Inicio ASP El protocolo de vacunación y la picaresca española

El protocolo de vacunación y la picaresca española

..Juan Pablo Ramírez. Director de iSanidad.
Aquellas personas que se hayan aprovechado de su situación para vacunarse contra el Covid-19 no recibirán sanción. La nueva ministra Carolina Darias ha cavado un agujero para hacer alegal lo ilegal. Se trata de un movimiento lógico después del intento frustrado de Extremadura de convertirlo en legal con un cambio en el protocolo para incluir en ese primer grupo de vacunación a cargos públicos. Pero ante el revuelo suscitado tuvo que dar marcha atrás. Estos dos pasos nos hacen prever que son más los políticos que se han saltado el protocolo de vacunación para recibir la dosis haciendo uso de esa picaresca tan española.

La situación recuerda a aquel pasaje de La vida de Lazarillo de Tormes, cuando el ciego acusa al niño de comer las uvas de tres en tres. «¿Sabes en qué veo que las comiste tres a tres?. En que comía yo dos a dos y tú callabas». Las dimisiones de los consejeros de sanidad de Murcia y Ceuta o la del jefe del Estado Mayor de la Defensa son situaciones incómodas que deben evitarse, sobre todo con las elecciones catalanas a la vuelta de la esquina. Por esta razón la Administración trata de ocultarlo con afirmaciones como la de Darias o intentonas como la de Extremadura. Son más los políticos que han seguido el ejemplo de Lázaro de Tormes. «Como vi que él quebraba la postura, no me contenté ir a la par con él; más aún pasaba yo adelante; dos a dos y tres a tres, y como podía las comía».

Son más los políticos que se han saltado el protocolo de vacunación para recibir la dosis haciendo uso de esa picaresca tan española

Lejos de las aventuras del pobre Lazarillo, las andanzas de nuestros políticos no tienen ninguna gracia. El contexto actual es grave. Muchas segundas dosis están pendientes de administración y Pfizer ha tenido que reducir su producción con el objetivo de poder ampliarla. AstraZeneca también ha informado de retrasos en la distribución de las dosis. Con lo cual muchos profesionales sanitarios en primera línea siguen esperando para recibir la vacuna. Mientras, la transmisión del virus ha experimentado en el mes de enero un crecimiento nunca visto hasta ahora.

Nuestros políticos deberían comprender que la sociedad empieza a verlos como un problema. Así aparece mes a mes en las encuestas del CIS. Los temas políticos son hoy el cuarto problema de los españoles y el mal comportamiento de nuestra clase política aparece en quinto lugar. Actitudes como las que hemos visto estos días no ayudan.

Enlaces de interés: