Inicio ASP El papel de los directivos de la salud es fundamental en la...

El papel de los directivos de la salud es fundamental en la prevención, detección precoz y tratamiento del cáncer

joaquin-estevez

..Redacción.
Prevención, detección precoz y diagnóstico preciso, tratamiento eficaz y eficiente, acceso a la innovación y atención integral a los pacientes son los pilares de la calidad y la eficiencia en Oncología. Con motivo del Día Mundial del Cáncer, Sedisa reconoce el papel de los Directivos de la Salud, junto con la labor de los profesionales sanitarios. “En tanto en cuanto la gestión sanitaria es fundamental para la calidad y la eficiencia del sistema sanitario, el papel de los Directivos de la Salud es clave en la prevención mediante la materialización de políticas de salud pública, así como en la detección precoz, mediante el desarrollo de campañas de screening, y en el diagnóstico preciso, a través de la implementación de la tecnología sanitaria”, explica Joaquín Estévez Lucas, presidente de Sedis y Fundación Sedisa.

Sedisa con motivo del día Mundial del Cáncer reconoce el papel de los Directivos de la Salud y la labor de los profesionales sanitarios

Según el Informe Las cifras del cáncer en España 2020, editado por SEOM, el número de nuevos casos de cáncer diagnosticados alcanzará los 277.394. Esta cifra es muy similar a la del año anterior, donde se diagnosticaron 277.234 de casos. Además, este año habrá 160.198 nuevos casos de cáncer en hombres y 117.196 en mujeres, frente a los 161.064 y 116.170 respectivamente del 2019. “El envejecimiento de la población y los hábitos de vida no saludables están conllevando un aumento de pacientes con alguna enfermedad oncológica”, explica Estevez. “No obstante, la innovación terapéutica conseguida en los últimos años ha supuesto un gran salto en la curación del cáncer. Esta situación supone la necesidad de la gestión eficaz y eficiente de dicha innovación Asimismo, la transformación de la gestión de los pacientes, evolucionando a la atención de largos supervivientes, con integración sociosanitaria y entre niveles asistenciales, garantizando la continuidad asistencial”.

Respecto a la innovación, el sistema sanitario debe solucionar dos grandes retos: valorar la innovación más allá del coste y financiarla. Y es que nos encontramos intereses y posturas diferentes entre todos los agentes que componen el sector de la salud. En palabras de Joaquín Estévez Lucas, “las compañías necesitan mantener el negocio para mantener, su actividad investigadora; las administraciones sanitarias luchan contra la falta de sostenibilidad y solvencia y ven la innovación como gasto y no como inversión con una visión cortoplacista; los pacientes quieren ser tratados con la terapia más eficaz, y los clínicos, en una continua formación científica, tienen el compromiso de ofrecer a sus pacientes lo mejor”.

Joaquín Estévez: “Las compañías necesitan mantener el negocio para mantener su actividad investigadora”

Ante esta situación, los directivos de la salud y gestores sanitarios, en la mesogestión, se enfrentan a una factura de farmacia hospitalaria muy alta, siendo éste el punto más complicado de cumplir en cuanto a la cifra objetivo implantada, sin normalmente negociar, por parte del servicio regional de salud en el marco de los contratos de gestión que se firman de forma anual. “En dichos contratos gestión no se tiene en cuenta la llegada e incorporación de nuevas terapias o tecnologías innovadoras. Al revés, la cifra de este objetivo se fija en base al fijado el año anterior

Para hacer frente a todo ello y gestionar con calidad y de forma eficiente, el directivo debe tener un perfil profesionalizado, con formación y experiencia, que le permita liderar la transformación del sistema para poder hacer más accesible, de forma rápida y equitativa, la innovación. “Esto obliga al directivo a conocer la innovación; medir para conocer resultados, lo que facilitará dejar de hacer cosas y poder reinvertir en lo verdaderamente eficiente; implementar la innovación estratégica en la gestión sanitaria para obtener ahorros y calidad y reinvertir, de nuevo, en procesos y productos innovadores que aporten al paciente; conocer la visión de los clínicos y compartir con ellos las necesidades de la gestión, facilitando al mismo tiempo la investigación y la formación, y conocer la visión de los pacientes sobre qué significa para ellos la innovación, cómo viven el proceso en el hospital, etcétera”.

Noticias complementarias: