Inicio ASP Troncalidad e incertidumbre de los residentes de Medicina Familiar, a examen en...

Troncalidad e incertidumbre de los residentes de Medicina Familiar, a examen en el 40º Congreso SEMERGEN

Compartir

..Cristina Cebrián. Palma de Mallorca
La situación de la troncalidad sigue en pausa y los residentes de Atención Primaria (AP) muestran su preocupación sobre las competencias que consideran esenciales para su formación, los itinerarios formativos y los sistemas de evaluación que le parecen más objetivos en el periodo de formativo troncal y específico de Medicina Familiar y Comunitaria. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) consciente de esta llamada a la acción, organizó una mesa sobre troncalidad durante el 40º Congreso SEMERGEN. Moderada por el doctor Juan Carlos Romero, vocal de la Junta Directiva Nacional de SEMERGEN del área de Médicos Jóvenes y Residentes, el debate se centró en revisar el posicionamiento actual de la Comisión Nacional de la Especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria (MFyC) y las demandas que se hacen desde las sociedades médicas de Atención Primaria.

Dr. Romero: “El futuro modelo de la troncalidad debería ser garante de la calidad de la atención pública para nuestros pacientes, pero la visión actual no tiene en cuenta a los profesionales de la Atención Primaria”

Es un momento clave para la viabilidad social y económica del modelo sanitario en España. Las decisiones que tomemos respecto al posicionamiento de la Atención Primaria (AP) en el Sistema Nacional de Salud garantizará dicha viabilidad o dará paso a un sistema privado donde la protección a la salud se verá afectada”, destacó el Dr. Romero. Con respecto al futuro modelo de la troncalidad, el doctor consideró que “debería ser garante de la calidad de la atención pública para nuestros pacientes, pero la visión actual no tiene en cuenta a los profesionales de la Atención Primaria, capacitados para ofrecer una visión global, biopsicosocial y eficiente para el sistema”. Y es que, según sentencia, “el Ministerio Sanidad sigue apostando por un modelo hospitalocentrista y, por eso, consideramos que es hora de situar a la AP en su lugar”.

Situación de incertidumbre
Como denunció el vocal de SEMERGEN del área de Médicos Jóvenes y Residentes, “estamos en una situación de incertidumbre”; y es que, “a día de hoy no sabemos si finalmente las reivindicaciones y demandas de la Comisión Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria y el Foro de Atención Primaria serán atendidas y reflejadas en el nuevo borrador del Real Decreto de Troncalidad”.

“No sabemos si finalmente las reivindicaciones y demandas de la Comisión Nacional de Medicina Familiar y Comunitaria y el Foro de Atención Primaria serán atendidas”

Desde SEMERGEN exigen que la AP sea la que lidere el tronco médico, por dos motivos fundamentales. Según explicó el Dr. Romero, “tenemos una experiencia muy importante en el modelo de formación tutor-residente, vertebrado a través de las 102 Unidades Docentes que disponemos en España; y, además, gozamos de esa visión integral necesaria para que los pacientes vivan con la mayor calidad en un contexto familiar y comunitario, atendiendo a sus necesidades desde el punto de vista más eficiente posible, y así garantizar el futuro de sistema sanitario”.

Los jóvenes residentes se juegan su futuro
Atendiendo a las novedades previstas en la formación sanitaria especializada de los próximos años, “resulta imprescindible valorar el impacto que estas medidas podrían tener en nuestra especialidad, sus ventajas e inconvenientes”, señaló el Dr. Alberto Kramer Ramos, médico residente de tercer año de Medicina Familiar y Comunitaria y vocal residente en la Comisión Nacional de la Especialidad (CNE).

Dr. Kramer: Cambiar de un modelo a una Troncalidad que no tiene asentadas sus bases podría suponer un riesgo vital para la formación del residente

Existen muchas incógnitas que pueden afectar de manera directa a los residentes. Por un lado está la posición de Medicina Familiar y Comunitaria dentro del tronco médico; por otro, el contenido del nuevo programa y sus deficiencias, la falta de prioridades entre competencias, la ausencia de AP dentro del entorno formativo específico, la escasa definición de la rotación en el centro de salud, el escaso abordaje integral y enfoque biopsicosocial de los pacientes, el futuro de las Unidades Docentes, los criterios de evaluación, entre otros. En definitiva, “estamos expectantes ante todos aquellos cambios que están sin respuesta o que no están bien aclarados en el nuevo programa que se está ultimando”, apunta el Dr. Kramer.

Para este médico residente, “el cambio de modelo en la formación médica a nivel nacional supondría una revolución no conocida hasta ahora. Cambiar de un modelo que tiene reconocimiento a nivel europeo desde que se implantó en el año 2005 a una Troncalidad que no tiene, a día de hoy, asentadas sus bases sobre buen cimiento podría suponer un riesgo vital para la formación del residente, a menos que se solidifiquen esas bases”, sentenció el Dr. Kramer.

Artículos relacionados