Inicio ASP El proyecto Naviphy acerca más la medicina personalizada a la cirugía maxilofacial

El proyecto Naviphy acerca más la medicina personalizada a la cirugía maxilofacial

cirugía-maxilofacial-medicina-personalizada

..J.P.R.
..Cristina Cebrián (fotografías y vídeo).

La cirugía oral y maxilofacial ha sido una de las especialidades pioneras en la aplicación de la medicina personalizada. La compañía tecnológica GMV ha impulsado el proyecto Naviphy que trata de resolver algunas de las limitaciones con las que trabajan los cirujanos. El presidente electo de la Sociedad Española de Cirugía Oral y Maxilofacial de Cabeza y Cuello (Secom CyC), el Dr. José Luis Cebrián, destaca tres durante un coloquio organizado por iSanidad.

“La limitación más importante radica en que seguimos tratando en estático, no en dinámico. Predecir cómo se va a comportar una estructura desde el aspecto dinámico es otra de esas limitaciones. Necesitamos ser un poquito más precisos, aunque tenemos precisión ya casi milimétrica. El tercer punto es que somos capaces de predecir cómo va a quedar el hueso, pero no sabemos bien cómo van a responder las partes blandas”, explica el Dr. Cebrián.

Hasta ahora el cirujano maxilofacial ha trabajado en 2D cuando la cara es una estructura tridimensional. El proyecto Naviphy facilita una planificación virtual preoperatoria. “Sin esta herramienta, teníamos una serie de métodos más domésticos para reconstruir una región o grandes áreas de la cara, pero ahora somos más predictibles, sobre todo, en el campo de la cirugía ortognática”, señala el presidente de Secom CyC, el Dr. Florencio Monje.

Dr. Cebrián: La cirugía oral y maxilofacial ha sido una de las especialidades pioneras en la aplicación de la medicina personalizada

En las intervenciones de reconstrucción, el cirujano siempre había puesto mayor atención en la parte ósea, pero encuentra mayores dificultades a la hora de predecir cómo va a responder el tejido blando. “Hay fórmulas que aparecen en artículos científicos. Cada milímetro que adelantamos el mentón, en los tejidos blandos probablemente sea 0,3 o 0,4. Son una serie de reglas matemáticas que no siempre se cumplen”, insiste en el Dr. Monje. Los programas de navegación están cambiando la forma de trabajar de los cirujanos maxilofaciales. “Disminuye el tiempo de isquemia de un colgajo, la duración de la cirugía, la morbilidad… Todo eso es calidad de vida para el paciente”, insiste el Dr. Almeida.

La posibilidad de conocer cómo van a reaccionar los tejidos blandos supone una ventaja no solo para el médico, sino también para el paciente. “El estigma facial condiciona su calidad de vida y la forma de relacionarse con la gente”, advierte el secretario general de Secom CyC, el Dr. Fernando Almeida. La posibilidad de trabajar en 3D supone un impacto en el día a día del paciente, pero aún existe margen de mejora. “Tenemos que unirnos a la industria para trabajar junto en proyectos y mejorar”, añade el Dr. Almeida.

Dr. Monje: “Sin esta herramienta, teníamos una serie de métodos más domésticos para reconstruir una región o grandes áreas de la cara, pero ahora somos más predictibles”

Esta tecnología puede suponer un impacto importante en la cirugía oncológica y abrir la puerta a un complemento como la radioterapia guiada. “El proyecto puede ser muy interesante en oncología, porque nos permite establecer ya intraoperatoriamente donde hay que suministrar tratamientos complementarios como la radioterapia, y dejar una huella de donde queremos exactamente que se insista, además de ser más precisos en nuestras predicciones”, destaca el Dr. Cebrián.

El Dr. Monje subrayó también los avances que puede significar en la “cirugía de las deformidades, y dentro de ellas aquellas que son traumáticas, y las cirugías de deformidades congénitas, tanto infantiles, como deformidades congénitas tardías como asimetrías faciales, progmatismos, clases 3, a los retrognatismos”, destaca el presidente de Secom CyC.

Dr. Almeida: “El estigma facial condiciona su calidad de vida y la forma de relacionarse con la gente”

Este tipo de proyectos han supuesto la entrada de otros perfiles profesionales al sistema sanitario. Es el caso de los ingenieros. “Es parte fundamental de nuestro trabajo. En este proyecto los tenemos trabajando mano a mano en el hospital”, reconoce el Dr. Cebrián. Más allá de los ingenieros, este tipo de proyectos permite atraer a los servicios de cirugía maxilofacial talento joven. “Todo este tipo de proyectos, y este tipo de aplicaciones en la medicina, en la cirugía es muy atractivo para la gente joven, para los residentes y para los adjuntos jóvenes. Esa simbiosis entre ingeniería y cirugía resulta muy interesante“, insiste el Dr. Almeida.

Noticias complementarias: