No se pierda

Las personas con fibrilación auricular tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir un ictus

2 de noviembre, 2015
Fibrilación auricular

La campaña ‘Haz que tu corazón se sienta bien’, promovida por la compañía farmacéutica Daiichi Sankyo como apoyo al Día Mundial del Ictus celebrado el pasado 29 de octubre, pretende concienciar sobre la estrecha relación que algunas enfermedades cardiovasculares, como la fibrilación auricular (FA) y la hipertensión arterial (HTA) tienen con el riesgo de sufrir un ictus.

La presión arterial alta y la fibrilación auricular están interconectadas, y es que hay estudios que sugieren que la hipertensión arterial es uno de los principales factores para el desarrollo de FA en el futuro. El dato es concluyente: las personas con fibrilación auricular tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir un ictus. Del mismo modo, cuando en un paciente coexisten las dos enfermedades, se incrementa sobremanera aún más el riesgo de padecer un ictus, patología que afecta cada año en España a cerca de 120.000 individuos, mayoritariamente mujeres.

La iniciativa, además de concienciar sobre la importancia de la prevención, que puede desempeñar un importante papel en la reducción de la mortalidad ocasionada por la HTA, actualmente está en curso en Austria, Francia e Italia, y está destinada a profesionales sanitarios y a la sociedad en general, para llamar la atención sobre estas enfermedades cardiovasculares.

En todo el mundo se calcula que 33,5 millones de personas padecen FA, y la HTA provoca 9,4 millones de muertes al año. Además, la FA no se diagnostica correctamente, por lo que miles de pacientes que la sufren, a día de hoy, no reciben el tratamiento adecuado.

La prevención, clave para reducir la mortalidad causada por la HTA
Para reducir la mortalidad que provoca la hipertensión arterial, la prevención desempeña un papel crucial. En Europa, solamente entre el 32 y el 46% de los pacientes presentan un valor de presión arterial dentro de lo normal, y hasta un 70% de los mismos, no están suficientemente controlados, lo que implica unas consecuencias graves para su salud. El 36,7% de la población española sufre niveles de presión en sangre elevados. La media europea se encuentra en 41,8%.

A nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que teniendo en cuenta que en el año 2050, la población en el mundo mayor de 65 años representará el 46% del total, casi la mitad de la misma podría sufrir un ictus.

Esta enfermedad, a día de hoy es uno de los principales problemas socio-sanitarios de España, ya que se trata de la primera causa de muerte en la mujer en el país, y la segunda en el hombre, además de ser la principal causa de discapacidad en el adulto y la segunda causa de demencia.

Reducir la presión sistólica de la población mediante la prevención, cambiar el estilo de vida y los tratamientos farmacológicos eficaces, entre otras medidas, podría reducir las muertes por ictus en un 14%.
..Redacción