Inicio ASP Dra. Laura Ceballos: “Los odontólogos sentimos un abandono total en la primera...

Dra. Laura Ceballos: “Los odontólogos sentimos un abandono total en la primera ola al no ser considerados profesión sanitaria”

Dra. Ceballos

..Pablo Malo Segura.
Los odontólogos sentimos un abandono total en la primera ola al no ser considerados profesión sanitaria”. Así lo manifestó la Dra. Laura Ceballos, catedrática de Odontología de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en un coloquio organizado por iSanidad donde varios especialistas del sector reflexionaron sobre cómo han gestionado las autoridades sanitarias el sector dental y la profesión sanitaria durante la pandemia. En esta misma línea, Antonio Montero, presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la 1ª Región (COEM), lamentó que en el primer momento de la pandemia, “los odontólogos estábamos totalmente de lado, no existíamos”.

Dr. Antonio Montero: “Los odontólogos estábamos totalmente de lado, no existíamos”

Sin embargo, los profesionales odontólogos se vieron respaldados por la labor realizada por el COEM. La Dra. Ceballos destacó que “el colegio siempre intentó guiarnos como colectivo sobre qué hacer”. Asimismo, la catedrática explicó que existieron diferencias entre la primera y la segunda ola. “En la primera ola creo que por parte de las autoridades nos sentimos abandonados y en esta segunda se ha notado menos, se ha retomado la práctica habitual”, explicó. El director general de la Clínica URJC, Julio Zarco, también coincidió en este aspecto. “Los profesionales en general estamos muy cansados, con un sabor agridulce de abandono mezclado con el cansancio”.

Y es que cuando se decretó el estado de alarma, las clínicas dentales se consideraron establecimientos esenciales, por lo que no podían interrumpir su actividad. Sin embargo, debido a la responsabilidad penal que tienen con sus trabajadores, debían ofrecerles medidas de protección adecuadas, algo que no fue posible, especialmente al inicio. “La gente del equipo se tenía que quedar en casa ya que no había EPIs, mascarillas o equipos adecuados. Es por ello que se dio la paradoja de que estábamos abiertos, pero en realidad estábamos cerrados y la administración no lo entendía. Y, además, no nos concedían los ERTES porque consideraban que estábamos con una actividad económica normal”, señaló el Dr. Antonio Montero.

“Si alguien se contagiaba porque no le habíamos dado las medidas de proyección adecuadas, teníamos responsabilidad penal”, indicó el presidente del COEM

Por su parte, el Dr. Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la URJC, afirmó que las autoridades sanitarias intentaron buscar la solución de la mejor manera posible. “El Ministerio de Sanidad intentó buscar esa cohesión que siempre se le pide para movilizar al Consejo Interterritorial y empezar a buscar soluciones para toda España”. Algo que cree que “llegó un poco tarde, pero, afortunadamente, llegó”.

Dr. ZarcoEn este sentido, el Dr. Julio Zarco subrayó la dificultad que supone la toma de decisiones bajo esa presión y distinguió tres escenarios. En primer lugar, se refirió a la situación que vivieron los profesionales médicos y enfermeros. “No existían directrices. Estaban trabajando en una situación de guerra”.  El segundo escenario que planteó es el referente a la odontología, que consideró una de las grandes profesiones sanitarias olvidadas junto a los farmacéuticos. “Todavía en la segunda ola estamos teniendo discusiones sobre quién tiene que hacer los test serológicos cuando todos somos profesionales sanitarios y realmente en un ambiente seguro, la metodología para realizarlos no es tan compleja”, recalcó.

Dr. Julio Zarco: “Hemos tenido que mantener abierta la clínica con un campus cerrado, con una situación de indefensión total y absoluta”

En tercer lugar, está el caso de las clínicas universitarias, “la clínica URJC, ha sido de las únicas clínicas que ha permanecido abiertas durante todo el confinamiento. Hemos tenido que mantener abierta la clínica con un campus cerrado, con una situación de indefensión total y absoluta”. El director general de la Clínica indicó que “no se entendía que una clínica universitaria permaneciera abierta en un entorno académico”.

Grandes clínicas y consultas privadas. ¿Quién aguantará mejor esta crisis?
El presidente del COEM comentó que “hay un modelo de negocio que llevan a cabo todas estas macrocadenas de clínicas que se basa en la mercantilización de la salud”. En este aspecto, explicó que están totalmente en contra y que no es defendible que una cadena de clínicas ofrezca un televisor si te pones un implante. “Estamos desprestigiando la profesión”, aseguró.

La Dra. Laura Ceballos destacó que los profesionales mejor formados y que mejor traten a sus pacientes son los que van a sobrevivir y a persistir en esta profesión

Por otro lado, la catedrática de Odontología de la URJC destacó que los profesionales mejor formados y que mejor traten a sus pacientes son los que van a sobrevivir y a persistir en esta profesión. Además, la Dra. Ceballos apuntó que la situación de indefensión a causa del Covid-19 puede haber provocado que “clínicas de profesionales de edad próxima a la jubilación hayan adelantado el cierre o la jubilación”.

Asimismo, el Dr. Julio Zarco afirmó que la profesión sanitaria exige unas destrezas, conocimientos, habilidades y actitudes. Por ello, cree que un buen profesional sanitariotendrá garantizados sus pacientes porque el boca a boca es lo que funciona”. También mostró su preocupación por el dentista de barrio que tiene un establecimiento y una dualidad muy complicada de llevar a cabo. “Es empresario, pero es profesional sanitario y debe tener un equilibrio ético y certero en la gestión de su negocio sin perder el norte de que es un profesional sanitario”, concluyó.

Noticias complementarias