Inicio ASP Masters y tesis, el final de una generación de políticos mediocres

Masters y tesis, el final de una generación de políticos mediocres

Compartir

..Luis de Haro. Director general de iSanidad.
Las dudas por el plagio de la tesis de PEdro Sánchez es el final de una escalada mediática sin precedentes. La masteritis, la tesitis y la cursitis en general se han convertido en los protagonistas de la política. Sánchez defendió los estudios de Montón, que se fue por plagiar su TFM (trabajo fin de master), y ahora no tiene argumentos ni para atacar a Casado ni para defenderse a sí mismo. Las acusaciones de plagio son un boomerang que va cortando cabezas. El presidente tiene la posibilidad de acabar con esta generación de políticos mediocres.

¿Sería mejor tener políticos de carrera o políticos con carrera profesional interrumpida para hacer política? La actualidad y los casos de Francisco Camps, Carmen Montón, Cristina Cifuentes, Pablo Casado, Pedro Sánchez o Begoña Gómez (mujer del presidente del Gobierno) no dejan duda sobre la respuesta correcta: con los políticos profesionales de hoy en día siempre tendremos más de lo mismo.

La ‘masteritis’ es un problema que está apareciendo en estos personajes sin historia profesional pero con ambición política

En el Congreso y en el Senado, en las administraciones y en muchas empresas públicas, hay personas que no tienen ni formación universitaria, ni experiencia profesional y que tienen que rellenar su Curriculum con clases en la universidad, masters o cualquier otro título “sin valor real”. La masteritis es un problema que está apareciendo en estos personajes sin historia profesional pero con ambición política. La aparición de las nuevas generaciones de partidos de diferentes signos provoca estos problemas.

“No todos somos iguales”
Las palabras de Carmen Montón en su penúltima comparecencia parece que fueron premonitorias. Hay cientos de miles de estudiantes en España que una vez terminada su carrera universitaria hacen un master para mejorar su capacitación. Esto significa ir a clase, estudiar, preparar casos, hacer exámenes, hacer presentaciones, presentar trabajos fin de master, tesis… con largas tardes de trabajo, fines de semana frente al ordenador o noches “demasiado cortas”.

Hacer un master para mejorar la capacitación personal significa ir a clase, estudiar, preparar casos, hacer exámenes, hacer presentaciones, presentar trabajos fin de master o tesis… con duras tardes de trabajo, fines de semana frente al ordenador o noches “demasiado cortas”

Todos estos estudiantes que hacen “correctamente” sus carreras y sus masters son diferentes, tienen preocupación por su futuro, basado en su esfuerzo, valía y dedicación. Efectivamente son diferentes a los políticos de carrera, esos que nunca han tenido que dar cuentas a un jefe o a un cliente.

Estos nuevos políticos, de corto recorrido profesional, parece que hacen sus masters y sus carreras para “paralizar” el tiempo y mantenerse en la poltrona, bajo la sombra del partido. Habría que ser más exigentes con la formación y experiencia de nuestros políticos y también con sus resultados.

Artículos relacionados