Inicio ASP Descubren que los lípidos de origen natural pueden actuar como potentes antiinflamatorios...

Descubren que los lípidos de origen natural pueden actuar como potentes antiinflamatorios frente a enfermedades infecciosas

Compartir

..Cristina Cebrián.
Un grupo de investigadores del Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas de Estados Unidos (NIAID, por sus siglas en inglés) ha llevado a cabo una investigación que podría suponer un gran avance para las terapias antiinflamatorias. Se trata del hallazgo de un lípido de origen natural, un ácido graso céreo que es utilizado por una bacteria que provoca enfermedades para alterar la respuesta inmune del huésped y aumentar así las posibilidades de infección. Por lo tanto, podrían haber encontrado una potente terapia antiinflamatoria contra enfermedades bacterianas y virales.

Han encontrado una forma de de la fosfatidiletanolamina lipídica que está presente en la bacteria y que reducía la inflamación provocada tanto por la bacteria tularemia como por el virus de la fiebre del dengue

En estudios anteriores se descubrió que los lípidos ayudan a la bacteria ‘Francisella tularensis’, causante de la enfermedad infecciosa tularemia, a eliminar la inflamación del huésped al infectar células humanas y de ratones. En este nuevo estudio, publicado en la revista científica ‘Journal of Innate Immunity’, los investigadores del NIAID han encontrado una forma de de la fosfatidiletanolamina lipídica (PE) que está presente en la bacteria. La composición de PE que se encontró en la bacteria F. Tularensis es distinta de la PE encontrada en otras bacterias. De hecho, tras varios experimentos de cultivo celular, los científicos encontraron que la forma natural y sintética de la PE reducía la inflamación provocada tanto por la bacteria tularemia como por el virus de la fiebre del dengue.

Infección por tularemia y dengue
La tularemia es una enfermedad potencialmente mortal que se transmite a los humanos a través de la picadura de mosquitos, garrapatas o la llamada mosca del venado. Aunque se puede tratar con antibióticos es difícil de diagnosticar, principalmente porque la bacteria tularensis consigue suprimir la respuesta inmune de los humanos. El dengue, que se expande principalmente por medio del mosquito ‘Aedes aegypti’, no suele ser mortal aunque normalmente presenta fiebre alta, dolor de cabeza intenso y dolor en todo el cuerpo. Actualmente no existe un tratamiento específico para tratar esta enfermedad.

Los investigadores probaron en el laboratorio los lípidos naturales y sintéticos en células humanas infectadas por el virus del dengue

Tras identificar la PE como el lípido que altera la respuesta inmune, los autores de esta investigación, liderada por Catharine Bosio, jefa de la Sección de Inmunidad de Patógenos Pulmonares del NIAID; empezaron a considerar todo su potencial terapéutico y desarrollaron lípidos sintéticos (PE2410 y PEPC2410) que facilitasen las labores de estudio, ya que la bacteria F. tularensis es altamente infecciosa y supondría un riesgo trabajar con ella. Tras este paso, verificaron que ambos lípidos sintéticos también suprimieron la respuesta inmune cuando se produjo la infección de células de ratón y humanas en el laboratorio.

Existen varios tipos de infecciones virales que implican una respuesta inflamatoria no restringida, por lo que los investigadores probaron en el laboratorio los lípidos naturales y sintéticos en células humanas infectadas por el virus del dengue. Ambas versiones inhibieron la respuesta inmune en comparación con la respuesta inmune observada en células infectadas pero no tratadas. Tras estos trabajos, los autores quieren seguir investigando cómo actúa la F. tularensis en la respuesta inmune. Esperan también que sus hallazgos sirvan para desarrollar terapias antiinflamatorias potentes y de amplio espectro.

Artículos relacionados