Inicio ASP El carácter pionero de la hematología

El carácter pionero de la hematología

Compartir

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Los hematólogos siempre han exhibido un carácter pionero. Allá por el año 1958, abrieron el camino de la inmunooncología con el primer trasplante de médula ósea para el tratamiento de la leucemia. Hay que reconocer que el primero en aplicar esta técnica fue un oncólogo, el Dr. francés Georges Mathé, pero con el paso de los años los hematólogos la han ido perfeccionando. Es uno de los grandes ejemplos de los beneficios que ha traído la colaboración entre oncólogos y hematológos.

Poco a poco la inmunooncología ha ido generando más esperanza y calidad de vida a muchos pacientes afectados de cáncer. De hecho, el primer anticuerpo monoclonal, el rituximab, tuvo también fines hematológicos. Fue utilizado para el tratamiento de tumores no Hodgkin del sistema linfático. Casi 20 años después este grupo de medicamentos ya no solo se utilizan en tumores hematológicos, sino en tumores sólidos y en otras enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, la psoriasis o la hipercolesterolemia familiar, entre otras patologías.

Los hematólogos han dado ahora una nueva vuelta de tuerca a la inmunooncología con las terapias CART

La trascendencia de la inmunoterapia se consolida, especialmente después de que James Allison y Tasuku Honjo fueran reconocidos con el Nobel de Medicina hace solo unos días. Los hematólogos han dado ahora una nueva vuelta de tuerca a la inmunooncología con las terapias CART. Los tratamientos ya están disponibles en Estados Unidos para los pacientes. La Agencia Europea del Medicamento ya ha dado su visto bueno. Ahora solo queda que los estados fijen el precio rembolso. En el caso de España, los hematólogos han comenzado el desarrollos de CART académicas con el objetivo de ofrecer mayores alternativas a los pacientes. De momento, han demostrado eficacia contra la leucemia linfoblástica aguda y linfoma B difuso de células grandes, pero sus aplicaciones pueden alcanzar otras enfermedades oncológicas el futuro.

Otra prueba más de este carácter pionero de los hematólogos es la Alianza Harmony. Un proyecto europeo para la aplicación del big data en tumores hematológicos. El proyecto nace con el objetivo de recoger datos clínicos, biológicos y genómicos de 100.000 pacientes. El potencial es espectacular. La posibilidad de cruzar estos datos con éxito serviría para mejorar el diagnóstico y los tratamientos ya no solo de los tumores hematológicos. Los resultados servirán para que otras especialidades se sumen a hacer lo mismo y acercar más a España a la medicina personalizada de precisión.

Artículos relacionados: