Dr. Manuel Praga: «Tenemos que definir mejor el perfil de paciente de nefritis lúpica subsidiario de cada tratamiento»

Nefritis-Lúpica

..Victoria Guillén.
El tratamiento de la nefritis lúpica (NL) ha experimentado importantes avances en los últimos años. Se trata de una de las complicaciones más graves y frecuentes en los pacientes con lupus eritematoso sistémico (LES) y, aproximadamente, un 50% de los pacientes con lupus van a desarrollar NL en algún momento de su evolución. Por ello, el Dr. Manuel Praga Terete, médico especialista en Nefrología en el Hospital Universitario QuirónSalud Madrid, ha destacado en Doryos, una plataforma de conocimiento médico hecha por y para médicos, que «en pacientes con lupus debe realizarse periódicamente un análisis de orina con el fin de descartar anomalías en el sedimento urinario y una determinación de función renal».

Un 50% de los pacientes con lupus eritematoso sistémico desarrollará nefritis lúpica en algún momento de su evolución

Para el especialista, estas determinaciones deberían ser más frecuentes, al menos una o dos veces al año, en aquellos pacientes con mayor propensión a desarrollar nefritis lúpica. En concreto, pacientes con manifestaciones extrarrenales lúpicas, con intensa actividad serológica o comienzo precoz del lupus y pacientes de razas no caucásicas, entre otros. «Así, el diagnóstico de la nefritis lúpica y el diseño del tratamiento es importante que se establezca a partir de los hallazgos obtenidos en una biopsia renal. Existe consenso hoy en día de la indicación de biopsia renal en pacientes que presenten una proteinuria superior a 0.5 g/día de manera persistente, sobre todo si esta proteinuria se acompaña de alteraciones del sedimento, hematuria, leucocituria y si se observa un deterioro de la función renal no explicable por otras causas», ha señalado el Dr. Praga.

Otro de los avances experimentado en los últimos años consiste en una mejor definición de los objetivos de tratamiento de la NL. Además, los análisis estadísticos de los últimos estudios prospectivos realizados han permitido calibrar mejor la cuantía de la proteinuria deseable en cualquier paciente tratado por NL. En el estudio Maintain, se comprobó que un nivel de proteinuria de 0.7g/día o menos era el mejor criterio predictivo de una buena evolución renal a largo plazo. Según el especialista, «Actualmente, en el tratamiento de la NL debemos aspirar a que la proteinuria se reduzca al menos un 25% a los tres meses, un 50% a los seis y al año esta debe ser inferior al 0.7g/día o inferior a 0.5, que es el criterio de remisión de respuesta completa».

«Es importante realizar periódicamente un análisis de orina en pacientes con LES con el objetivo de descartar anomalías en el sedimento urinario y una determinación de función renal”

El esquema básico de tratamiento de inducción de la nefritis lúpica, recomendado por las principales guías, ha consistido en la combinación de corticoides y ciclofosfamida intravenosa o microfenolato mofetil o uno de los análogos de ácido micofenólico. «Este tratamiento inmunosupresor debe ir acompañado de hidroxicloroquina que se recomienda en todos los pacientes con NL a no ser que presenten complicaciones, principalmente oftalmológicas», ha apuntado el Dr. Praga.

Dentro de este tratamiento, uno de los cambios más importantes que se ha producido es la recomendación de esquemas de dosis reducidas de corticoides. Es importante destacar que estas dosis reducidas han obtenido la misma eficacia que dosis más altas y, además, se acompañan de menos efectos secundarios atribuibles a corticoides. “Así, se recomienda la administración de choques intravenosos de metilprednisolona los tres primeros días de tratamiento, generalmente de 250 a 500 mg/día. Después, una dosis de corticoides orales, prednisona, de 0.5 a 0.6 mg/día y con un máximo de 40mg, pero con una reducción rápida de tal manera que a las 12 semanas la dosis recomendada es de unos 5mg/día y a las a los seis meses estaríamos ya en 2.5 mg/día».

Según el Dr. Praga las dosis reducidas de corticoides han la misma eficacia que dosis más altas y se acompañan de menos efectos secundarios

Por otro lado, diferentes estudios han mostrado la eficacia de nuevos agentes terapéuticos en el tratamiento de la nefritis lúpica. Uno de estos fármacos es belimumab, un anticuerpo monoclonal contra el blitz que es un factor estimulante de los linfocitos. Estudios prospectivos previos habían demostrado que belimumab era efectivo para disminuir las complicaciones extrarrenales del lupus; Otro tipo de fármacos que ha entrado con enorme fuerza en el tratamiento de la NL son los inhibidores de la calcineurina. Así, existen publicaciones sobre el uso de voclosporina, un nuevo inhibidor de la calcineurina, en el tratamiento de la nefritis lúpica.

Finalmente, el Dr. Praga ha concluido que «hoy en día tenemos un armamento terapéutico realmente estimulante para el tratamiento de la NL. Sin embargo, todavía tenemos que definir mejor el perfil de paciente subsidiario de cada tipo de combinación. Pero, sin duda, la posibilidad de alcanzar remisiones completas está más al alcance que hace años».

Doryos
Doryos es una plataforma digital de conocimiento médico hecha por y para médicos. De todas las especialidades, desde un estudiante a un médico senior con diferentes formatos siempre audiovisuales, ágiles y atractivos. Liderado por médicos, impulsado por instituciones del sector sanitario y con un comité editorial que vela por la calidad de los contenidos.

Noticias complementarias

Opinión

Multimedia

Economía

Accede a iSanidad

Síguenos en