La vacunación antigripal previene las complicaciones cardiovasculares de la gripe

Los picos fuera de época, y una población menos inmunizada, ha puesto en alerta a expertos y autoridades sanitarias

vacunación-antigripal

Redacción.
La campaña de vacunación antigripal ha comenzado en condiciones de prepandemia. Las medidas como las mascarillas o el distanciamiento social apenas están vigentes. El virus de la gripe ha tenido una menor circulación debido a las medidas de prevención del Covid-19. Los picos fuera de época, y una población menos inmunizada, ha puesto en alerta a expertos y autoridades sanitarias. Se prevé una epidemia de gripe más precoz y más intensa.

El Dr. Iván Sanz Muñoz, responsable científico y de vigilancia virológica del Centro Nacional de Gripe de Valladolid, ha cañificado de inédita esta situación, en un comunicado de Sanofi. “La dinámica gripal que tuvimos en la temporada 2020-2021 fue totalmente inusual, con una circulación muy pobre del virus, prácticamente sin detecciones en el laboratorio. En el año 2021-2022 el comportamiento también fue anómalo, produciéndose una epidemia que, si bien fue de intensidad baja, fue muy duradera. La gripe circuló ininterrumpidamente desde noviembre de 2021 hasta ahora mismo, que estamos inmersos en la siguiente epidemia (noviembre 2022). Ahora mismo, estamos en epidemia dos meses antes de lo habitual. Esto corrobora que la gripe ha adquirido, al menos momentáneamente, un patrón de circulación que dista bastante de lo que normalmente hace”.

“La pandemia ha producido un claro cambio de patrón en el comportamiento de la gripe y otros virus respiratorios”

El Dr. Sanz ha señalado que las medidas restrictivas han sido el causante de este comportamiento anómalo. “Las mascarillas y el distanciamiento social no solo afectan al Covid-19, sino al resto de virus que se transmiten por vía respiratoria. Las barreras impiden que los virus se transmitan y en cuanto se disminuye el uso de las mismas, los virus vuelven a la carga». El doctor anunciaba que aún queda tiempo para que los virus respiratorios adquieran su antiguo patrón de circulación, pero que se irá reestableciendo la normalidad.

La gripe gana terreno al Covid-19
Los datos aportados por el Instituto Carlos III de Madrid, muestran los primeros indicios de un cambio de tendencia. Hay una mayor tasa de positividad de la gripe, que se sitúa en el 11,5%, frente al Covid-19, con un 8,9%. Los expertos remarcan la importancia de protegerse para evitar complicaciones graves que pueden desencadenar en un mayor número de hospitalizaciones.

El Dr. Alberto García Lledó, jefe del Servicio de Cardiología en Hospital Universitario Príncipe de Asturias, remarcó que cada año aumenta la mortalidad en otoño e invierno. «Todos los inviernos tenemos las urgencias saturadas, nos quedamos sin camas en los hospitales y se llenan los centros de salud. Todo eso es consecuencia de la gripe, y parece algo más serio que un resfriado. Es importante ser conscientes de que no sólo es importante que se vacunen las personas de riesgo, sino también quienes las cuidan y acompañan».

“El virus de la gripe es capaz de desencadenar infartos de miocardio y ataques cerebrales; las personas vacunadas sufren menos episodios de esas enfermedades”

La vacuna antigripal reduce el riesgo cardiovascular
El riesgo de sufrir un infarto de miocardio durante la semana posterior a una infección por gripe puede aumentar hasta diez veces. Además, las posibilidades de sufrir un ictus aumentan hasta ocho veces durante la misma semana. La población de mayor edad es la más vulnerable frente a las complicaciones de la gripe. Para prevenir estas complicaciones, varias investigaciones recientes confirman el efecto de la vacuna antigripal en la reducción del riesgo cardiovascular.

Un estudio publicado en Neurology5 por científicos españoles señala que la vacuna reduce en un 12% el riesgo de sufrir ictus de tipo isquémico. Esta protección se daría durante todo un año para los vacunados. Se analizaron 14.000 casos de ictus relacionados con más de 71.000 pacientes con características similares que no habían sufrido este tipo de eventos. Los datos procedían del sistema nacional de salud español entre 2001 y 2015, con registros de pacientes de entre 40 y 99 años.

«Al separar los distintos tipos de ataques cerebrales, hemos identificado que en el ictus de tipo isquémico, se aprecia un efecto protector moderado, pero consistente y muy prolongado en el tiempo de la vacuna de la gripe para reducir estos ataques cerebrales. Este efecto protector se aprecia en las personas con enfermedades cardiovasculares previas o en las que tienen factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión o la diabetes», señaló el Dr. García Lledó.

En esta línea, un estudio multidisciplinar publicado en el Journal of the American Heart Association (JAHA, por sus siglas en inglés) por el mismo equipo español de investigadores confirma la eficacia de la vacuna de la gripe en la reducción del riesgo de infarto de miocardio para las personas mayores de 60 años. Esta investigación sugiere que la gripe tiene un papel decisivo en la ruptura de las placas de ateroma que causan el infarto.

Opinión

Multimedia

Especiales

Atención primaria

Sanidad privada

iSanidadental

Anuario

Accede a iSanidad

Síguenos en