Inicio ASP Una persona vacunada de Covid-19 que esté incubando la enfermedad podría transmitir...

Una persona vacunada de Covid-19 que esté incubando la enfermedad podría transmitir la infección, según la Aemps

En su informe de Farmacovigilancia, la Aemps aclara que la transmisión no se produciría por haber recibido la vacuna sino por infección previa

contagios-sanidad-incidencia

..Cristina Cebrián.
Ninguna de las vacunas desarrolladas para combatir el Covid-19 contiene virus vivos, por lo que no es posible contraer la infección mediante la vacunación. Sin embargo, puede ocurrir que una persona vacunada estuviera incubando la infección o estuviera pasando la enfermedad sin síntomas en el momento de recibir la vacuna. Así lo indica el primer Informe de Farmacovigilancia sobre vacunas Covid-19 del Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H), coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps).

En este caso, la Aemps explica que la persona podría transmitir la infección a otros después de haberse vacunado, “pero no por haber recibido la vacuna en sí, sino por estar infectada previamente”. No hay que olvidar que las vacunas necesitan un tiempo tras su administración para que el organismo desarrolle la protección frente al virus.

antibiótico-enzima-coronavirus

La persona podría transmitir la infección después de haberse vacunado, “pero no por haber recibido la vacuna en sí, sino por estar infectada previamente”

Asimismo, en el documento la Agencia española reconoce que “ninguna vacuna es eficaz al cien por cien y las del Covid-19 tampoco lo son”. Por ello, algunas personas podrían no generar protección frente al virus a pesar de haber sido vacunadas. De este modo, podrían contraer la enfermedad aunque reciban la vacuna.

Tal y como ocurre con todos los medicamentos, las vacunas también pueden producir reacciones adversas. Una vez administrada la vacuna del Covid-19, pueden aparecer durante los primeros días. En este sentido, la Aemps recuerda que “se sigue vigilando la seguridad de la vacuna de forma continua para detectar reacciones adversas muy poco frecuentes. Así como las que pudieran ocurrir en poblaciones no incluidas en los ensayos clínicos o aquellas que pudiesen ocurrir tras periodos más prolongados”.

Protección total con la segunda dosis
En los estudios clínicos realizados para la autorización de estas vacunas frente al Covid-19, se ha observado que la mayoría de ellas son leves, de corta duración y no todas las personas las sufren.

“Si bien con la primera dosis se consigue cierto grado de protección frente al virus, solo estará realmente protegido cuando reciba la segunda dosis”

Por otro lado, el informe indica que, en las vacunas que incluyen dos dosis, como la de Pfizer y BioNTech, puede aparecer algún efecto adverso leve tras la administración de la primera dosis. Pero esto no debe ser motivo para dejar de inyectar la segunda dosis. “Si bien con la primera dosis se consigue cierto grado de protección frente al virus, solo estará realmente protegido cuando reciba la segunda dosis”, aclara el documento.

Con respecto a las reacciones adversas más frecuentes identificadas para las vacunas ya autorizadas, se incluyen: sensación de dolor, pesadez y/o sensibilidad en el brazo donde se le puso la inyección; cansancio y dolor muscular; dolor de cabeza; malestar general y síntomas leves similares a los de la gripe; náuseas y fiebre.

También puede aparecer inflamación de los ganglios unos días después de la vacunación que puede prolongarse hasta dos semanas. Según la Aemps, esta es una reacción esperable “y constituye una señal de que el sistema inmunológico está respondiendo a la vacuna”.

Noticias complementarias