemplos de éstos podrían ser la terapia pulpar vital, la regeneración endodóntica, la utilización del láser, la realidad aumentada, la crioterapia, la inteligencia artificial, así como mejoras en la restauración de los dientes tratados endodónticamente. Tanto clínicos como investigadores, lo que buscamos es una mayor supervivencia del diente y como digo a mis alumnos, la mejor endodoncia es la que no se hace.

¿Se está aprovechando todo este potencial que nos proporciona el uso de las nuevas tecnologías? ¿Están los profesionales suficientemente formados en estas áreas?
Sinceramente, pienso que no. La tecnología siempre va un paso por delante, y al clínico de pie le cuesta un tiempo creer que se puede hacer mejor o de forma más predecible de otra manera. Estamos en una era que todo va muy rápido, y es complicado muchas veces encontrar el tiempo necesario para formarse en aspectos más técnicos o tecnológicos. El potencial es muy grande y hay que estar preparados y dispuestos para aprenderlo. En los últimos meses, he tenido la suerte de participar en varios proyectos de inteligencia artificial, ¡y es fascinante! Estoy convencido que esto sí va a marcar un antes y un después en odontología.

Noticias complementarias