Inicio ASP En España se deniegan un 10% de visados y los médicos abogan...

En España se deniegan un 10% de visados y los médicos abogan por revisarlos para evitar la burocracia

Arranca el 42º Congreso Nacional de Semergen con la vista puesta en los visados farmacéuticos

visados

..Cristina Cebrián.
El actual modelo de visado farmacéutico que tenemos en España no parece ser del todo eficaz para los expertos. Además, según el presidente de la Federación de Asociaciones de Inspección de Servicios Sanitarios (Faiss), el Dr. Gregorio Gómez, en España se deniegan alrededor del 10% de visados y existe una gran variabilidad entre comunidades autónomas, profesionales y grupos terapéuticos”. Así se puso de manifiesto durante la Mesa Precongresual: El médico de familia ante el sistema de visado farmacéutico: reflexiones y propuestas de futuro; en el marco del 42º Congreso Nacional Semergen que se celebra estos días de forma online.

El sistema de visado farmacéutico se creó en España en los años 70 para establecer un control previo sobre la prescripción de determinados fármacos. La regulación del visado es una competencia del Estado, mientras su gestión y ejecución depende de las comunidades autónomas. Durante muchos años, ese modelo“en muchas ocasiones ha sido un elemento de control de gasto”, aseguró el Dr. José Martínez Olmos, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y ex-secretario general del Ministerio de Sanidad. Por ello, Martínez Olmos abogó por revisar si esta utilidad es la adecuada o no.

Ana Pastor: “En ningún caso, deberían utilizarse los sistemas informáticos para controlar el gasto sino para adecuarlo, entre otros, a la prescripción”

Mientras que, Ana Pastor, vicepresidenta del Congreso de los Diputados, fue un paso más allá y recordó la necesidad de revisar por completo este sistema. “Hay que mantener los controles precisos para garantizar la idoneidad del tratamiento indicado a cada paciente. En ningún caso, deberían utilizarse los sistemas informáticos para controlar el gasto sino para adecuarlo, entre otros, a la prescripción. La burocracia que deben hacer los médicos en este sentido es un flaco favor para los pacientes”, remarcó Pastor.

Precisamente sobre la burocracia a la que están sometidos los médicos con respecto al uso de visados habló el Dr. Serafín Romero, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom). En su opinión, uno de los motivos para cambiar el sistema de visado se basa en que “el visado se ha convertido en un obstáculo burocrático, aunque algo ha paliado la receta electrónica. Pero se duplican el numero de consultas del ciudadano con el sistema sanitario, ante la solicitud y recogida de fármacos”.

Dr. Romero: El visado se ha convertido en un obstáculo burocrático, aunque algo ha paliado la receta electrónica. Pero se duplican el numero de consultas del ciudadano”

Los expertos que participaron en la mesa coincidieron en que la prioridad para minimizar el impacto de visados en los pacientes crónicos es que la prescripción se haga en las mejores condiciones de seguridad y eficiencia de los recursos con los que se cuenta.

Experiencia de los pacientes con los visados
Desde el punto de vista de los pacientes, el visado farmacéutico supone un obstáculo. Por ejemplo, muchos de los pacientes anticoagulados se enfrentan a una situación de gran inequidad tal y como explicó Juan Manuel Ortiz, miembro de la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan) y presidente de la Asociación Madrileña de Pacientes Anticoagulados & Cardiovasculares (AMAC).

El principal problema del visado es que atiende a un fenómeno economicista. En nuestro caso, los anticoagulantes de acción directa (ACOD) son una discriminación tremenda para plantear la terapia a pacientes anticoagulados. En algunas CC. AA. se pauta y en otras no, por lo que esta falta de equidad la sufre el paciente. Creemos que en pacientes anticoagulados debería quitarse el visado”, comentó Ortiz.

Dr. Polo: “Los visados son incongruentes porque ponen barreras y limitan al medico de familia para su prescripción”

En la misma línea, los pacientes con epoc también se enfrentan a problemas de visado. Nicole Hass, portavoz de la Asociación Nacional de Pacientes con Epoc (Apepoc), no solo se refirió a problemas de inequidad sino también “de injusticia social”. Desde su asociación se muestran muy preocupados con este tema porque “para nosotros el visado supone un incremento de exacerbaciones y de mortalidad”. Además, recordó que “un código postal no puede limitar el tratamiento a un paciente con epoc moderada o grave”.

Los costes de la epoc pueden equipararse a los del ictus y el cáncer de mama. Por ello, alcanzar una alta adherencia es clave para un buen pronóstico de estos pacientes. Y esto se consigue trabajando con los pacientes desde atención primaria (AP). Así, el Dr. José Polo, presidente de Semergen, recordó su postura a favor del uso racional del medicamento, con un mejor control de la adherencia al tratamiento. “El visado es incongruente porque pone barreras y limita al medico de familia para su prescripción. Estamos totalmente en contra”, añadió.

Martínez Olmos: “La participación de los profesionales y pacientes en estos procedimientos puede mejorar la manera en la que se tomen decisiones”

Inequidades del visado farmacéutico
El hecho de que sean las propias CC. AA. las que gestionan y ejecutan los visados conduce a inequidades entre profesionales y pacientes. Además, no existen criterios específicos que definan sobre qué medicamentos debe exigirse. “Este sistema menoscaba la capacidad y pone en duda la profesionalidad y responsabilidad del médico de familia. Además, supone una barrera a la prescripción y es un sistema que genera inequidad entre los médicos y entre los pacientes”, detalló el Dr. Polo.

Para el presidente del Cgcom es fundamental disponer de libertad de prescripción. “Debe respetarse la evidencia científica y las indicaciones autorizadas. Hay que priorizar y ser eficientes en el entorno de las nuevas moléculas innovadoras”, comentó el Dr. Romero. En este sentido insistió en que “no todo lo que aparece nuevo da mejores resultados que los fármacos que ya tenemos. Hay ciertos visados que hoy en día no se sostienen”. Con respecto a las inequidades, insistió en que “hay que evitar que el visado “sea un mecanismo de inequidad en el acceso al medicamento”.

Los expertos coincidieron en proponer un modelo de visado que incluya una auditoría posterior, como alternativa a la fiscalización previa de la prescripción

Una de las soluciones que propuso Martínez Olmos para paliar esas desigualdades pasa porque el visado sea automático. “Estamos en condiciones para ello. Yo soy partidario del visado para proteger la seguridad del paciente”, afirmó Martínez Olmos. Sin embargo, el experto se preguntó si la administración tiene derecho a controlar el gasto ante productos que son similares, de uso alternativo. “La participación de los profesionales y pacientes en estos procedimientos puede mejorar la manera en la que se tomen decisiones, tanto por seguridad de los pacientes como para controlar el gasto”, señaló.

Por último, los expertos coincidieron en proponer un modelo de visado que incluya una auditoría posterior, como alternativa a la fiscalización previa de la prescripción. “Un sistema de auditoría, sustentado sobre las herramientas informáticas de ayuda a la prescripción, parece un modelo mucho más adaptado al contexto actual del SNS”, comentó el presidente de Faiss. En este aspecto, Gómez concluyó que es necesario “dar confianza al médico de AP para prescribir y, después, será el inspector quien audite esa prescripción”. 

Noticias complementarias